Estas leyendo
Samsung Galaxy S10+, lo probamos y analizamos al detalle

Samsung Galaxy S10+

Esta año Samsung tenía por delante muchos desafíos que afrontar en diferentes frentes, y no de poca envergadura. La llegada del 5G, de los dispositivos plegables y ofrecer un dispositivo a la altura para celebrar las diez ediciones de la serie Galaxy S, se planteaban como una misión complicada. Samsung no solo lo hizo, si no que presentó una serie Galaxy S10 compuesto de cuatro dispositivos: el Galaxy S10e, el Galaxy S10, el Galaxy S10+ y una edición especial destinada a las nuevas redes, el Galaxy S10 5G. Hoy vamos a analizar el Samsung Galaxy S10+, el cual hemos podido probar y del que ahora vamos a hablaros.

Diseño del Samsung Galaxy S10+

El Samsung Galaxy S10 es mas grande de la serie, al menos hasta que se lance el modelo 5G. Sus medidas se plantan en 157.6 mm de alto por 74.1 mm de ancho y un grosor de 7.8 mm. Con ello se va a un peso de 175 gramos en el modelo de 128GB, que en el caso de los modelos con 512GB o 1TB de almacenamiento sube a los 198 gramos.

El diseño no ha variado en exceso con respecto a sus predecesores, pero ¿Si algo funciona, por que cambiarlo? Por ello seguimos con una trasera de cristal, marco metalizado y un frontal donde ya comenzamos a ver lo cambios.

Samsung ha hecho un trabajo realmente excelente en el diseño, los laterales se curvan tanto desde la parte frontal como trasera, lo hace ademas con una suavidad donde apenas se nota el paso de cristal a metal. Las partes superior e inferior también lo hace, pero de una forma mucho menos acusado. El resultado es un diseño de lineas suaves pero con una preocupante tendencia a saltar de nuestra mano.

En el tema de botones, puertos y demás, el Galaxy S10+ sigue una linea ya conocida. A la derecha, hacia la parte superior, encontraremos el botón de encendido y apagado en el marco metálico. En la parte izquierda y mas o menos a la misma altura tenemos el control de volumen y bajo este el botón dedica a Bixby, el cual por suerte ya podemos usar en Español, aunque si lo preferimos podemos configurarlo para otros usos.

Si nos vamos a la parte superior, allí veremos la bandeja donde introducir la nano SIM y la microSD, que puede ser de has 512GB. En el otro extremo, es decir en la parte inferior, tenemos el puerto USB tipo C 3.1 Gen 1 con el conector Jack 3.5mm para auricularesa su izquierda y un altavoz a la derecha. En efecto, se mantiene el conector jack para auriculares, algo que no dejamos de agradecer, aunque parece que debemos ir acostumbrándonos a decirle adiós.

El resultado general del diseño es de una belleza innegable, aunque no exenta de pegas. A la ya comentada tendencia a resbalarse se le une una especial atracción a dejar clara cada huella que pongamos en el cristal trasero. Viniendo de probar el OnePlus 6T, que este apartado lo solucionaba de forma sublime, la facilidad con la que se marcan huellas o rastros de grasilla es notoria.

Una expectacular pantalla agujereada

Pantalla Infinity-O, esa es la nueva premisa para la Serie S10, un display que huye de notch y gotas de agua, apostando por un espacio agujereado en la parte superior derecha. Una solución que sinceramente me ha gustado mas de lo que pensaba, aunque no deja de ocupar un buen espacio. En el caso del Galaxy S10+ se compone de dos cámaras, contorneadas y unidas por un espacio negro, y es que esa zona no hay pixeles, si no directamente un espacio pintado.

Samsung Galaxy S10+

La pantalla AMOLED de 6,4 pulgas cuentan con resolución Quad HD+, aunque debemos tener en cuenta que por defecto viene configurada en resolución FullHD+, por lo que si queremos la máxima resolución deberemos cambiar este ajuste a WQHD+ para apreciar lo que realmente da de sí. Por otro lado podemos configurar el espacio de pantalla, concretamente las esquinas, haciéndolas mas redondeadas por software, lo que hace que baje a las 6,3 pulgadas. Pierdes 0,1 pulgada, pero ganas en armonía con el diseño.

Como apunte decir que si bien el cristal frontal del Galaxy S10+ está protegido por Corning Gorilla Glass 6, no pasa así con su trasera, que lo está con Gorilla Glass 5.

