El Realme C55 tiene el privilegio de poder decir que ha sido el primer smartphone con Android en ofrecer una función similar a la que Apple monta bajo el nombre de “Isla dinámica”, aunque en este caso Realme le ha puesto el nombre de Mini cápsula. De él ya os ofrecimos en su día un unboxing y primeras impresiones, las cuales os invitamos a leer para refrescar la memoria. Ahora llega el momento de hacer un análisis al completo y contaros como ha sido la experiencia con esta curiosa propuesta de Realme, algo que vamos a hacer en detalle a continuación.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 28

Realme C55, especificaciones:

Diseño
Dimensiones: 165.65x75.98x7.89 mm
Peso: 189,5 gramos
Colores disponibles: Sunshower y Rainy Night
Software
Sistema Operativo: Android 13
Capa de personalización: Realme UI 4.0
Pantalla
6,72 pulgadas
Resolución FHD+ 1080x2400p
Tasa de refresco de 90Hz
Tasa de muestreo táctil de 180 Hz
Brillo de 680 Nits
Procesador
MediaTek Helio G88
Memoria RAM
6 GB / 8 GB LPDDR 4X
Almacenamiento
128 GB / 256 GB EMMC 5.1
Ampliables vía tarjeta de hasta 1TB
Cámaras traseras
64 MP OV64B f/1.9
2MP sensor de profundidad f/2.4
Cámara frontal
8 megapíxeles f/2.0
Batería
5.000 mAh
Carga rápida de 33W
Conectividad
4G
Otros detalles
Mini Capsula
Sensor de huella en el lateral
Mini Capsule
Altavoces 200% UltraBoom
Puerto Jack de 3.5mm
Wi-Fi 5
Bluetooth 5.0
NFC
Precio
229 €

Un gama media en todos los aspectos

Realme tiene en la gama media uno de sus fortines, por lo que no es de extrañar que haya escogido un dispositivo como el Realme C55 para estrenar su propio concepto de “Isla dinámica”. Lo hace presentándonos un dispositivo con un diseño que en nuestro modelo apuesta por un acabado negro mate con un patrón que nos recuerda las vetas de algunas maderas, que si bien no es demasiado vistoso y logra que al menos no se reflejen nuestras huellas con facilidad.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 29

Un detalle curioso del diseño de esta trasera es que a primera vista parece que tenemos un módulo cuadrado, pero en realidad es solo efecto de un marco brillante que sirve para destacar dos módulos circulares donde encontramos las lentes del Realme C55. Estos círculos sobresalen de forma notable, lo que hace que cuando lo coloquemos sobre una superficie plana el teléfono “baile”.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 30

El contorno del Realme C55 es plano, con las esquinas redondeadas en un tono negro ligeramente metalizado. Este formato hace que sujetar el teléfono sea cómodo, sin que tienda a resbalar y permitiendo un uso correcto a una sola mano.

La parte inferior de este marco aloja el puerto USB tipo C junto con su único altavoz, pero también cuenta con un puerto jack de 3.5mm para que podamos conectar nuestros auriculares de forma cableada.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 31

En la parte superior del marco no encontramos ni puertos ni botones, dejando estos para los laterales del dispositivo. Concretamente tenemos en la parte izquierda la bandeja donde podemos alojar las tarjetas nanoSIM y microSD de hasta 1TB,, mientras que en la parte derecha encontramos los botones para subir o bajar el volumen y junto a él el botón de encendido/apagado que hace también las veces de sensor de huellas.

En la parte frontal el Realme C55 monta un panel con marcos simétricos en tres de sus cuatro lados, ya que el marco de la parte inferior es ligeramente más ancho en comparación. Este panel presenta un orificio centrado en la parte superior donde se aloja la cámara frontal.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 34

Experiencia de uso

El Realme C55 es un dispositivo equilibrado, con algunos puntos destacados que se rodean de características que podemos calificar como “de tipo medio”. Uno de estos es su pantalla, un panel LCD con brillo máximo de 680 nits con una diagonal de 6.72 pulgadas, resolución Full HD+ de 1080×2400 píxeles y una tasa de refresco de 90 Hz.

