Mucho tiempo llevábamos esperando para que Sonos se atreviera a dar el salto del mundo de los altavoces al de los auriculares. No pocos éramos los que esperábamos que los creadores de dispositivos como el Sonos Era 300 se adentrase en un mercado más ponible, permitiéndonos disfrutar de la calidad de audio de la marca en cualquier espacio.

Tras un tiempo esperando la marca por fin ha lanzado los nuevos Sonos Ace, auriculares con los que viene a competir directamente con marcas como Bose y Sony, los cuales hemos podido probar durante un par de semanas para hoy traeros nuestras impresiones. No os quiero adelantar acontecimientos, pero ya de entrada os diré que Sonos no solo ha cumplido mis expectativas, sino que las ha superado con mucho.

Sonos Ace, especificaciones:

  • Dimensiones: 191 x 160 x 85 mm
  • Peso: 312 gramos
  • Colores: Negro y Blanco suave en acabado mate
  • Altavoces: altavoces dinámicos de 40 mm diseñado a medida
  • Micrófonos: ocho micrófonos
  • Sonido:
    • Audio espacial
    • Sonido sin pérdidas
    • Cancelación activa de ruido
    • Seguimiento dinámico de la cabeza
    • Intercambio de sonido (Solo con iOS y necesitas una barra de sonido Sonos compatible)
    • Dolby Atmos (Necesita una barra de sonido Sonos compatible)
    • Ecualización regulable
  • Conectividad:
    • Bluetooth 5.4
    • Cable USB-C a jack de 3.5 mm
  • Batería: 1060 mAh
  • Autonomía: hasta 30 horas de autonomía o 24 horas de tiempo de llamada con la cancelación activa de ruido o el modo Aware habilitados.

Unboxing

Lo primero que quiero dejar claro es que hablamos de un producto premium, de alta gama y esto es algo que Sonos nos deja claro desde el primer momento. No tanto por derrochar con costosos embalajes que luego terminamos almacenando o tirando, sino en la atención en el detalle, algo que la marca repite en todos sus dispositivos.

El Sonos Ace nos llega en una caja de color marrón, con una escueta imagen del auricular en la portada, mientras que en la parte trasera tenemos tenemos una serie de iconos que detallan que estamos ante un producto diseñado para funcionar con iPhone, algo que no resta ni un ápice de calidad si lo usamos con un Android. También detallan su optimización para Dolby Atmos y la opción de usar el asistente digital Sonos Voice control, aunque aquí un inciso, este sistema solo está disponible en inglés o francés.

Una vez abrimos la caja del Sonos Ace nos encontramos con un estuche que viene protegido con un envoltorio de algún tipo de celulosa, casi del mismo color que el propio estuche.

Un detalle que demuestra como Sonos presta atención al detalle lo podemos ver en este envoltorio. Puede parecer superfluo, pero es un claro ejemplo de como no han dejado nada a la improvisación.

El envoltorio que protege el estuche viene con una pequeña zona donde se sujeta el tirador de la cremallera del estuche. ¿Qué posibilidades hay de que este se dañe en el transporte?, mínimas o casi irrisorias. Aún así Sonos ha preferido no arriesgar y enviarnos nuestros nuevos auriculares con la seguridad de que llegaré en un estado impecable. ¿Una chorrada? puede, pero me encanta esta atención al detalle.

El estuche de los Sonos Ace viene con un exterior en color gris claro, con un acabado que me recuerda al alcántara. A pesar de que puede no parecen lo más “limpio”, lo cierto es que de momento lo he llevado conmigo a distintos desplazamientos y no he visto signos de desgaste o daño, pero mejor no lo pongas a prueba.

Al abrir el estuche del Sonos Ace nos encontramos con los auriculares, en nuestro caso un hermoso color blanco que personalmente me convencen más que el negro, color en el que también están disponibles.

Este estuche está forrado con un acabado de tipo alcántara, muy suave y que en contraste con el blanco de los auriculares viene en un color verde menta.