El uso de Infinity-O junto con unos marcos superior e inferior mínimos y dos laterales curvos que apenas dejan apreciar el marco, arrojan que casi el 89% del frontal es pantalla. Lo que no está nada mal. Sin embargo esto tiene truco y lo he podido comprobar comparándolo con el LG V40 ThinQ. Ambos terminales comparten pulgadas y resolución, sin embargo el LG opta por un notch. Lo curioso es que el LG deja una barra superior inferior al Samsung, lo que hace que a mismas pulgadas y resolución, para la mayoria del los usos el Galaxy S10+ cuente con menos espacio útil, como podéis ver a continuación.

Con una cobertura del 100 % de DCI-P3 su pantalla Dynamic Amoled ofrece unos colores brillantes, con unos blancos correctos y una nitidez de imagen que es una delicia visual. Ademas este sistema prometía reducir la dañina luz azul, lo que se nota mucho si ves la pantalla de noche o con poca luz. En mi experiencia no puedo decir hasta que punto funciona bien, pero si que me ha permitido darme mis buenas maratones cinefilas, sin problemas y sin que se aprecie una perdida notoria de colores en las diversas condiciones en que lo he probado. Como adicto a Netflix y HBO, ver una película en el Samsung Galaxy S10+ es una autentica maravilla, que ademas se ve acompañada por un sonido extraordinariamente potente y de gran calidad, incluso sin auriculares.

Posiblemente sea la pantalla que mejor impresión me ha dejado hasta el momento de las que he probado, solo por ella este terminal ya enamora. Si incluso en exteriores se ve sin problemas (supuestamente son 1.200 nits de brillo según Samsung), ya ni te digo en condiciones menos exigentes. Siempre hay “peros”, como el permanente toque verdaceo de los laterales, pero pese a ello es complicado no quedar encantado ante la experiencia que nos ofrece esta pantalla.

Lector de huellas ultrasónico y desbloqueo facial

Una de las grandes novedades del Galaxy S10+ es el uso del sensor de huellas bajo la pantalla, eliminando así la necesidad de un sensor “fisico” y permitiendo una mayor limpieza de lineas. En este caso cuenta con un sensor de huellas ultrasónico situado en una pequeña área centrada en la parte inferior.

Samsung Galaxy S10+

Para empezar decir que te puede llevar más o menos tiempo cogerle el tranquillo y poner el dedo en el lugar correcto, al menos con la pantalla apagada ya que con ella encendida se nos muestra un icono que nos lo chiva. En mi caso me ha requerido paciencia hasta lograr acertar, al menos en la mayoría de las veces. En cuanto al funcionamiento en sí, este es correcto aunque no llega al nivel de algunos sensores “tradicionales”, apreciándose un ligero retraso.

Otra cosa es hablar del desbloqueo facial, que literalmente vuela. Si tienes activado ambos sistemas, cuando miras al terminal en busca de donde poner tu dedo en la pantalla, antes de poder usar la huella el reconocimiento facial ya te lo habrá desbloqueado, algo que se delata con una pequeña animación que contornea la doble cámara frontal. Ojo, no te dejes engañar por otra animación, concretamente la del cerrojo abriéndose. ya que esta animación tarda mas que el propio desbloqueo, dando la impresión de ser mas lenta más de lo que realmente hace.

Un rendimiento sin fisuras

Como siempre valorare en base a mi experiencia, sin tener en cuenta “mediciones” externas que podamos realizar con aplicaciones o servicios externos. El modelo entre mis manos viene con 8GB de RAM y un procesador Exynos 9820 de ocho núcleos con una frecuencia de reloj de hasta 2.8 GHz y una GPU Mali G76.

Para entrar en cuestión decir que vengo de probar el OnePlus 6T, como ya os he comentado, y mi terminal de uso diario es un Pixel 3XL. Ambos modelos se distinguen por un funcionamiento impecable y una fluidez ya contrastada. Pues bien, el Samsung Galaxy S10+ no se queda a la zaga y a pesar de que el uso de One UI debería penalizar su rapidez, lo cierto es que no es así. En mi tiempo con el terminal no he tenido que padecer ni ralentizaciones ni tirones, mucho menos bloqueos o cierres. Samsung ha logrado un rendimiento a la par de lo mejor que hay en el mercado.

El conjunto de procesador y una sistema que se ve claramente mejorado en rendimiento sobre el ofrecido con Samsung Experience, logran un funcionamiento realmente notable. Ya sean juegos o aplicaciones, todo va suave como la seda en el terminal coreano.

