A lo largo de los años por nuestras manos han pasado un sin fin de dispositivos de Razer, pero sin duda pocos tan curiosos como el que hoy os presentamos. Recientemente la marca comenzó a salir de su zona de confort donde contaba con una enorme experiencia en el desarrollo de teclados, ratones y auriculares gamer, para adentrarse en otros terrenos. Un ejemplo de esto son las nuevas Razer Anzu, unas gafas conectadas que cuentan con altavoz, micrófono y conexión Bluetooth para conectarse a nuestro smartphone o a cualquier dispositivo compatible.

Razer Anzu: probamos estas curiosas gafas conectadas - Análisis 1

Razer Anzu: protección para tus ojos y además conectadas

Este tipo de dispositivos no son los únicos en el mercado, pero si forman parte de un selecto grupo en el que solo unos pocas se han adentrados. Razer nos sorprendió con el anuncio de sus primeras gafas conectadas ofreciendo como plus la opción de usar dos tipos distintos de lentes, unas transparentes y otras solares.

Apuntar que las Razer Anzu están disponibles en dos formatos: unas con diseño rectangular y otras con diseño circular. En ambos casos las podemos encontrar en tallas S/M y L para que podamos escoger las que más se ajusten a nuestro gusto y anatomía. En nuestro caso Razer nos ha enviado el modelo circular en su talla L, el cual es el que hemos podido probar durante unos días y del que hoy os contamos nuestra experiencia.

Como siempre vamos a comenzar con un rápido desempaquetado en el que veremos que nos manda la compañía al adquirir estas gafas.

Para este dispositivo se ha escogido un paquete de colores discretos, con el negro como elemento principal en su contorno y un degradado de blanco a gris en la parte frontal y trasera. En la primera se nos muestra una imagen de las gafas destacando su audio de baja latencia, contar con filtro de luz azul y lentes polarizadas.

Razer Anzu

En la parte trasera se entra en destalle en las prestaciones de estas gafas, con hincapié en su filtro de luz azul, compatibilidad con asistentes digitales, resistencia IPX4 y sus más de cinco horas de autonomía. Unos puntos destacados pero no los únicos, algo en lo que entraremos más adelante en detalle.

Razer Anzu

Dentro de esta caja nos vamos a encontrar dos nuevas cajas, ambas de color negro con el logo de Razer. La más grande viene con un estuche de piel sintética para transportar las gafas, una vez más luciendo el logo de la marca, y una pequeña caja donde tenemos las instrucciones de uso, como emparejarlo a la aplicación del móvil y una carta de bienvenida.

En la segunda caja del pack tenemos un par de lentes, en este caso lente oscuras que podemos usar cuando hace sol y que viene con un pequeño cartel con un código QR que nos ayuda con el proceso de cambiarlas. Destacar que las lentes de las Razer Anzu viene con filtrado de luz azul al 35% o polarizadas al 99% contra rayos UVA/UVB para mantener protegidos nuestros ojos.

Si miramos dentro del estuche de transporte finalmente encontramos las gafas, las cuales vienen en un interior aterciopelado para protegerlas y junto a ellas un paño para su limpieza y aparentemente nada más. Decimos aparentemente porque muy bien disimulado en el interior de este estuche encontramos un pequeño bolsillo donde se sitúa el cable de conexión con el que realizaremos la carga de las gafas.

Como dispositivo conectado las Razer Anzu vienen con una batería y para su carga Razer ha creado su propio sistema de conectores. Este consta de un cable que en un extremo tiene un puerto USB A y en el otro extremo se divide en dos, cada uno de estos extremos cuenta con un sistema de conectores que se ajustan mediante imanes a las patillas de las gafas. Esto impide que lo coloquemos mal, ya que los imanes se repelen, y nos aseguran que solo podremos colocarlos en la posición correcta.

Razer Anzu: probamos estas curiosas gafas conectadas - Análisis 5

Ya con las Razer Anzu en las manos tenemos unas gafas de pasta de color negro brillante que destaca por unas generosas patillas y es que en ellas se alojan el grueso de la ingeniería del dispositivo. Este tamaño hace que también tengan el peso principal del dispositivo, lo que ayuda a que se asienten mejor, pero que a cambio les hace demasiado aparatosas y algo incomodas de llevar durante periodos prolongados de tiempo. Las patillas se abren y pliegan con un sistema de muelle, no se trata de una patillas fijas, si no que se puedan retirar y lo cierto es que es un proceso que más de una vez nos ha pasado si querer. Con el simple hecho de plegarlas hemos visto como en ocasiones una de las patillas se “soltaba” y teníamos que volver a colocarlas.