En la caja, escondido tras el estuche, encontramos una segunda caja de cartón, la cual se despliega para dejarnos ver los accesorios que acompañan a los Sonos Ace: un cable USB-C a USB-C de 75 cm de largo, un cable USB-C a 3,5 mm de 1,2 m y la documentación, concretamente una guía de inicio rápido y de garantía e información legal.

Si volvemos al estuche, dentro del espacio que deja la diadema encontramos un pequeño cofre, una especie de carterita sin cierre con el mismo acabado del resto del interior del estuche. Esta minifunda nos permite trasladar en ella los dos cables de forma que siempre los tengamos a mano.

Elegancia y comodidad a partes iguales

Cuando comenzaron los primeros rumores de unos auriculares Sonos mi imaginación me llevaba a desear unos dispositivos en la línea de los Sonos Era 100 o la Sonos Arc. Equipos de líneas suaves y minimalistas, pero con una innegable elegancia en su diseño. Dicho y hecho, ya que eso es precisamente lo que nos ofrece la compañía.

Los Sonos Ace vienen con un diseño depurado que huye de los angulos, buscando ofrecer siempre una estética suave y que casi podríamos calificar como armoniosa. En cierta manera nos recuerda a unos AirPods Max, pero con un diseño de diadema más estándar, dejando de lado lo llamativo en favor de lo funcional.

Con un peso de solo 312 gramos, Sonos ha adoptado una serie de decisiones de diseño muy acertadas de forma que desde el primer momento tenemos claro como debemos colocarnos los auriculares.

En primer lugar la compañía ha colocado en su parte externa el logo de Sonos en la copa derecha dejando la izquierda limpia. En esta misma copa tenemos todos los controles de forma que quedan mirando hacia nuestra espalda y no se aprecian frontalmente. Para la parte interna la diferencia es aún más obvia, con el auricular derecho con su interior en color verde, mientras que el izquierdo es de color blanco. Además ambos cuentan con la R y L grabadas, pero solo con los colores ya sabes como debes colocarlos.

Una vez más estamos ante esa atención al detalle que otros fabricantes menosprecian y que, en el caso del Sonos, ha convertido en su sello de mimo en el diseño.

Tanto el exterior de las copas como el de la diadema son de plástico duro, extremadamente suaves al tacto y con un excelente acabado. La unión entra diadema y copas se realiza mediante un sistema de guías de acero inoxidable que además le aportan un toque muy vintage como si de un cromado se tratara.

Las bisagras de las copas quedan ocultas dentro del propio cuerpo de cada copa, permitiendo cierta holgura para que se ajuste a nuestra cabeza, y si bien permite el giro, este sistema de unión no permite plegar los auriculares, algo que personalmente no me quita el sueño.

En la parte interna por contra tenemos un grueso almohadillado en cuero vegano de color blanco, el cual permite que incluso con las gafas puestas no tengamos sensación de incomodidad al usarlos. Si bien es cierto que en estos días de calor me hubiera gustado algo más de transpiración de las mismas, lo cierto es que comparándolos con los Sony WH-1000XM5 y los Bose QuietComfort Ultra el resultado ha sido muy similar.

A la hora de retirar las almohadillas no tenemos que pelearnos con sistemas de encaje por presión o mediante ningún tipo de mecanismos. Simplemente debemos tirar de las almohadillas con firmeza y estas se desprenderán, ya que la unión con las copas se realiza de forma magnética.

Este sistema de unión nos permite una mejor limpieza de un área que suele ser la que más se ensucia, además de que también nos permite una fácil sustitución si hiciera falta el día de mañana.

En lo que a controles se refiere, Sonos nos ofrece un total de dos botones y un deslizable que también funciona como botón de acción.

La cúpula izquierda aloja el puerto USB C con el que podremos no solo cargar los auriculares, sino también usarlos para conectarnos por cable a cualquier dispositivo con conector jack de 3.5mm. Junto a este tenemos un botón que nos va servir para encender o apagar los auriculares, además de permitirnos habilitar el modo de emparejamiento por bluetooth. También tenemos un LED de estado que en función de color nos indica si estamos conectados por Bluetooth, por cable o en modo emparejamiento.

En la cúpula derecha tenemos el botón de control de la cancelación de ruido, pudiendo cambiar con un toque entre la ANC y el modo aware. Este botón también nos permite invocar el asistente que tengamos por defecto en nuestro dispositivo con una pulsación prolongada.