Batería para compartir… si quieres

La duración de la batería del Galaxy S10+ es de 4.100 mAh, pero la autonomia que ofrece es dispar. Por defecto el terminal viene configurado con la pantalla en FHD+ y no usando su máximo de WQHD+. Esta medida está destinada a ahorrar batería, al igual que el uso de la inteligencia artificial que analiza el uso que hacemos del dispositivo para adecuarlo a una mayor duración de la misma. También contamos con una serie de opciones que podemos tomar para alargar su duración, desde quitar el modo Always Display o activar el modo noche, hasta configurar el terminal en alguno de sus modos de ahorro e incluso el ahorro adaptable.

Sea como fuere yo si tengo una pantalla WQHD+, quiero tener esa resolución siempre, por lo que mi experiencia con el terminal esta basado en su uso normal, sin modos ahorro y con la pantalla a máxima resolución. Aún así en un día normal no he tenido problemas en llegar al fin de la jornada y incluso a buena parte de la mañana siguiente. Plazos que se lógicamente se alargan si activas algún tipo de medida de ahorro.

Una de las cosas que me han gustado del S10+ es su carga inalambrica inversa, y es que podremos cargar el dispositivo de forma inalámbrica con una base Qi, pero también podemos activar el “Wireless PowerShare”, que nos permite cargar otros dispositivos con nuestro móvil. Teniendo en cuenta que varios de mis dispositivos son inalámbricos, esta es una función que me ha sido muy útil.

Wireless PowerShare

Ni dos ni tres, cinco cámaras en total

Grosso modo podríamos decir que con respecto al S9+ hay poco mas que en la parte trasera se ha añadido una lente Ultra Gran Angular de 16 megapíxeles para dar un mayor campo de visión, mientras que en el frontal se ha añadido una segunda cámara para darle mas profundidad a nuestros selfies. Dicho esto, no quita que estemos ante uno de los mejores sistemas fotográficos que podemos encontrar en un smartphone, ya que la poca novedad que hay en hadware se ha compensado con mejoras en el software. Posiblemente no es la mejor en un apartado en concreto, pero en conjunto estamos ante un sistema de grandes capacidades.

En la parte trasera nos encontramos con tres lentes que de izquierda a derecha son:

  • 12 Megapixeles – Cámara teleobjetivo con zoom óptico 2x y apertura F2.4 y estabilización óptica de imagen
  • 12 Megapixeles – Gran Angular con apertura dual F1.5/F2.4, Dual Pixel, PDAF y estabilización óptica de imagen
  • 16 Megapixeles – Ultra Gran Angular con campo de visión de 123 grados y apertura F2.2

Mientras que en el frontal tenemos:

  • 10 Megapixeles Dual Pixel con apertura F1.9
  • 8 Megapixeles, Cámara de profundidad RGB y apertura F2.2

En el caso de la principal podemos hacer grabaciones con reslución 4K a 60 FPS, y para alegría de los selfieadictos, la cámara frontal también admite grabación 4K.

Samsung Galaxy S10+

Samsung ha apostado por el uso de IA y añadir funciones en su software, un claro ejemplo es que no vamos a encontrar un “modo noche” como tal, ya que esto se deja en manos de la IA. Un punto este que no termina de convencerme pero que reconozco funciona bastante bien. El poder contar con tres lentes permite que hagamos verdaderas virgerías con la cámara y se adapta a la mayoría de situaciones, ademas nuevamente la IA es protagonista y reconoce un buen número de escenas para adaptarse con las condiciones idóneas para cada una de ellas.

En cuanto a calidad se refiere el Galaxy S10+ suele mantener los colores bastante naturales, aunque en ocasiones he notado que puede saturarlos ligeramente. Su nivel de detalle también es optimo, incluso en situaciones de poca luz, aunque no llega al nivel que te puede ofrecer un Pixel 3. Lo mismo pasa con el Zoom, que si bien ofrece una nitidez apreciable, tampoco parece llegar a lo que ofrece el P30 (tendría que probar este último con más detalle). Como digo puede que no sea el rey en una categoría concreta, pero si puede disputar la general.

La aplicación de cámara mantiene la linea continuista, pero ahora le ha añadido un nuevo “modo Instagram”, el cual permite publicar directamente en esta red social, aunque por suerte permite ocultarlo.