En la parte externa de las patillas tenemos el logo de Razer y bajo la Z del logo un pequeño punto que sobresale. Esto no es más que una forma de indicarnos la posición de los controles táctiles con los que manejar el dispositivo.

Razer Anzu: probamos estas curiosas gafas conectadas - Análisis 6

En estas patillas encontramos también los altavoces de 16 mm, cuyo resultado de sonido ha sido sorprendentemente bueno y micrófonos de patrón de captación omnidireccional que ha sido otra de las agradables sorpresas del dispositivo.

Este ha sido un curioso dispositivo a probar y es que no veo que se trate de un aparato destinado a un amplio espectro de público. Tratando de llevarlo con un uso lo más normal posible he usado las gafas tanto en interior como en exterior, algo en lo que he agradecido el contar con las lentes “de sol”. Eso sí, cambiar las lentes implica tener que presionar sobre ellas de forma contundente, tanto para retirarlas como para colocarlas, algo que me ha hecho sudar tinta ante la impresión de que se romperían en el intento. Por suerte esto no ha sucedido, aunque os aconsejo no hacerlo a menudo ya que no es un proceso agradable.

A la hora de probarlas he podido comprobar como no son especialmente cómodas, siendo el tamaño y peso de sus patillas el principal escollo con el que me he tropezado. Por supuesto al final te acostumbras, como con todo en la vida, pero eso no las hace más cómodas y no deja de ser algo que mejorar para próximas versiones.

Razer Anzu: probamos estas curiosas gafas conectadas - Análisis 9

Antes de hablar en profundidad del uso y como ha sido el comportamiento de las gafas conectadas de Razer veamos sus especificaciones.

Razer Anzu, especificaciones:

  • Lentes
    • Filtrado de luz azul (“blue light”) al 35%
    • 99% UVA/UVB gafas polarizadas
  • Auriculares
    • Controladores: 16 mm
    • Peso aproximado: 43-48 g (43g Sm Rec, 44g Sm Rnd, 46 Lg Rec, 48 Lg Rnd)
  • Micrófono
    • Patrón de recogida: Omnidireccional
  • Controles táctiles
    • Controles de música: Reproducir, pausar, saltar, anterior
    • Controles de llamada: Responder, rechazar, cambiar, finalizar
    • General: Par, potencia, activar el modo de juego y asistente virtual del smartphone
  • Batería
    • Duración de la batería: Más de 5 horas
  • Compatibilidad
    • Dispositivos con capacidad de audio Bluetooth
    • Aplicación para smartphones disponible para dispositivos Android e iOS

Experiencia de uso

Para comenzar a usar estas gafas basta con abrirlas y colocárselas en la cabeza. El sistema de encendido y apagado de las gafas es así de simple, bastando abrir o cerrar las patillas para ello. Mientras que el sistema de emparejamiento es el habitual de conectar cualquier dispositivo Bluetooth a nuestro smartphone o portátil: lo buscamos en el móvil, lo emparejamos y listo. Con esto ya podemos comenzar a usarlo, aunque como era de esperar Razer nos proviene de una aplicación con la que configurarlas.

Al comenzar a probar las Razer Anzu esta tenían su propia aplicación gratuita en la App Store y Google Play, pero curiosamente mientras escribo esta review al iniciar la app esta me dice que ya no es funcional y me pide que descargue la aplicación Razer Audio, la cual ahora sirve para configurar tanto este como otros dispositivos de la marca como los Razer Hammerhead.

Una vez instalada esta aplicación nos ayuda a conocer los toques táctiles y practicar, admitiendo pulsaciones de uno, dos o tres toques, además de pulsaciones prolongadas y una combinación de ambas (tres pulsaciones y una prologando para activar el modo juego). Esto es algo que además podemos configurar para ajustarlas a nuestra forma de usar las gafas. Además nos indica el nivel de carga de la batería y nos permite escoger entre tres tipos de ecualizador: claridad, predeterminado y refuerzo de agudos.

A la hora de controlar las gafas con toques nos encontramos con unos controles que no siempre reconocen las pulsaciones y que además requieren de una práctica para lograr usarlos. En conjunto la experiencia no ha sido la mejor y en ocasiones la acción que se ejecutaba no era la deseada, ya sea porque no daba con el toque preciso o por que no lo reconocía. Por otro lado se echa de menos poder controlar el volumen con ellos, aunque a cambio tenemos la posibilidad de invocar al asistente digital por defecto de nuestro smartphone.

