Google llevaba tiempo queriendo meter cabeza en el mundo de los smartwatch. De primeras lo hizo con la compra de Fitbit, empresa con una larga reputación detrás en el sector. A pesar de ello esto pareció no serle suficiente al gigante norteamericano, por lo que un tiempo después lanzó al mercado su primer smartwatch “propio”, el Google Pixel Watch. Este reloj pasó con mas pena que gloria, demostrando que aunque seas Google, adentrarme en un nuevo segmento de productos no es sencillo. Decidido a remediar las malas criticas la compañía lanzó hace unos meses el Google Pixel Watch 2, un reloj que solucionaba muchos problemas de la segunda generación, siendo además el primero en tener un despliegue más generalizado.

Hace unas semanas Google nos mandó el Google Pixel 8 Pro para que lo probásemos, pero no llegó solo. Con él nos llegó el Google Pixel Watch 2, reloj que hemos probado durante un tiempo para ver si, ahora si, estamos ante el smartwatch que esperábamos de Google y el que estaría destinado a demostrar todo lo que WearOS puede ofrecer. Si quieres saber si la gran G lo ha logrado, en los siguientes párrafos te lo contamos.

Google Pixel Watch 2, especificaciones:

  • Materiales y acabados:
    • Chasis: aluminio 100 % reciclado
    • Correa deportiva: fluoroelastómero con revestimiento pulido
  • Dimensiones: 41 x 12.3 mm
  • Peso: 31 gramos (sin correa)
  • Pantalla:
    • AMOLED a 320 ppp con espacio de color DCI-P3
    • Cristal personalizado 3D
    • Corning Gorilla Glass 5
    • Brillo de hasta 1000 nits
  • Conectividad: Bluetooth 5.0, Wi-Fi 802.11 b/g/n de 2,4 GHz y NFC
  • Procesador: Qualcomm 5100 con coprocesador Cortex M33
  • Memoria: 2 GB de SDRAM
  • Almacenamiento: Flash eMMC de 32 GB
  • Audio: Altavoz y micrófono
  • Sistema operativo: Wear OS 4.0
  • Posicionamiento: GPS, GLONASS, BeiDou, Galileo y Quasi-Zenith Satellite
  • Sensores:
    • Brújula
    • Altímetro
    • Sensores de luz roja e infrarroja para la monitorización de la saturación de oxígeno (SpO2)
    • Sensores eléctricos con múltiples funciones compatibles con la aplicación de ECG
    • Sensor óptico multirruta de frecuencia cardiaca
    • Acelerómetro de tres ejes
    • Giroscopio
    • Sensor de luz ambiental
    • Sensor de conductancia eléctrica cutánea (cEDA) para la monitorización de la respuesta del cuerpo
    • Sensor de temperatura cutánea
    • Barómetro
    • Magnetómetro
  • Batería: 306 mAh
  • Autonomía: 24 horas con pantalla siempre activa
  • Resistencia al agua: 5 atm

Unboxing

Al igual que el resto de dispositivos Pixel, el Google Pixel Watch 2 nos llega en una caja rectangular de fondo blanco, con una imagen del reloj y el logo de la compañía, también nos muestran su compatibilidad con el software de Fitbit y el propio nombre del dispositivo en su frontal. En la trasera tenemos una descripción del diseño escogido y el contenido de la caja, información que nos llega en varios idiomas.

Con un curioso sistema de apertura en tres partes, en el interior de la caja encontramos el propio Google Pixel Watch 2, un cable de carga con conector USB C y base magnética, así como una correa deportiva extra en tamaño L, que en nuestro caso es la versión en acabado de color gris. Junto a esto también tenemos una pequeña guía de inicio rápido que nos va a servir para conocer un poco nuestro nuevo reloj.

Diseño minimalista con sello propio

Google se adentró en el mundo de los smartphones con un diseño que ha ido mejorando con este segunda generación. En nuestro caso contamos con el Pixel Watch 2 con cuerpo en color oro champagne con correa verde liquen, aunque también lo tenemos en binomios aluminio en color plata pulida con correa en color celeste, caja negro mate con correa en color obsidiana, y caja de aluminio en color plata pulida con correa color porcelana.

Su diseño apuesta por una pantalla circular con un contorno que se curva de forma muy pronunciada, descendiendo hasta unirse con la caja de aluminio, formando una especie de disco redondeado casi impecable. En el lado derecho encontramos un botón casi a ras de suelo y junto a él una corona giratoria que también sirve como botón, sobresaliendo lo justo del cuerpo como para ser usable, pero sin que lo haga tanto como para llegar a incomodar.