Por otro lado el enfoque dinámico cuenta con cuatro opciones, permitiendo un desenfoque del fondo normal, radial, en espiral o oscureciendo el fondo mientras mantiene el color en el objeto central. En este aspecto tenemos un nivel de detección del contorno bastante justo. Si eres de los que le gusta la calidad en el enfoque, es mejor que optes por el modo pro.

Si eres de los que gustan activar o desactivar el HDR, se siente ya que no vas a encontrar el tipico icono para activarlo o desactivarlo. Nuevamente Samsung confía en que su sistema es capaz de sacar las mejores imágenes en todas las condiciones y quiere que dejes ese control a la IA.

En lo que a las cámaras frontales se refiere, el añadido de una segunda lente nos ayuda a tener ese aspecto mas depurado, con un sistema de enfoque que ahora sí ofrece grandes resultados de detalle, nitidez y detección de contornos. Posiblemente sea el punto que mas ha mejorado con respecto al S9 y es que en distancias cortas se nota mucho la ayuda de esa segunda lente.

Galería fotográfica Samsung Galaxy S10+

A continuación te dejo algunas capturas realizadas con las cámaras del Galaxy S10, las cuales hemos subido a Flickr para que puedas verlas en mejores condiciones. Pincha en la siguiente imagen para acceder a la galería.

Samsung Galaxy S10 Plus

Grabación 4K y un sonido que no desmerece

La grabación, tanto frontal como trasera llega a resoluciones 3840×2160, siendo en la trasera capaz de llegar a los 60 FPS, sin embargo con esta configuración la estabilización de video no se puede habilitar, y tendremos que escoger formato bajar el número de frames para que que se habilite. Esto pasa también si queremos grabar en HDR10+ , debiendo en este caso bajar la resolución a FHD. Lo bueno que tiene la aplicación es que nos va indicando las limitaciones de cada resolución según las selecciones, por lo que tenemos claro que esperar de cada una.

Sinceramente aconsejo usar el formato 4K a 60 FPS en la mayoría de las situaciones, sus resultados son de una calidad a toda prueba e incluso la estabilidad es realmente buena. Sin embargo si nuestra grabación va a ser movida y requerimos de ese plus de estabilidad, bajar a FHD para activar el modo superestable nos solucionará la papeleta. Ten en cuenta que si no cuentas con un dispositivo HDR10+ donde poder ver las grabaciones, lo cierto es que no le vas a sacar todo el rendimiento a este formato.

Conclusiones finales

La que en su día parecía una barrera que no se rompería, ahora es cosa del pasado. El Samsung Galaxy S10+ es uno de los que ya han sobrepasado las 4 cifras y el modelo que hemos probado, con 8GB de RAM y 128 GB de almacenamiento se va a los 1.009€. Unas cantidades que ya empiezan a ser familiares, pero que hacen que debamos ser exigentes ante lo que compramos.

Si nos fijamos en el propio dispositivo y nos olvidamos de cifras, el Samsung Galaxy S10+ sabes que le va a encantar a la mayoría de usuarios que lo compren. Su diseño no necesita mas comentarios, pero es que la experiencia de uso no se queda atrás y redondea un magnifico terminal. El sistema de cámaras sabes que te va a cumplir en casi cualquier situación, y solo en condiciones muy especificas o para usuarios muy avanzados puede terminar mostrando sus limites.

Samsung Galaxy S10+

Sus puntos positivos son muchos, pero es que la serie S9 ya era buena y no parece que la evolución haya ido mucho más allá de implementar el sensor bajo la pantalla. Lo bueno es que si partes de un terminal muy bueno, el productos que sale solo puede ser mejor.

En resumen, es un tope de gama de garantía y en la linea de lo que en este rango ofrece Samsung. Muy recomendable, pero sobre todo para aquellos que no necesiten mirar la cuenta corriente antes de soltar el millar de euros que cuesta.

Samsung Galaxy S10+

1009€
9.2

DISEÑO

9.5/10

PANTALLA

9.5/10

CÁMARAS

9.3/10

BATERÍA

9.0/10

RENDIMIENTO

9.0/10

RELACIÓN CALIDAD/PRECIO

9.0/10

A favor

  • Una pantalla descomunal
  • Sensor bajo pantalla
  • Rendimiento a toda prueba
  • Reconocimiento facial que vuela

En contra

  • Una batería mejorable
  • No salgas de casa sin una gamuza

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.