Regresa a nuestra mesa de trabajo Noctua, una de las marcas más conocidas en lo que a ventiladores para PC se refiere, aunque en esta ocasión lo hace de la mano del nuevo Noctua NH-D9L chromax.black, la versión en acabado negro de su conocido disipador compacto para CPU. Se trata de un modelo que amplia la gama de opciones de color para que los usuarios puedan escoger el modelo que mas se ajuste a su PC, tanto a nivel de rendimiento como a nivel estético.

Noctua NH-D9L chromax.black, especificaciones:

  • Medidas: 110 mm altura x 95 de anchura y 95 mm de fondo
  • Peso con ventilador: 531 gramos
  • Acabado: chromax.black (negro)
  • Compatible con socket:
    • Intel: LGA1851, LGA1700, LGA1200, LGA1156, LGA1155, LGA1151, LGA1150
    • AMD: AM5, AM4
  • Material: Cobre (base y heat-pipes), aluminio (aletas de refrigeración), uniones soldadas, niquelado
  • NSPR: 88
  • Ventilador:
    • Noctua NF-A9 PWM
    • Rodamiento: SSO2
    • Velocidad: máxima de 2.000 RPM, con LNA 1.550 RPM / @ 20% PWM 400 RPM
    • Caudal Max: 78,9 m³/h / con LNA 62,6 m³/h
    • Sonoridad: 22,8 dB(A) / con LNA 16,3 dB(A)
    • Durabilidad: 150.000 h

Unboxing

El Noctua NH-D9L chromax.black nos llega en una caja que no deja de sorprender por su tamaño, dado que cuando lo abrimos descubrimos que no es para nada un reflejo del tamaño del disipador.

Noctua nos hace llega el dispositivo en una elegante caja de fondo negro que hace honor a su acabado chromax.black, mostrando una imagen del dispositivo junto con su nombre y algunas especificaciones en el frontal, destacando una vez más el acabado negro.

Tanto en la parte trasera como en los laterales se nos indica las especificaciones y principales características del equipo, incluyendo el uso del sistema de instalación SecuFirm2, lo que nos asegura que no tendremos problemas de compatibilidad con las placas ni otros elementos de nuestro PC.

Dentro de la caja encontramos dos paquetes de color cartón donde tenemos el propio disipador y todos los accesorios necesarios para el montaje, tanto en placas Intel como en AMD compatibles.

El Noctua NH-D9L chromax.black es compatible con placas base Intel y AMD en las siguientes versiones:

  • Intel: LGA1851, LGA1700, LGA1200, LGA1156, LGA1155, LGA1151, LGA1150
  • AMD: AM5, AM4

Como es lógico cada formato tiene su propio socket, por lo que Noctua nos incluye un completo set de herramientas y accesorios para su instalación, así como una guía que nos detalla paso a paso como realizarla en función del modelo de nuestra placa. También incluye un tubo con pasta termica, un destornillador de gran tamaño en forma de L, dos clips metálicos para un segundo ventilador y un adaptador LNA. Como extra tenemos un pequeño emblema metálico que podemos pegar a nuestro equipo, luciendo con orgullo el logo de la marca y sus colores.

El “caballero oscuro” de Noctua

El Noctua NH-D9L chromax.black no es más que la variante en negro del Noctua NH-D9L, el cual ya lleva un tiempo en el mercado. Se trata de una gama de productos con los que la marca quiere dar satisfacción a sus usuarios, los cuales han recibido esto con satisfacción, ya que cada vez se le da más importancia al diseño del interior de nuestros equipos y no solo a la caja donde van.

El diseño del Noctua NH-D9L chromax.black consta de dos torres de 35 aletas, las cuales forman un sándwich con un ventilador Noctua NF-A9 PWM, el cual viene embebido entre ambas torres.

Como hemos dicho, el embalaje engaña sobre el diseño de este disipador, pues sobre la mesa nos deja unas dimensiones de 110 mm de altura, con una anchura y fondo de 95 mm. Un tamaño muy compacto que hace que el be quiet! Dark Rock Elite que recientemente analizamos parezca un gigante a su lado. Sin embargo no te dejes engañar, Noctua hace bueno el dicho de que el tamaño no importa, como ya veremos más adelante.

En la base del Noctua NH-D9L chromax.black encontramos un zócalo de cobre niquelado pulido, de cuyos lados vemos salir 4 heatpipes de cobre.

Los cuatro heatpipes que tiene a cada lado el disipador de Noctua atraviesan las aletas de aluminio hasta sobresalir por la parte superior, dándole a esta zona un curioso y llamativo acabado.

Como sistema de conexión tenemos un único cable que sale del ventilador con conector de 4 pines que conectaremos a la placa base, ya que al no contar con iluminación RGB ni otros elementos, solo necesitamos proporcionar energía y conexión al ventilador.

El Noctua NF-A9 PWM es un ventilador de alta eficacia, con un cuerpo de acabado negro y unas esquinas con cubierta de goma donde engancharemos los brackets que lo mantendrán en su posición. Con un cojinete SSO2 de fluido dinámico, este ventilador alcanza una velocidad desde 400 RPM hasta las 2.000 RPM, aunque Noctua nos incluye un cable LNA con el que podemos limitar esta hasta las 1.550 RPM.