El Pixel Watch 2 permite contestar llamadas desde el propio reloj, así como interactuar con Google Assistant. Esto es posible gracias un micrófono situado en la parte derecha al lado de la corona, y a un altavoz que se ubica en la parte izquierda tras una gran ranura.

En la parte inferior de mantiene esa misma línea de diseño, lo que hace que la parte central, lugar donde están los sensores, quede siempre en contacto con la piel sin necesidad de tener una parte realzada como hemos visto en otros modelos. Eso hace que el aspecto del Pixel Watch 2 se vea refinado y pulido, además de hacer que sea tremendamente cómodo en la muñeca., algo a lo que también ayuda su peso de solo 31 gramos sin la correa.

Google cuenta con un sistema de cierre muy sencillo para sus correas, pero muy eficaz en su funcionamiento. La correa está realizada en fluoroelastómero, siendo muy cómoda en la muñeca y permitiendo que podamos usar mientras hacemos deporte sin temor a que el sudor o la lluvia la pueda perjudicar.

El sistema de enganche de las correas al cuerpo del reloj es propio de Google, constando de un pequeño pulsador situado a uno de los lados, el cual libera el sistema y nos permite deslizar la correa para separarla del reloj. Es un sistema muy eficaz, que hace parecer que las correas están fijas al no dejar holguras a la vista. Por contra es un sistema único, lo que hace que si estamos pensando en cambiarlas deberemos recurrir a pocas correas compatibles que nos ofrece la compañía.

Google Pixel Watch 2, una segunda generación que "progresa adecuadamente" - Análisis 55

El diseño circular del Pixel Watch 2 permite que podamos usarlo tanto en la mano derecha como en la izquierda, dejando la corona en la derecha o en la izquierda, lo que no todos los relojes permiten hacer. En la aplicación de Google Watch podemos ajustar este ajuste, indicando donde nos pondremos el reloj y hacia adonde apunta la corona, lo que hace que tanto diestros como zurdos tengan la misma experiencia de uso.

El diseño del Google Pixel Watch 2 está realmente pulido, siendo de los smartwatch más cómodos que he probado, con un ajuste preciso pero que no se ve opresivo, mientras que su bajo peso y lo suave de sus líneas hacen que al poco de ponértelo simplemente te olvides de su presencia.

WearOS, para lo bueno y lo malo

El Google Pixel Watch monta en su interior un procesador Qualcomm 5100 que trabaja en conjunto con un coprocesador Cortex M33, cuenta con 2 GB de memoria RAM, 32 GB de almacenamiento, NFC con el que podremos hacer pagos, conexión Bluetooth 5 y WiFi 2.4 GHz.

Por supuesto Google ha usado su sistema operativo, por lo que este reloj corre bajo WearOS 4, con sus virtudes y sus defectos, conectándose a nuestro smartphone mediante la aplicación Google Pixel Watch, aunque como ya veremos, todo el apartado de seguimiento deportivo corre bajo la aplicación de Fitbit.

Esta es una de las cosas que de entrada no me convence y es que tener que usar dos aplicaciones distintas no es algo que se espere de un smartwatch de este nivel, por mucho que estas estén enlazadas. Es cierto que otras marcas exigen instalar dos aplicaciones, o un aplicación y un plugin, pero una vez hecho esto todo se controla y maneja desde un solo lugar. En el Google Pixel Watch 2 esto no es así, debiendo configurar la parte “smart” en Pixel Watch, mientras que la parte de seguimiento deportivo se debe hacer desde la app de Fitbit.

La interfaz del sistema en el smartphone es sencilla de usar, aunque no destaca por ser demasiado intuitiva. Contamos con una esfera principal que podemos personalizar y si bien hay un buen número de esferas a añadir, se nota que aún dependemos de otras aplicaciones si queremos mayores opciones de personalización.

El Pixel Watch 2 incorpora una pantalla AMOLED de 1,2 pulgadas con resolución de 450 x 450 píxeles y una densidad de 320 ppp, la cual es capaz de cubrir el espacio de color DCI-P3, destacando por la profundidad de sus negros que hace que todos los colores se vean más vivos en contraste. Este panel alcanza un brillo de 1.000 nits y viene protegido por una capa Corning Gorilla Glass 5 para protegerla de arañazos y golpes.