En lo que a sonido se refiere las expectativas era dudosas, lo que ha hecho que el resultado haya sido una agradable sorpresa. Para empezar tenemos que tener claro que no está pensado para tener privacidad ya que su diseño open-ear hace que el sonido sea plenamente audible por cualquier persona que este cerca, aunque a un volumen muy reducido. Por otro lado seremos plenamente conscientes del sonido exterior, lo que nos permite trabajar mientras escuchamos música, sin que por ello dejemos de escuchar a nuestros compañeros, o cualquier sonido del que tengamos que estar pendientes.

Razer Anzu: probamos estas curiosas gafas conectadas - Análisis 18

En el uso dedicado a escuchar música o el sonido de una película las Razer Anzu logran ofrecer una potencia y calidad de audio destacables para un formato abierto, sinceramente esperaba menos de lo que he obtenido. Esto se aplica también a la hora de realizar llamadas, pudiendo escuchar a mi interlocutor sin problemas y con un volumen considerable.

En este aspecto el micrófono de las gafas de Razer también destaca por su buen rendimiento, algo que cuando he realizado alguna llamada y les he comentado que les hablaba a través de unas gafas ha ocasionado sorpresa al otro lado de la llamada. Todas las personas con las que he hablado me han confirmado que me escuchaban de forma clara y con buen volumen, aunque lógicamente en entornos ruidosos se colaba algo de sonido ambiente, pero sin que llegase a ser impedimento para mantener una conversación fluida.

Razer no podía haber descuidado a su público más fiel, el Gaming, lo que hace que en las Razer Anzu se ha incorporado un modo juego que reduce la latencia a 60 ms. En este punto no tenemos la más mínima queja, logrando un sonido sincronizado con la acción, eso si, tras haber logrado la combinación de toques pertinentes para activarlo.

Razer Anzu: probamos estas curiosas gafas conectadas - Análisis 19

El contar con dos lentes nos permite usar unas para cuando estemos delante del ordenador, protegiendo nuestra vista de la luz azul, mientras que las gafas polarizadas nos permiten usarlas en el exterior y proteger nuestra vista de los rayos UVA/UVB. Así tenemos un plus para proteger nuestra visión tanto a la hora de trabajar como a la hora de disfrutar de un paseo, tomarnos algo en una terraza o en el paseo marítimo si tenemos la suerte de vivir en la costa. Incluso si el día está lluvioso podremos usarlas y es que cuentan con protección IPX4, lo que impide que se dañen si nos pilla una tormenta.

Para el final hemos dejado otro de los puntos fuertes de las gafas, su batería. En las pruebas realizadas las Razer Anzu nos han durado las cinco horas que prometen, lo hace además de forma sobrada por lo que no hay nada que reprocharle a Razer en este aspecto.

Conclusiones y opinión

Desde luego las Razer Ansu son muy peculiares en lo que a quien recomendarlas. Particularmente las veo para quien pase muchas horas frente a un ordenador y necesite un plus de protección para la vista, al tiempo que busca poder escuchar música sin aislarse del entorno. A su favor tiene la comodidad de llevarlas puestas, aunque su diseño podría mejorarse en este aspecto, y un sonido que ha sido toda una sorpresa, tanto al escuchar como al ser escuchados. Tampoco podemos dejar de lado su buenas autonomía y el mimo que han puesto en su público más fiel con un “modo juego” de baja latencia. En el apartado negativo, junto con diseño mejorable tenemos un precio de 209,99€ y unos controles no siempre acertados,

Razer Anzu: probamos estas curiosas gafas conectadas - Análisis 20

A la hora de recomendar estas gafas lo cierto es que no es sencillo, basicamente porque está destinado a un público con unas necesidades muy concretas, por lo que debe ser cada uno el que valore si le compensa pagar el coste por lo que ofrecen. Si tienes una vista que sufre ante la pantalla, necesitamos un sonido con cero cancelación de ruido y al mismo tiempo queremos unas gafas que protejan nuestros ojos del sol, las Razer Anzu están pensadas para ti.

Razer Anzu

209,99€
7

Valoración

7.0/10

Pros

  • Sonido
  • Protección IPX4
  • Lentes filtro anti luz azul 35% o polarizadas UVA/UVB del 99 %.
  • Autonomía
  • Compatible con asistentes digitales

Contras

  • Diseño mejorable que le hacen incomodas tras un tiempo de uso
  • Precio
  • Controles mejorables

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.