Estas leyendo
Extinction, analizamos a este mata gigantes

Iron Galaxy son los desarrolladores de las últimas temporadas de Killer Instinct y los creadores de Extinction, el título que traemos hoy y que teníamos verdaderas expectativas puestas en el por llevar casi la medalla de triple A. Pues bien, lo cierto es que las expectativas eran mucho mas elevadas que el resultado final, pero aún así su propuesta es más que interesante y por ello te contamos todas sus virtudes y defectos en este análisis.

Avil es nuestro personaje y se trata del último centinela que junto a Xandra llegan a Dolorum en busca del rey Yarrow con la esperanza de aliarse con él. Nuestra cometido será eliminar a los Ravenii, una raza de orcos gigantes que están atacando a la humanidad, y evitar su extinción. Un juego de aventura y acción con una historia sencilla pero que puede resultar atractiva por el enorme tamaño de sus enemigos.

¿Quién no quiere momentos épicos en un juego?

Cada fase tendrá unos objetivos. El principal, cómo en el caso de la primera fase es Rescatar 15 civiles que se unen a varios objetivos secundarios llamados medallas de bonificación para conseguir completar las tres que nos piden en cada nivel. En este caso se nos pide que matemos a 6 chacales, rescatar a un civil de un tejado y completar la misión en menos de 5 minutos. Según avancemos los objetivos secundarios serán aleatoreos y al pulsar el botón “A” la suerte nos dirá cual es la misión que tendremos que realizar.

Una vez puestos en antecedentes solo nos quedará completar la campaña en cuestión, con ello ganaremos “SP” que nos servirá para comprar mejoras a nuestro personaje como un aumento de vida o armas como el látigo para alcanzar un objetivo específico o la posibilidad de planear durante mas tiempo pulsando el botón “B” cuando estamos en el aire.

Las batallas son el punto fuerte de Extinction y es que el poder desmembrar a gigantes es algo sublime que a medida que vamos avanzando el factor sorpresa se pierde y hace que las batallas sean algo monótonas. Simplemente tendremos que ir rompiendo las protecciones que llevan según el tipo de gigante que sea en tobillos, muñecas y cuello para posteriormente poder proceder a desmembrar y dejarlos inutilizados durante unos segundos, tiempo que tendremos que emplear nosotros en destruir el resto de sus protecciones y sajar su cuello con un golpe de gracia.

“Nuestra misión es conseguir contener a las fuerzas enemigas a punta de espada”

Por suerte y para que no sea tan monótono contaremos con una gran variedad de Ravenii y por ello tendremos que conocerlos y saber como actuar. Partiremos de los primeros que están protegiendo sus extremidades con armaduras de madera para pasar a otros que las protegen con hierro u oro y varios candados que tendremos que destruir si queremos quitárselas. Incluso encontraremos algunos Ravenii carroñeros que utilizaran las armaduras de los caídos y otros que equiparán armas para destruir los poblados más rápidamente.

Relacionado  Bridge Constructor: Portal, análisis del centro de desarrollo de Aperture Science

Mientras tanto tendremos que esquivar sus pisotones o puñetazos y aprovechar cuando clava la rodilla en el suelo y vuele a retomar la marcha para asestarle los golpes en sus extremidades. También podemos hacer uso de la función de trepar para subir a lo mas alto de estos enormes gigantes, esos si, ten cuidado por que tratarán de darnos manotazos para tirarnos al suelo.

A todo esto, solo podremos atacar a los gigantes con un golpe que se ejecuta manteniendo pulsado el botón “LT” y soltar cuando el objetivo se ilumine en rojo. Esto solo lo podremos realizar cuando la barra esté llena de magia rúnica. Esta magia la conseguiremos salvando civiles o matando a los chacales.

Los esbirros de nuestro enemigo serán variados y aunque en un primer momento contaremos con pequeños enemigos fáciles de derrotar con un puñado de espadazos veremos como la dificultad va en aumento y comenzamos a tener algún que otro problema con los nuevos esclavos de las fuerzas de los Ravenii como razas mas poderosas de chacales.

Aquí nos surgen varios problemas en su jugabilidad. A la hora de eliminar a estos gigantes tenemos grandes dificultades para trepar por ellos y no caer en sus apestosos sobacos, da igual que intentes ir a un lado u otro para sortearlo, no hay escapatoria. Este detalle hace a veces sea frustrante la experiencia de juego y que pierda épica un momento que podría ser sublime en el juego.

Pero no olvides que no todo es eliminar a todo enemigo que te encuentres, es más, los mas pequeños en muchas ocasiones podremos obviarlos y es que tenemos que tener mucho cuidado con el medidor de Extinción que tenemos indicado en la parte superior, ya que si llega a cero nuestra partida finalizará. 

Gráficos

Nos encontramos como expuse anteriormente, con problemas técnicos durante nuestras partidas que se unen a unos cambios de cámara un tanto frustrantes y que nos quitan en ocasiones visión del objetivo que estamos realizando sin motivo aparente. En cuanto a los gráficos no están mal, lo cierto es que los gigantes están trabajados a las mil maravillas y eso se nota, pero en líneas generales este apartado no está acorde al precio que nos propone Extinction en su compra.