Destacando sobre el resto tenemos un botón de acabado metalizado. Con el podemos deslizar para subir o bajar el volumen, pero también podemos usarlo como botón de acción. Mientras que una pulsación nos permite pausar o reanudar la reproducción, dos pulsaciones nos hacen avanzar y tres retroceder en la lista de reproducción. Como ya mostraremos más adelante, Sonos permite la integración del Sonos Ace con la barra Sonos Arc, por lo que con una pulsación prolongada podemos cambiar el sonido de un dispositivo a otro.

Los Sonos Ace tienen un diseño minimalista pero de enorme elegancia, convirtiéndose en los auriculares que mas me han gustado estéticamente. Sus acabados son simplemente impecables, con un diseño esmerado donde se ha prestado atención al más mínimo detalle. Es un producto premium y Sonos quiere que esto se refleje en cuanto le ponemos las manos encima e incluso cuando lo vemos por primera vez.

Sumamente cómodos cuando los llevamos puestos, a pesar de no ser los más ligeros del mercado, sus controles funcionan a la perfección, siendo muy sencillo adaptarse a ellos y usarlos. No se han complicado la vida con controles táctiles o sistemas “novedosos”, optando por perfeccionar un sistema de botones físicos que nos dan un resultado simplemente impecable.

Software, un punto a mejorar

Curiosamente Sonos nos ha dejado un pequeño borrón en la experiencia donde no lo esperábamos, y es que el software de control, es decir la app de Sonos, es claramente mejorable.

A pesar de no tener soporte para Google Fast Pair ni sistemas parecidos, los Sonos Ace son compatibles tanto con iOS como con Android, es más, hay ciertas funciones que solo puedes usar con iOS. En mi casa tenemos los dos sistemas, por lo que en función de quien esté en casa usará la app en su propio sistema. El problema es que cuando configuró la app en Android, si luego alguien la usa en iOS, la próxima vez que la use en Android habrá desaparecido todo. Para recuperarlo me pide que me reconecte a la red, tras lo cual regresa todo a su ser, aunque por norma los auriculares tardan algo más en “regresar”.

Una vez conectados los auriculares, desde la App de Sonos podremos configurar el control de ruido, o lo que es lo mismo, el sistema de cancelación activa de ruido. Aquí tenemos la opción de activarlo, desactivarlo o usar el modo consciente. También nos permite usar el ecualizador, el cual es extramente simple y no permite la creación de perfiles. Esto es algo que no esperaba en un dispositivo de este calado, por lo que entiendo que o Sonos prefiere que no toquemos nada, o bien es algo que planean mejorar en un futuro.

Con esta aplicación podemos habilitar el sistema de Seguimiento de cabeza, Head Tracking por su denominación en inglés. Aquí la intención es ofrecernos una experiencia en la que el sonido provenga siempre de una dirección. Por ejemplo, si estamos viendo una película en el móvil y giramos la cabeza en un momento determinado, el sonido nos seguirá dando la impresión de que proviene de la pantalla del móvil y no de la dirección a la que estemos mirando. La idea es que el sonido no “se desplace” en función de donde miremos, sino que se situé en una posición y que cuando giremos nos siga dando la impresión de que proviene del mismo espacio.

Con esta app también podremos habilitar el sistema multipunto, el cual nos permite conectar varios dispositivos por bluetooth, así como el sistema de detección de uso, el cual pausa o reanuda la reproducción cuando nos ponemos o quitamos los auriculares.

Curiosamente los Sonos Ace no son compatible con el sistema multihabitaciones vía Wifi de Sonos. Esto les impide poder aprovecharse del servicio de Sonos Radio, algo que es una pena ya que es un servicio que me gusta mucho, pero que no puedo usar con los nuevos auriculares de la marca.

Integración con las barras de sonido Sonos

Sonos ha querido ofrecer a sus usuarios una experiencia más completa con sus equipos, por lo que el Sonos Ace cuenta con integración con las barras de sonido de la marca. para ser exactos de momento solo cuenta con integración con la Sonos Arc, pero la idea es ampliar esta integración.