Se trata de una pantalla cumplidora con unos buenos ángulos de visión y un brillo que permite que en exteriores podamos ver con claridad su contenido. La colorimetría no destaca por su viveza no alcanzado la calidad que terminales de la misma gama nos ofrecen gracias a montar paneles AMOLED, aunque su refresco de 90Hz nos asegura un comportamiento fluido a la hora de hacer scroll en un documento o visitando un sitio web. Es un panel que cumple pero que no destaca sobre sus competidores.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 35

Junto con esta pantalla el Realme C55 nos ofrece un altavoz para poder disfrutar de nuestra música y películas sin necesidad de auriculares. Al contar con solo un altavoz no contamos con sonido estéreo, aunque gracias al modo “ultra volumen” si tenemos una buena potencia de salida, aunque a costa de perder calidad de sonido. En general tenemos un audio plano que nos saca de un apuro, pero que hace que sigamos pensando en que la mejor opción es usar unos auriculares, tanto cableados como de forma inalámbrica, mejor a ser posible con unos auriculares con soporte aptX.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 36

En el interior del Realme C55 encontramos un procesador de MediaTek, un Helio G88, el cual se acompaña en nuestro caso de 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, aunque también disponen de un modelo 8+256GB, en ambos casos pudiendo ampliar el almacenamiento mediante una tarjeta microSD de hasta 1TB. Realme ofrece la opción de ampliar la memoria RAM de forma virtual con 4 GB extras, lo que nos puede ayudar a mejorar la experiencia en situaciones complicadas.

En este caso no tenemos conectividad 5G, si no que su procesador nos limita a conectividad 4G / LTE.

Con situaciones normales este conjunto nos da un rendimiento adecuado, pero sin que podamos pedirle maravillas. Su comportamiento es bueno cuando hacemos uso de las aplicaciones más habituales como redes sociales, mensajería o navegar por la red. Cuando exigimos más y abrimos algún juego pesado se nota que el rendimiento decae, apareciendo cierta ralentización que denota que a su procesador le cuesta esa carga de trabajo y que se refleja también en su incapacidad de mantener los 90Hz de refresco.

Como suele ser norma hemos pasado el Realme C55 por las habituales pruebas de rendimiento, alcanzando los 185 puntos en Wild Life Xtreme y 736 en Wild Life de 3DMark, mientras que en PCMark alcanzamos una puntuación de 9124 y en su paso por Geekbench 5 logramos 420 puntos en un solo núcleo y 1338 en multi-core.

Lo comedido de su rendimiento y pantalla tienen una vertiente positiva y es que el Realme C55 aprovecha al máximo su batería de 5.000 mAh para que no tengamos que preocuparnos de llegar al fin del día sin problemas. Es más, con unas 8 horas de pantalla con un uso medio es fácil que alcancemos el día y medio de autonomía sin mayores problemas.

Realme nos ofrece una carga rápida de 33W de forma cableada, alcanzado un 50% desde cero en media hora, mientras que completar la carga nos lleva algo más de una hora y diez minutos. No es la brutalidad que tenemos con el Realme GT3, pero sin duda es uno de los puntos fuertes de este terminal.

MiniCapsula, una incipiente “Isla dinámica” para Android

El Realme C55 es el primer smartphone Android con “Isla dinámica”, una función que se vio por primera vez de la mano de Apple y que en el teléfono de Realme lleva el nombre de MiniCapsula. Se trata de una función en estado beta, por lo que lo que vemos es solo el inicio de lo que podría llegar a ser.

Esta función habilita una sección a ambos lados del orificio de la cámara frontal. En ese espacio Realme aprovecha para mostrarnos información junto con una animación. Esto podría ser útil para ver información como la de futuras alarmas, conteo de notificaciones, estado de la batería y cosas por el estilo, aunque de momento esto son solo intenciones ya que su actividad actual está limitada a mostrar el estado de la carga de la batería.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 42

Para habilitar esta función debemos ir a la sección de Realme Lab, apartado donde la compañía coloca las funciones que están aún en fase de desarrollo, dejando a los usuarios la opción de usarlas o no y que junto con la función de Minicápsula encontramos la de Audio modo dual y cápsula del sueño.

Al habilitar el modo de Minicápsula tenemos la opción de escoger que veremos en ella, aunque de momento solo tenemos la posibilidad de escoger que nos muestre el estado de la batería. Esto hace que cuando conectemos el cargador en la Minicápsula se muestre el estado de carga, aunque lo hace solo durante un par de segundos para luego desaparecer.

De momento Minicápsula es poco más que una curiosidad, no permitiendo ni su configuración ni habilitar que muestre otra información. Para un futuro estaría bien que pudiéramos configurar el tiempo en el que se muestra la minicápsula o que esta pudiera mostrarse con una acción táctil, pero de momento es solo un plan a futuro con poco más que decir de ella.

Realme UI 4.0, una capa sin pegas

En este dispositivo encontramos Android 13 bajo la capa Realme OS 4.0, una versión que añade una buena batería de opciones de personalización sin que ello represente un exceso de peso para manejar por parte de su procesador. El resultado es un sistema ligero, pero que con un procesador limitado no se libra de que a veces apreciemos cierto retraso al realizar acciones como mostrar animaciones o a la hora de procesar fotografías.

Realme no se libra del bloatware y encontramos diversas aplicaciones preinstaladas o que nos invitan a su instalación en el Realme C55. No es que sea algo inevitable ya que podemos desinstalarlas, pero ahí están.