Relacionado  I Hate Running Backwards, análisis de este mata hordas

“Antes de comenzar cada misión, tendremos una intro en forma de dibujos animados para introducirnos en la batalla. Una animación vistosa pero algo justa gráficamente”.

Esperábamos mucho más de las destrucciones de los edificios, vemos como una vez golpeados se esfuman con un efecto de desvanecimiento sin más y esto sucede también con los pisotones o manotazos al suelo de los colosales gigantes. En un juego que nos lleva a la extinción nos hubiera gustado que la sensación de destrucción y caos que generan esos gigantes perdurara y fuera mas impactante.

Sonido

En cuanto a su banda sonora cumple notablemente. Este es uno de los apartados quizás mas infravalorados de un juego y que mas de puntillas pasa salvo que sea apoteósica y desgraciadamente en Extinction este no es el caso pero cumple a la perfección. Creada por el compositor Jeff Broadbent, que ha trabajado en películas como X-Men días del futuro pasado y Transformers: El lado oscuro de la luna y la violonchelista Tina Guo que ha trabajado en films como Sherlock Holmes o Iron Man 2 hacen que vivamos momentos épicos, sobre todo con el tema principal. En cuanto a los sonidos FX como el movimiento de la espada la verdad es que funcionan realmente bien y sus frenéticos cortes nos dejarán momentos de audio fantásticos.

Duración

La duración será muy relativa ya que más que nunca dependerá mucho de tu destreza para esquivar golpes. La muerte a pesar de estar asegurada influye mucho, pues nos restará tiempo y con ello la posibilidad de no conseguir todas las estrellas de cada misión con lo que si quieres completarlo al 100% tendrás que repetirlas.

En el modo campaña contaremos con 7 capítulos con 4 fases cada uno, esto nos dará ya de por si una buena cantidad de horas de juego. Pero si queremos salir de la rutina de los objetivos principales y secundarios tenemos varios modos de juego que acompañan a nuestro personaje.

El modo Reto diario, donde deberemos completar un objetivo marcado por los desarrolladores y superar en los ranking de puntuación a jugadores de todo el mundo.

El modo Extinción, sin duda este es el más frenético y nos pondrá en la situación de superar hordas y hordas hasta que muramos.

Relacionado  Análisis de Rocket League para Switch: la locura con coches y fútbol, ahora donde quieras

El modo Refriega, aquí tendremos diferentes campos de batalla que se generan aleatoriamente que contarán con unos códigos para compartirlos con amigos para que traten de superar nuestra puntuación.

Conclusión Final

Lamentablemente Extinction nos ha dejado con un sabor agridulce, ya que a pesar de tener que darle una puntuación baja nos ha dejado grandes momentos épicos matando a los gigantes, sin duda este es el apartado más curioso y llamativo del título que con el paso de los minutos y con el fin de ese factor sorpresa nos resultará algo repetitivo. Lo mismo nos sucede con su apartado gráfico que combina unas cinemáticas estilo manga trabajadas con unas conversaciones estáticas con la imagen del personaje que rompen un poco la historia y hacen que desconectemos.

En líneas generales, Iron Galaxy ha tenido una muy buena idea, fresca, diferente y con muchas posibilidades pero que puestas en la práctica no han funcionado y nos han dejado fríos y desilusionados como sucede en las pequeñas batalles, que nos recuerdan mucho a Bayonetta en la combinación de combos con un solo botón mediante pulsaciones, pero que le queda realmente lejos la comparativa. Confiamos en que este estudio siga mejorando Extinction para que los errores técnicos como cámara, puntos de anclaje o la aleatoriedad de los escenarios se solucione y disfrutemos de un gameplay más fluido y de mayor calidad, acorde al precio del título. Eso si, ¡desmembrar gigantes no tiene precio!.

Puedes hacerte con Extinction desde los siguientes enlaces de descarga:

Extinction
Extinction
Desarrollado por: Iron Galaxy

Distribuido por: Modus

Tamaño aproximado de la descarga: depende de la plataforma GB

Descripción: Según la leyenda se llaman los Ravenii, ejércitos invasores de monstruos sedientos de sangre que miden 45 metros de alto y que amenazan con destruir a la humanidad. Eres uno de los últimos centinelas del mundo, un soldado llamado Avil equipado con las habilidades para luchar contra la horda interminable de Ravenii.

Plataformas: Xbox One, PlayStation 4, Steam
PRECIO: 59.99 | FECHA DE LANZAMIENTO: 10/04/2018

 

 

Extinction

59.99 €
6

Jugabilidad

4.5/10

Gráficos

6.5/10

Sonido

7.0/10

Duración

6.0/10

A favor

  • Los Gigantes son épicos
  • Buenas batallas
  • La idea es brillante
  • Varios modos de juego

En contra

  • Gráficos muy justitos
  • Algunos problemas técnicos
  • Algo monótono

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
David Fraile
Amante de la tecnología, el fútbol, el dibujo y los perretes. Aprendiendo y enseñando día a día.