Un detalle importante es saber que la opción de Cine en casa solo está disponible en la app para iOS, por lo que no la busques en Android porque no la veras.

En la App de iOS tenemos esta opción bajo el nombre de Intercambio de sonido, debiendo tener en el mismo sistema añadidos tanto los auriculares como la barra Sonos Arc. Luego solo debemos seguir los pasos de la app para configurar el sistema, algo que apenas nos lleva un par de minutos.

Cuando hablamos de integración nos referimos a que podamos pasar el sonido de un dispositivo a otro. En mi caso lo suelo usar cuando estoy viendo una película y por el motivo que sea prefiero escucharlo en los auriculares para no molestar a nadie en la familia. Con los Sonos Ace y la Sonos Arc solo tengo que mantener una pulsación prolongada en el botón de acción de los auriculares para intercambiar el sonido entre ambos. Como el resto de controles el funcionamiento es perfecto.

El sistema de intercambio de sonido es una muestra de la integración de los productos de la marca, por lo que si dispones de una barra de sonido Sonos Arc, la compra de los Sonos Arc tienen un extra que les sitúa por encima de la competencia.

Calidad de sonido y ANC

Todo lo dicho antes no serviría de nada si la experiencia de uso y la calidad de sonido no dieran la talla. Los Sonos Ace montan unos controladores dinámicos de 40 mm en cada copa. Se trata de unos controladores que la compañía ha diseñado de forma personalizada para sus auriculares. Con ellos se quiere ofrecer un sonido detallado y unos graves más profundos.

Podremos usar los Sonos Ace conectados mediante cable a un dispositivo con puerto Jack de 3.5mm, algo muy útil cuando viajamos en tren o avión para conectarnos con sus sistemas de info-entretenimiento. Sin embargo el uso más habitual es mediante conexión inalámbrica. Aquí tenemos una conectividad Bluetooth 5.4, siendo compatible con los códecs AAC, SBC y también el códec aptX Lossless de Qualcomm si disponemos de un smartphones compatible con él.

A la hora de probarlos he usado mis habituales listas de audio en formato FLAC, pero también con sistemas menos capaces como es Spotify. Con ellas he podido apreciar que los Sonos Ace ofrecen un amplio escenario sonoro, con un sonido nítido y de gran detalle que hacen frente a los mejor del mercado.

El sonido de los auriculares de Sonos hacen que podamos apreciar al detalle el arte de Slash con la guitarra en Sweet child o’ mine, con un sonido que hace que nos deleitemos con cada nota.

Uno de los aspectos donde me han sorprendido es en su claridad en el trato de las voces, lo que hace que escuchar a cantantes como Freddie Mercury ponga los pelos de punta, e incluso la excelsa versión de Voila de la jovencísima Emma Kok en Tidal, hacen que la calidad de su voz destaque de forma que podemos inmersiones en ella apreciando cada nota y detalle. Por otro lado, recientemente tuve la oportunidad de asistir a un concierto de la filarmónica en Madrid, lo que reavivo mi pasión por la música clásica. Con los Sonos Ace escuchar obras como la novena de Beethoven es un autentico manjar auditivo, permitiendo que podamos apreciar como los distintos instrumentos aportan cada uno su parte a la sinfonía sin que se pisen entre ellos ni se “apaguen”.

Los graves es uno de los puntos donde Sonos hace hincapié en su presentación. Lo cierto es que se nota un sonido profundo, pero en ocasiones le noto algo falto de pegada, algo que por otro lado he tratado de solucionar con el ecualizador, pero que aún con ello percibo que esta parte está ligeramente por debajo del resto del espectro. No digo que sea mala, simplemente que parece que se queda algo por debajo de lo que esperaba a tenor de la calidad general.

Los Sonos Ace cuentan con Dolby Atmos y sonido envolvente, lo que unido al seguimiento de cabeza nos permite contar con un completo sistema que podemos usar para ver películas y series con una experiencia más inmersiva.