Con la misión de sacar de refrigerar las aletas del disipador, el ventilador de Noctua es capaz de generar un caudal de aire de 78,9 m³/h que con LNA se limita a los 62,6 m³/h, manteniendo una baja sonoridad de 22.8 dB/A, nuevamente más bajo con LNA, quedándose en este caso en solo 16.3 dB/A. Por otro lado nos prometen una vida útil de 150.000 horas, por lo que tendremos ventilador para rato.

Instalación

En función del modelo de nuestra placa base deberemos usar los adaptadores incluidos, que en nuestro caso sería el correspondiente para un AMD AM4, el cual hace uso del backplate trasero de la propia placa y mediante dos piezas metálicas adapta este para poder usar el sistema SecuFirm 2.

No hay lugar a equivocarse ya que las instrucciones son bien claras sobre su colocación. Aún así cada pieza viene marcada con sendas instrucciones que nos indica cual va “arriba” y cual “abajo” y para mayor seguridad nos indica hacia donde debe quedar la CPU. Más claro agua, aunque debemos recordar colocar bajo estas piezas los separadores grises incluidos, los cuales alzan el conjunto para que cuando coloquemos el disipador, este quede a la altura correcta.

Un apunte, veremos que en las bases tenemos dos pares de orificios marcados con un “0” o con un “7”, esto es porque el primero es para una instalación normal, mientras que el segundo añade 7 mm necesarios para determinados modelos.

A la hora de colocar el disipador es conveniente retirar el ventilador, ya que esto nos dará un acceso más fácil a los tornillos de fijación, los cuales de otra forma quedan obstruidos por el propio ventilador.

Ya solo nos queda colocar el disipador de forma que este coincida con los tornillos de la base, apretamos con cuidado pero de forma firme y listo.

Ya solo nos queda colocar el ventilador, teniendo cuidado de hacerlo en la orientación correcta, algo para lo que podemos ayudarnos de unas flechas colocadas en el lateral, conectarlo a la placa base y encender nuestro PC para comprobar que todo está como debería.

Experiencia de uso

Noctua nos presenta un disipador compacto, muy sencillo de instalar y con un diseño negro que hace juego con la mayoría de placas y componentes. Sin embargo lo realmente importante es saber como se comporta, algo que pasa por someterlo a las habituales pruebas de rendimiento, además de al uso del día a día.

Como ya he comentado en otras ocasiones, prefiero hacer las pruebas en una caja, replicando la experiencia real antes que hacerlo en un montante especifico para este tipo de test. Para ello hemos usado el siguiente equipo:

El proceso de prueba ha sido jugar a varios títulos que suelen generar un gran consumo, además de pasarlo por CineBench R23 para ver como responde ante un test de estrés que lo pongo al limite. En ellas el disipador de Noctua ha alcanzado una temperatura pico de 82º y mínimas de 33º, aunque en el uso diario ha llegado incluso a los 31º. Algo que me ha gustado de este disipador es la rápida recuperación de la que es capaz, pues el paso de la temperatura pico a una temperatura media de 40 grados se realiza en tiempo record.

Destacable es su nivel sonoro, en buena medida debido a su único ventilador, el cual cuenta con rodamientos optimizados SSO de segunda generación de Noctua y unas almohadillas anti-vibración integradas para minimizar el ruido. En concreto hablan de 22,8 dB(A) como máximo y LNA 16,3 dB(A) con LNA, pero eso traducido al lenguaje común significa que apenas vas a apreciar que está en funcionamiento por encima del resto de componentes del PC.

Conclusiones

Noctua sigue sorprendiendo por la eficacia de sus productos, incluso en tamaños tan compactos como el que nos ofrece Noctua NH-D9L chromax.black. Lo hace además ahora con un diseño en acabado negro, que hace que se integre en nuestro equipo a la perfección.

Con un sistema de montaje tan simple como bien indicado, incluso los menos avezados en montajes podrán instalarlo sin mayores problemas, lo que le hace muy recomendable para quienes se aventuren en el camino de crear sus propios PCs y quieran hacerlo con componentes de alto rendimiento, pero sin que ello signifique complicarse la vida en el proceso.

El Noctua NH-D9L chromax.black ofrece un rendimiento a la altura de lo esperado de la marca, manteniendo bajo controla la misma incluso en momentos de gran estrés, alejándolo de las zonas de peligro donde los componentes pueden comenzar a dañarse. Lo hace además con una baja sonoridad y con una gran capacidad de recuperación, por lo que cuando alcanza un pico, no tarda en bajar del mismo en escasos segundos.

Con un precio de 74.90€, puedes encontrar el NH-D9L chromax.blacken Amazon

Emblema producto recomendadoEmblema relación calidad-precio

Noctua NH-D9L chromax.black

74.90 EUR
8.7

Valoración

8.7/10

Pros

  • Diseño compacto
  • Sencillez de montaje
  • Bajo nivel sonoro
  • Rendimiento

Contras

  • Precio

Síguenos en nuestros canales de WhatsApp, Telegram y Google News para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.