Estas leyendo
Nokia 5: Análisis del gama media de la familia finlandesa

Nokia 5

Nokia nos sorprendió a todos en el Mobile World Congress de Barcelona presentando tres nuevos terminales bajo el paraguas de Android este año. Si bien es cierto que se esperaba la apuesta con el sistema de Google por parte de Nokia, y que sabíamos que no volverían a Windows Mobile, llamó la atención que empezaran por unos gama baja, media y media-alta para empezar a volver a vender su imagen, debían ser sus embajadores para informar del retorno de un gigante, y en el caso del Nokia 6 se podría decir que es el mejor ejemplo de ello. Por otro lado teníamos el Nokia 3, analizado por nuestro compañero Pedro, y también el Nokia 5, cuyo análisis aquí os traemos, acompañado con un vídeo análisis.

Especificaciones del Nokia 5
Diseño
Sin detalles sobre el diseño.

Dimensiones: 149,7 x 72,5 x 8,05 mm (8,55 con reborde de la cámara)
Peso: -
Colores disponibles: Negro satinado, Blanco/Plata satinado, (Azul) templado satinado, Cobre satinado

Software
Sistema Operativo: Android 7 Nougat
Sin capa de personalización

Pantalla
5,2” IPS LCD Resolución HD (1280x720, 16:9), cristal de Corning® Gorilla® Glass esculpido de 2,5 D, brillo 500 nits, laminado, mejora de la visibilidad a la luz del sol, polarizador

Procesador
Qualcomm® Snapdragon™ 430 de ocho núcleos

Memoria RAM
2GB

Almacenamiento
16GB
Ampliables vía tarjeta microSD de hasta 128GB

Cámara principal
13 MP PDAF, 1,12 um, f/2, flash de doble tono

Cámara frontal
8 MP AF, 1,12 um, f/2, FOV 84 grados

Batería
3.000 mAh

Conectividad
GSM: 850/900/1800/1900; WCDMA: Banda 1, 2, 5, 8; LTE: Banda 1, 3, 5, 7, 8, 20, 28, 38, 40 / micro-USB (USB 2.0), USB OTG, Wi-Fi Bluetooth 4,1 y conector para auriculares de 3,5 mm

Otros detalles
Sensor de huellas dactilares, NFC, Amplificador de sonido inteligente (TFA9891)

Entre dos aguas

El Nokia 5 se nos presenta como un teléfono de gama media con algún que otro toque de gama media-baja, y sus virtudes son a veces también sus defectos. Este terminal navega entre dos aguas y, muchas veces, hace que eso le beneficie, pero en otras, sale más perjudicado. Para empezar, nos encontramos con un terminal de diseño unibody metálico, muy agradable al tacto y, al igual que en el vídeo, queremos hacer especial mención a su construcción. Esto es algo que Nokia ha sabido trabajar muy bien desde sus inicios, y además es de sus señas de identidad más importantes, la calidad de construcción. Desde los años más fructíferos de Nokia; con sus legendarios 3310, 1100 o el 5230; la construcción, calidad de materiales y resistencia de sus teléfonos ha sido algo con lo que los usuarios siempre hemos identificado a la marca.

Ya en el MWC, nos comentaron que querían volver a ese reconocimiento, a esa familiaridad con un producto Nokia con sólo tocarlo y sentirlo en las manos, y saber que por muy bajo precio que tenga, la calidad está asegurada. Este es, probablemente, uno de los puntos más interesantes del Nokia 5, puesto que su construcción es impecable y a la altura de teléfonos de gamas más altas. Además, es curioso como comparándolo con otros terminales de precio similar, gran parte de ellos utilizan plástico o policarbonato como solución, mientras que Nokia utiliza un aluminio mucho más agradable al tacto y resistente. Si bien es cierto que el zénit de esta característica de la finlandesa se ve mejor representado en el Nokia 6, el Nokia 5 no se queda corto en este aspecto y no defrauda, sobretodo por el precio de 200€ al cuál está a la venta.