Cancelación de sonido

Cuando marcas noveles se adentran en el mercado de los auriculares, hablar de cancelación activa de ruido es algo que hace que nos echemos a temblar. Este es un aspecto donde la experiencia es un grado y entrar de nuevas no suele ofrecer los mejores resultados. Eso pensábamos al menos hasta probar los Sonos Ace.

La compañía explica que hacen uso de ocho micrófonos colocados de forma estratégica y una serie de algoritmos para detectar y neutralizar, dicho textualmente por ellos, los sonidos externos que puedan interferir en la música. Con ello se debería conseguir anular el sonido que nos rodea para una experiencia más inmersiva. ¿El resultado? sorprendentemente efectivo.

Los Sonos Ace hace una excelente labor al reducir a su mínima expresión sonidos como el de la circulación y las voces. Lo hace además sin que ello repercuta en una disminución de la calidad del sonido. Si tuviera que comparar los situaría casi al nivel de los Sony, lo que hablando de una recién llegada es ya hablar de palabras mayores ya que le da un amplio margen de mejora para futuros lanzamientos. Si tuviera que ponerle un pero seria el no contar con algún tipo de sistema adaptativo automático, el cual ajuste la cancelación en función del momento, algo que por otro lado tampoco son muchas las marcas que lo ofrecen.

En la misma línea tenemos el sonido ambiente o modo consciente, aunque en este si que noto que parece que el sonido queda algo amortiguado, como si no se anulase completamente la ANC, posiblemente debido a una buena cancelación pasiva que los micrófonos no alcanzan a compensar.

Autonomía

Los Sonos Ace son inalámbricos, por lo que la autonomía es uno de los puntos que más hay que tener en cuenta a la hora de valorar su compra. En este caso esto viene dado por una batería de 1.060 mAh, cifra que se traduce en una autonomía que Sonos afirma llega a las 30 horas con la cancelación de ruido activada.

Cuando se habla de cifras las marcas siempre dan estas en base a condiciones muy especificas, en un ambiente controlado que no siempre se traduce en las mismas cifras en el uso real. Aquí Sonos cumple con lo prometido, alcanzado sin problema esa cifra. Además, cuando necesitemos una recarga, los Sonos Ace cuentan con carga rápida que en solo tres minutos nos da autonomía para tres horas de reproducción.

Conclusiones y opinión

Si nos ajustamos al mercado en el que se mueve los Sonos Ace, es decir en competencia con marcas como Sony, Bose o Sennheiser, por nombrar algunas, Sonos ha hecho un debut en el mercado de los auriculares que es para que estas se sientan preocupadas. No solo han logrado competir, sino que en muchos aspectos diría que han logrado superar a las propuestas de estas marcas, como es el caso de su diseño.

No nos engañemos, si un dispositivo no nos gusta no lo vamos a comprar. En el tiempo en que los he probado, aún no he encontrado a nadie de los que les he enseñado los Sonos Ace que no se hayan enamorado de ellos. Su aspecto limpio y elegante es simplemente hermoso, pero es que además es muy cómodo de llevar, lo que hace denotar el esfuerzo que la marca ha hecho al diseñar sus primeros auriculares. Eso si, su precio de 499€ deja claro que estamos ante unos auriculares premium que no todo el mundo podrá permitirse.

Con marcas ya asentadas no es sencillo competir, pero Sonos lo ha conseguido a base de calidad de sonido, una cancelación activa de primer nivel y una autonomía a la par de los dispositivos más top del mercado. Si unes todo esto, lo que obtienes son los que ahora pasan a ser mis auriculares preferidos y toda una declaración de intenciones por parte de Sonos que hacen que estemos ansiosos de ver sus futuros lanzamientos en este segmento.

Emblema producto destacadoEmblema producto buen diseñoEmblema producto recomendado

Sonos Ace

498 EUR
9.4

Valoración

9.4/10

Pros

  • Un diseño premium hasta los mínimos detalles
  • Gran calidad de sonido
  • Cancelación de ruido a la altura de los mejores
  • Autonomía con ANC
  • Sistema de controles
  • Intercambio de audio con Sonos Arc

Contras

  • Una aplicación mejorable
  • Integración de sonido limitado a Sonos Arc "por ahora"
  • Sin acceso a Sonos radio
  • Precio elevado
Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.