La interfaz del sistema en el móvil consta de una pantalla principal, desde la cual pulsando en la corona accedemos a la lista de aplicaciones instaladas. También podemos deslizar la pantalla hacia los lados para acceder a los distintos widgets, los cuales además podemos personalizar en la aplicación. Como suele ser norma deslizando hacia abajo podemos ver los accesos rápidos, mientras que al hacerlo hacía arriba podremos ver las ultimas notificaciones.

Una de las ventajas de usar WearOS es su gran integración con las aplicaciones de Google, destacando algunas como la de Google Maps, Gmail o la de cámara, con la cual no solo podemos controlar la cámara del móvil, sino que incluso podemos ver lo que estamos enfocando con ella.

Al contar con Wallet y NFC, podemos configurarlo para poder hacer pagos con el Pixel Watch 2, algo que siempre es cómo de usar y que nos permite no solo prescindir del smartphone para el pago, sino que no necesitaremos ni sacar la cartera del bolsillo.

El sistema operativo de Google es rápido en su manejo, con una experiencia de uso casi impecable, sin ralentizaciones ni problemas de uso. Además tenemos detrás el respaldo de Google Play, desde donde podemos descargar un gran número de aplicaciones, que en mi caso incluso me han permitido abrir la puerta sin usar las llaves, solo con el reloj podía cerrar o abrir la puerta con la aplicación de Tedee.

Cuando pasamos a la aplicación para el móvil, aquí Google ha pecado de querer replicar el mismo estilo de Android, lo que nos deja con una aplicación de aspecto algo “vulgar”, con un simple listado donde tenemos las distintas opciones de personalización. Así podemos configurar las notificaciones, aviso de seguridad, comprobación de seguridad y detección de caídas, pero también activar los gestos como el alzar el reloj para despertarlo o escoger la muñeca y orientación de la corona. También podemos activar el modo de Pantalla siempre activa, aunque teniendo en cuenta el gran impacto que esto tiene en la autonomía.

Uno de los cambios que Google ha implementado es el poder hacer copia de seguridad y restaurar la configuración del dispositivo en la nube, algo que roba espacio de nuestra cuenta de Google pero que nos facilita mucho volver a la normalidad si en el futuro tuviéramos un problema que nos obligue a resetear.

Integración con Fitbit

Si hablamos de registros de salud y seguimiento deportivo, aquí debemos irnos a la aplicación de Fitbit, ya que es aquí donde se gestionan esas cosas.

Ya de entrada la app de Fitbit no me gusta como ha quedado, ya que si bien los resultados se muestran muy claramente, lo cierto es que cuando la ves lo único que te parece es que es una aplicación sin personalidad. Es como una serie de gráficos sin más, que lejos de buscar incentivarte en tus metas, parece un parte médico impersonal.

Tampoco me convence su uso, echando de menos algún sistema de accesos rápidos que me permitan realizar mediciones de salud cuando lo desee con solo una pulsación. Algo parecido me pasa con el historial de información, requiriendo de varios pasos hasta que por fin das con las métricas deseadas, aunque una vez llegamos a ese punto la información que se nos ofrece es muy completa e incluso contamos con unos gráficos que nos muestran las tendencias.

Como siempre tenemos seguimiento de sueño y pasos, pero el Pixel Watch 2 también nos ofrece seguimiento de la temperatura cutánea, oxigeno en sangre y frecuencia cardíaca, además de poder poner a mano datos para el seguimiento menstrual, de glucosa e incluso podemos hacernos ECG apoyando el dedo en la parte externa de la corona. Por supuesto los datos de salud son siempre orientativos y no sustituyen a los aportados por dispositivos médicos.

Un detalle muy molesto es que muchas de las funciones más interesantes requieren Fitbit Premium. Así si queremos usar los ejercicios guiados, perfil de sueño con tendencias mensuales, ver el nivel de recuperación diario, puntuación de estrés o ver las fases de sueño y su calidad, en estos aspectos toca pasar por caja y pagar los 79.99€ que cuesta al año o los 8.99e que vale mensual. Para tentarte con la compra del Pixel Watch 2 tienes 6 meses gratis, pero pasados estos, te toca elegir.

Desde el reloj podemos usar el propio widget de FitBit para iniciar un ejercicio, aunque si lo preferimos podemos usar otros como los de Strava, y es que aquí la gran tienda de aplicaciones de Google marca la diferencia.