Toda esta construcción se ve unida de una forma excelente con la pantalla, que está compuesta por un cristal curvado en sus extremos uniéndose así al cuerpo del terminal sin crear ningún espacio que pueda resultar incómodo al uso. El cristal en cuestión es Gorilla Glass, y aunque Nokia no ha especificado qué versión es, si podemos intuir que está creado por la conocida marca Corning, puesto que se siente muy resistente y no hemos tenido ningún problema de ralladuras o golpes, aún a falta de probarlo con un martillo, claro.

Si bien es cierto que en el terreno de las especificaciones es dónde vemos que se nos plantea un terminal más justo de lo que quizás cabría parecer visualmente. Con justo no queremos decir que no valga lo que cuesta, al revés, si no justo con lo que la sensación a primera vista puede parecer. Aquí es dónde se encuentra la segunda agua, por decirlo de alguna manera. Un procesador SnapDragon 430 acompañado de 2GB de RAM y 16GB de almacenamiento con posibilidad de añadir una microSD, así como pantalla de 720p o lector de huellas completan sus especificaciones. El rendimiento general no es malo, ni mucho menos, se comporta de manera rápida y responsiva en la mayoría de casos, siempre que no seas un usuario exigente.

Un buen rendimiento, según la necesidad

A veces nos costaba centrarnos en este análisis en cuanto a la exigencia de rendimiento que le pedíamos al Nokia 5, pero había que ponerse en la piel del mercado al que se dirige y quien, en un 90%, lo compraría: usuarios poco exigentes. Con esto, lo que queremos decir, es que no es un móvil realizado para los usuarios más exigentes y que quieran exprimir cada núcleo y cada rincón de su teléfono, si no uno para la gente que no quiere complicaciones y quiere un buen terminal, a buen precio y que funcione y dure.

Este es el motivo por el cual a veces nos encontrábamos con más de un “bueno, podría ir mejor”, pero en líneas generales y mirándolo con perspectiva, el rendimiento es bastante bueno. Esto también se ve apoyado por que todo el móvil esté controlado por Android puro en su versión 7. Al no llevar ninguna capa de personalización, ayuda a que el desempeño general sea mucho mayor, dando una respuesta más ágil. Por supuesto, es criticable desde un punto de vista subjetivo si nos parece bien que Nokia apueste por una capa de personalización propia o no, pero en este caso me inclino por darle un punto a favor por dicha elección.

En resumen, el rendimiento del terminal es bueno, las aplicaciones se abren con cierta fluidez y facilidad, aunque con juegos más pesados le cueste un poco aguantar el tipo como son Asphalt 8 o Hearthstone, aunque aún así, son perfectamente jugables dejando de lado el tiempo de inicio y apertura del juego. La multitarea tirita cuantas más aplicaciones tengamos abiertas, aunque tampoco es algo inusable. Pasando entre las más populares como Instagram, Reddit, Chrome, Play Store, Word, OneDrive, WhatsApp u otras no supone ningún problema, aunque si hay que recalcar que pocas veces la apertura era inmediata como si encontramos con el Nokia 6 o el Nokia 8.

Esto debe mucho a la memoria RAM, y esos 2GB de diferencia con su hermano mayor, el Nokia 6, se notan mucho. Aún así la gestión de la RAM ha mejorado muchísimo con respecto a versiones anteriores de Android y, como decimos, ayuda mucho ese Android puro. En cuanto a la batería, eso ya es otra cosa. La batería es de 3000 mAh, y aunque aguanta más de un tirón, aquí la gestión es un poco a medias. Por un lado, nos encontramos con que se nota que Google deposita mucha confianza en los fabricantes en cuanto a la gestión en segundo plano y la batería, y lo vemos en modos de ahorro de batería como el STAMINA de Sony y sus Xperia. Es hace que la empresa de Mountain View se desentienda un poco y encontremos una gestión de batería un poco justa. En el otro lado, el ahorro de batería de Android nos resulta muy pobre, anulando simplemente animaciones, vibración y atenuando la pantalla, y no consigue más de una hora u hora y media más de bateria.

