No está siendo una buena semana para el madamas de Facebook y es que los problemas legales que la empresa afronta en Estados Unidos se le ha unido la mayor caída en años de sus servicios. Durante seis horas la compañía vio como Facebook Instagram y WhatsApp literalmente desaparecían de la red, lo que impidió a millones de usuarios poder acceder a sus servicios. Aunque para algunos esto fue como un maná surgido del cielo, sobre todo para los competidores directos de WhatsApp y redes como Twitter.

Telegram

Durante la caída millones de usuarios recurrieron a Twitter para saber que estaba pasando, lo que llevo incluso a la cuenta oficial de la red social a saludar «literalmente a todos», una irónica forma de dar a entender que sin Facebook todos los usuarios habían recaído en Twitter. Sin embargo los mas beneficiados fueron los competidores de WhatsApp, ya que de repente millones de usuarios se descargaron Telegram o Signal entre otras para poder seguir en contacto con sus amigos.

Pavel Durov, fundador de Telegram, no suele desaprovechar la oportunidad de meter el dedo en la herida ante los fallos de su competidor y esta vez lo ha hecho afirmando que con la caída de WhatsApp mas de 70 millones de nuevos usuarios se han registrado en Telegram, tal y como ha informado Reuters.

La tasa de crecimiento diario de Telegram superó la norma en un orden de magnitud, y recibimos a más de 70 millones de refugiados de otras plataformas en un día

Como se suele decir «A rio revuelto, ganancia de pescadores» y se ve que en seis horas Telegram ha pescado un buen puñado de nuevos usuarios.

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.