El seguimiento deportivo es muy correcto, con datos muy en la línea de otros productos probados como el Huawei Watch GT 4 o el TicWatch 5 Pro, con este último coincide en la tendencia a recortar el recorrido cuando tenemos seguimiento de nuestras rutas en exteriores y es que el GPS integrado del Pixel Watch 2 no es ajeno a estas imprecisiones. Al igual que pasa con las mediciones médicas, este, al igual que el resto de relojes no especializados, ofrece unas muy buenas aproximaciones, pero desde luego no puede competir con equipos profesionales, algo que por otro lado se puede aplicar a todos los relojes de este segmento.

Autonomía, lo esperado .. por desgracia

Como era de esperar la autonomía del Pixel Watch 2 es para el día a día. Prepárate para tener el cargador en la mesilla, porque estamos ante un reloj que exige una carga diaria.

WearOS tiene muchas cosas positivas, con la integración de los servicios de Google y su amplia tienda como los principales, pero con una alta exigencia que se nota en la autonomía.

Pasando del Huawei Watch GT 4 al Pixel Watch 2 la diferencia es abrumadora en el día a día, más aún si eres un deportista. El reloj de Google llega al día con un uso normal, pero si te vas al gimnasio o sales a correr una o dos horas, lo cierto es que llegar al fin del día es a lo máximo que puedes aspirar.

WearOS sangra la batería, algo conocido y que ha llevado a fabricantes como Mobvoi a adoptar sistemas peculiares de doble pantalla. Google no se libra de este mal y el Pixel Wacth 2 consume su batería de forma notoria. Aspectos como la pantalla siempre activa, el uso del GPS o un mayor uso de los sensores hace que la batería de drene a ojos vista, algo que seguimos esperando ver que alguien logre solucionar en WearOS sin perder funcionalidades.

Como consuelo el sistema de carga de Google es muy eficaz, ya que en poco más de cuarenta he logrado completar la carga usando un cargador Razer USB-C 130W GaN Charger

Conclusiones

Este era nuestro primer contacto con un reloj de Google y lo cierto es que el Pixel Wacth 2 nos deja muchas esperanzas en el futuro, aunque aún les queda un largo camino que recorrer.

El Google Pixel Watch 2 es de los smartwatch más cómodos que he probado, tanto en su diseño como en lo bien que se ajusta a mi muñeca. Aquí la compañía ha hecho un buen trabajo y solo queda que te guste, porque como se suele decir “para gustos, colores”. En mi caso es un reloj bonito, muy adecuado para el día a día y un uso deportivo.

La parte que me ha dejado un sabor agridulce es WearOS, aunque es algo que ya me esperaba. El funcionamiento del sistema es impecable, preciso, rápido en la respuesta y completo en sus opciones. Tener detrás el conocimiento de Fitbit se nota, pero también todo el potencial que se abre con las aplicaciones disponibles en la tienda.

Tanto en seguimiento deportivo como en el seguimiento de salud el Pixel Watch 2 no tiene que envidiar a la competencia, aunque para ello paga un duro peaje: la autonomía.

El sistema de Google sigue siendo una sanguijuela que desangra la batería más robusta, lo que nos obliga a estar pendiente de llegar al fin del día, más aún si eres un usuario deportivamente muy activo. Si hay un punto donde Google debe enfocarse en mejorar, este es sin duda la autonomía.

Contar con dos aplicaciones es funcional, pero desde luego no es ni estético ni cómodo de usar. Más aún cuando debes pasar de una a otra y luego enfrentarte a rebuscar en busca de los datos de ejercicios pasados. Esto sin embargo es algo que no dudamos que se irá mejorando con el paso del tiempo y el feedback de los usuarios. Si hay algo que sabe hacer Google es crear buenas aplicaciones.

Con un precio oficial de 399€, ya podemos encontrarlo muy por debajo en webs como amazon. Es decir que estamos ante un reloj que debe competir con marcas asentadas como Samsung, Apple o Huawei. A día de hoy podemos decir que en cuestión de diseño y rendimiento ya lo puede hacer, pero Google aún tiene deberes por hacer de cara al futuro.

Si debemos cerrar esta review con una sentencia, lo único que podemos decir es que Google ha emprendido una senda larga, pero que lo ha hecho con una base muy prometedora que hace que estemos deseando ver nuevos dispositivos de la marca.

Google Pixel Watch 2

399 EUR
8

Valoración

8.0/10

Pros

  • Un diseño cómodo como pocos
  • Buen rendimiento
  • Google Play y todas sus aplicaciones
  • Multiples funciones de seguridad
  • Una evolución muy prometedora

Contras

  • La autonomía, ese enemigo de WearOS
  • Fitbit Premium para multitud de opciones

Síguenos en nuestros canales de WhatsApp, Telegram y Google News para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.