Una cámara que hace esperar más, pero cumple

La cámara ha sido siempre un factor muy importante en los Nokia. Tanto en los más antiguos, como el N8 o el 808 PureView, o los últimos Lumia como el inmenso 1020 o el 930. Es por eso que es uno de los ámbitos donde más ganas teníamos de comprobar su respuesta. Aquí la conclusión general es curiosa, pero que hace confiar en una mejora de cara al futuro. El rendimiento general es bueno con matices, en este caso si encontramos una aplicación propia hecha por HMD Global y Nokia. Las fotos son claras y con un detalle justo, los colores a veces aparecen un poco apagados pero en general el resultado es bueno y no es ni un desastre ni defrauda.

A falta de que nuestros compañeros Pedro y David saquen sus conclusiones del Nokia 6, a mi parecer la cámara de este último denota bastante diferencia con la del Nokia 5, aún teniendo sólo 3 megapíxeles de diferencia. Pero como ya sabemos, no todo es fuerza bruta. En la aplicación tenemos diferentes modos, como panorama o HDR, que funcionan de manera esperada. Aún así, el modo HDR no nos dejó con muy buen sabor de boca puesto que no notamos cambio alguno con una foto sin el alto rango dinámico incluido. El vídeo se ve de manera también correcta y el filtro de ruido en este caso si que se nota con buena calidad. Aquí os dejamos algunas fotos para que juzguéis vosotros mismos. La cámara frontal es de especial mención, ya que su objetivo de gran angular le da un toque fantástico en el que hacer selfies con mucha gente o coger mucho paisaje, un añadido que nos ha encantado y que, aunque presente en otros terminales, no deja de dar buenos resultados y bastante curiosos.

El comienzo que te hace esperar aún más

Hay algo que parece repetirse en este análisis, en el vídeo que lo acompaña y en el resto de análisis de la prensa sobre el Nokia 5: nos hace esperar más. Es un buen comienzo, tenemos la robustez y calidad de materiales que se esperan de Nokia, pero nos falta algo, un toque, un detalle, algo más que esperamos de un gigante que se está despertando de un corto letargo y que quiere dar un soplo de aire fresco a este saturado mercado. El Nokia 5 nos ha gustado, lo que hace, lo hace bien, y lo que no, directamente no lo hace. Cumple lo que promete por el precio al que se vende, y ese es su punto fuerte. Por 200-210€, es un terminal muy bueno, con buenas prestaciones y un acabado fantástico. Pero creemos que su principal rival está en casa.

El Nokia 6, que ha estado muy presente también en este análisis, cuesta “solo” unos 50€ más según donde lo busques, y por esa pequeña diferencia de precio, merece más la pena decantarse por el Nokia 6 por su diseño y mejores prestaciones. Aún así, el Nokia 5 será fácil encontrarlo dentro de poco (si no ya) por debajo de los 200€, por lo que se postula como una opción genial para todo el que no quiera un terminal de más de ese precio. Además, juega la carta de que “simplemente funciona” y eso le ayuda mucho que Android puro esté presente.

Detalles como el amplificador de sonido que incorpora (especial mención a esto), la calidad de las sensaciones que transmite o la indiscutible mano de Nokia en su fabricación hacen que sea un terminal redondo por el precio y público al que se dirige. Pero insistimos, esperamos más de Nokia, mucho más, queremos creer que esto es solo el principio, una toma de contacto para probar como está el mercado y su respuesta, pero queremos ver cosas que hicieron a Nokia grande, su innovación y sorpresa a la hora de añadir características a sus terminales. Y estamos seguros de que llegará. No os perdáis el video análisis que hemos preparado a continuación y agradecemos enormemente el trabajo realizado por los chicos de Bartic Pro en la creación de este video.

Nokia 5

7.6

Pantalla

7.5/10

Rendimiento

8.0/10

Batería

6.0/10

Diseño

9.5/10

Cámaras

7.0/10

A favor

  • Buenísima construcción y materiales
  • Buena vuelta de Nokia con un dispositivo competente
  • Buen nivel de precio y prestaciones

En contra

  • Funcionalidades de cámara algo justas
  • Rendimiento para los no exigentes, aunque cumple
  • La gestión de la batería podría ser mejor

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Eric Herranz
Eric Herranz
Editor en OneTech y OneWindows. Escribo cosas, hago cosas, y me gustan la música y el cine. Y muchas otras cosas. Ah, y la tecnología, claro. Si no, ¿Qué haría aquí?