Fotografía

Con una cámara frontal de 8 megapíxeles con apertura f/2.0 y un dúo trasero compuesto por una lente de 2 megapíxeles con apertura f/2.4 como sensor de profundidad y una principal de 64 megapíxeles con sensor OV64B con apertura f/1.9, el peso del apartado fotográfico recae casi en exclusiva en esta última.

No deja de ser curioso el tamaño de los círculos donde se alojan los sensores traseros y es que en comparación con lo que hay dentro de ellos se ven realmente desmesurados.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 55

En cuanto a la aplicación que Realme nos ofrece para controlar estas lentes es la habitual en la marca, con un carrusel inferior que nos da acceso a algunas de los principales modos y una barra de herramientas en la parte superior que nos brinda acceso a funciones como el HDR, el flash, etc.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 56

En función del modo escogido la barra de herramientas varía, por lo que no es lo mismo lo que vemos en el modo de video que lo que tenemos en el modo de foto. Si escogemos el modo Pro los cambios son más notorios y es que el carrusel inferior se ve sustituido por el acceso a funciones como el balance de blancos, el enfoque manual, ISO, etc.

No hay duda de que el peso de todo el conjunto recae sobre la lente principal, por lo que la lente secundaria se limita a proporcionar algo de información extra para que este sensor logre captar la profundidad para el efecto bokeh. El resto, tanto a la hora de hacer zoom como el gran angular o las fotos macro parte de las fotografías realizadas con la lente principal.

Las fotografías que conseguimos en el modo automático con condiciones de buena iluminación son bastante completas, con un buen nivel de detalle y color, aunque en algunas ocasiones tiende ligeramente a la saturación.

El modo HDR es casi imprescindible tenerlo en automático y es que el Realme C55 tiene una insana tendencia a quemar los cielos. Incluso con el HDR tenemos un halo en las zonas complicadas, mientras que sin el directamente tenemos un cielo quemado sin ningún tipo de detalle.

Un ejemplo muy claro de lo que decimos lo tenéis a continuación, donde la primera imagen sin HDR nos muestra un cielo casi completamente blanco, mientas que en la segunda con el HDR activado el cielo se ve más real pero no se libra de un halo quemado que rodea las ramas.

A pesar de contar con un sensor secundario para captare la profundidad y mejorar el efecto bokeh, lo cierto es que el retrato en el Realme C55 es muy inconsistente. En la primera imagen vemos como logra un buen recorte en una situación compleja, dejando la imagen focal bien diferenciada del fondo y difuminando este de forma muy correcta. Sin embargo, en la segunda imagen, a priori más sencilla, los resultados dejan mucho que desear al tener la imagen focal más alejada. El marco se ve más que notorio, e incluso en el recodo entre el brazo y el cuerpo tenemos una completa ausencia de recorte.

Tanto el gran angular como el zoom se realizan a partir de la lente principal, algo que se refleja en unos resultados muy dispares y con notables diferencias de color. Mientras el primero tiende a oscurecer las imágenes, el segundo tiende a blanquearlas, por lo que ambos modos son desaconsejables.

Cuando la iluminación decae el resultado de las fotografías va parejo a ello, subiendo el ISO para iluminar la imagen a costa del detalle y fidelidad de colores. Los resultados son aceptables, pero sin que pueda calificarse como buenos.

Todo lo dicho anteriormente se aplica en el mismo grado a la grabación de video, el cual podemos hacer en calidad Full HD a 60 fps como máximo, lejos de la calidad 4K que ya esperamos incluso en las gamas medias.

Galería

Realme C55

Conclusiones

Con un precio de 219€ el Realme C55 es una opción económica que tiene como principales atractivos su batería y el ser el primero con el sistema MiniCápsula. Sin embargo, a no mucha distancia la propia compañía ofrece alternativas más equilibradas que le ponen las cosas difíciles a este terminal.

Realme C55, probamos la "Isla dinámica" de Android - Análisis 77

En general podemos decir que el Realme C55 es cumplidor, con un rendimiento adecuado y una buena cámara principal, un modo minicápsula que a día de hoy es más una promesa de futuro y una autonomía que nos va a permitir llegar a fin de día con soltura.

Se trata de un dispositivo para quienes busquen un terminal accesible, sin grandes números y que cumpla en el día a día, lo que unido a un precio que en Amazon solemos encontrar por debajo de los 200€ lo convierte en una atractiva opción de compra para quienes busquen un terminal de estas características.

Realme C55

219 EUR
7.5

Valoración

7.5/10

Pros

  • Excelente autonomía
  • Buena cámara principal
  • Sistema Minicápsula
  • Carga rápida de 33W
  • Precio

Contras

  • Sin nada que le haga sobresalir
  • Un modo minicápsula en pañales
  • Rendimiento justo
  • Pantalla LCD ajustada

Síguenos en nuestros canales de WhatsApp, Telegram y Google News para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.