Hace tiempo os mostramos el Endgame Gear XM1 V2 un ratón gamer del que destacamos su diseño, peso y rendimiento. Ahora la compañía ha decidido añadirle iluminación RGB, dando lugar al nuevo Endgame Gear XM1 RGB. Este ratón no se aleja del diseño de su predecesor, manteniendo su estilo y sensor óptico, aunque cambiando algunos aspectos de los cuales os vamos a hablar en este review.

Como ya hemos visto en la línea XM1, no estamos ante un ratón de tipo “extravagante” o de diseños agresivos, si no que se trata precisamente de lo opuesto, líneas suaves y limpias. Esto es algo que se ha trasladado a la iluminación, la cual esta presente de una forma que no rompe esta enfoque, pero que logra aportarle un toque de color y personalización.

Tras haberlo usado como ratón de cabecera durante unas semanas, ahora llega el momento de contaros nuestra experiencia con el nuevo Endgame Gear XM1 RGB, así que no hablemos más y vamos con ello.

Un ratón gamer también puede tener estilo

El Endgame Gear XM1 RGB es un ratón pensado para su uso gamer, pero que se aleja de la temática agresiva que desde hace tiempo estaba asociada a este tipo de dispositivos. Por contra tenemos un ratón donde todo fluye, las líneas son suaves y su aspecto busca el encanto de la sencillez, pero guardándose un as en la manga con una pequeña licencia: su iluminación RGB.

Recibimos este ratón en una caja de color negro, donde solo las especificaciones, marca y la imagen del dispositivo rompen su continuidad. En su interior una base de espuma plástica aloja el ratón, el cual además se protege con una tapa del mismo material que la base. Una pequeña oquedad en la parte frontal sirve para ocultar el cable, ya que en este caso no hablamos de un dispositivo inalámbrico.

Endgame Gear XM1 RGB

En lo que a dimensiones se refiere se han mantenido las mismas que vimos en la versión sin RGB: 122,14 x 65,81 x 38,26 mm. Aunque en el peso si se nota este añadido, lo que le leva a subir hasta los 82 gramos de peso sin el cable. Este cuerpo negro cuenta con un recubrimiento de tacto suave y acabado mate, que luce el logo de la compañía en blanco mate en la parte de la palma. Toda la base, a excepción de la parte frontal, y el lateral de la rueda de scroll cuentan con una anillo del mismo tono blanco y eso es por que son las zonas donde encontramos la iluminación RGB.

Todo en él nos recuerda al XM1 V2, desde las sensaciones de agarre a la comodidad de uso, y es que no ha habido apenas variaciones. Seguimos contando con dos botones en el lateral izquierdo, ya que es un ratón para diestros, los cuales vienen con un acabado redondeado y ligeramente brillante, lo que hace que destacar apenas sobre el cuerpo del ratón.

En la parte superior tenemos en su frontal los dos botones principales, los cuales flanquean la rueda de scroll con un patrón de líneas perpendiculares a su movimiento que hacen que sea más sencillo mantener una buena precisión en su uso. Si miramos bajo los botones encontramos una de las diferencias de este modelo, ya que la compañía ha dejado de lado los Omron del XM1 V2 para apostar por unos switches mecánicos Kailh GM 4.0, los cuales prometen una duración de 60 millones de pulsaciones.

Endgame Gear XM1 RGB

La parte frontal nos muestra la conexión fija con el cable FlexCord de 185 cm, el cual termina en un puerto USB A para conectarlo al PC y ofrece una más que aceptable flexibilidad para no interferir en nuestros movimientos.

Si le damos la vuelta al ratón nos encontramos con dos grandes zonas de PTFE para sus deslizadores, una situada en la parte superior y otra en la inferior, ambas con una buena altura y mejor respuesta de uso. Con ellas y su cable flexible logramos una libertad que nos permite efectuar movimientos rápidos y giros bruscos sin problemas.

Endgame Gear XM1 RGB

Entre los dos deslizadores encontramos el sensor óptico Pixart PMW3389 acompañado de un botón rectangular y dos pequeños LED. El botón nos permite cambiar entre perfiles de DPI, algo que se refleja en el color de los LED y que podremos configurar via software hasta los 16.000 DPI. Por otro lado y dependiendo de que LED estén iluminados podremos saber que tasa de sondeo hemos escogido para usar, con opciones de 250 Hz, 500 Hz y 1000 Hz.

Sin duda la principal distinción de este modelo sobre sus hermanos es la iluminación RGB, algo que se nota de forma sutil cuando está apagada, pero que destaca una vez la activamos. En total contamos con 14 LEDs divididos en tres zonas, los cuales además podemos configurar via software.

Especificaciones Endgame Gear XM1 RGB

Características:

  • Sensor: Pixart PMW3389 High-End (óptico)
  • Resolución: 50 CPI a 16.000 CPI (Ajustable en tramos de 50CPI
  • Aceleración: 50 G
  • Velocidad máxima: 450 IPS
  • Lift-Off (LOD): 2mm (standard) o 3mm (ajustable via software)
  • Microcontroller: 32bit STM ARM Cortex-M0 MCU
  • Iluminación RGB: 14 RGB LEDs, 3 zonas
  • Tasa de sondeo: 250 Hz, 500 Hz, 1.000 Hz (ajustable)
  • Intervalos de señal de host: 4ms, 2 ms, 1 ms
  • Latencia de procesado interno de la señal: <1 ms
  • Tipos de agarre soportado: Garra, palma y de dedos
  • Dimensiones: 122,14 x 65,81 x 38,26 mm
  • Botones principales con switches mecánicos Kailh GM 4.0
  • Número de botones: 6. 2 arriba, 2 en el lado, 1 en la rueda, 1 de cambio de perfiles
  • Materiales: Plástico (Chasis), PTFE (dezlizadores), Revestimiento de agarre seco (superficie)
  • Peso: 82 g
  • Tipo de conexión: cableado USB 2.0 Type A
  • Cable: Flex Cord de 185 cm

Precio:
69,90 €

Software, lo justo y necesario

En lo que al software se refiere este lo podemos descargar desde este link y sigue la mentalidad de ofrecer un producto sencillo, aunque esto es algo que a veces hace que se nos quede corto de opciones.

El programa de configuración nos permite actualizar el firmware del ratón y personalizar algunos puntos de su configuración. El principal es poder personalizar los cuatro perfiles de DPI que admite, pudiendo ir desde los 50 hasta los 16.000 en tramos de 50. A estos podemos darles un color o dejar el que nos viene por defecto, este servirá para que los LEDs de la parte inferior nos muestren que DPI estamos usando.

Otros aspectos que nos deja configurar son el control de ondulación o la distancia de seguimiento del sensor, además de poder mapear los botones laterales y el de la rueda de scroll. Las opciones de mapeo son limitadas y no incluyen la creación de macros.

Por supuesto contamos con la opción de personalizar la iluminación, aunque con solo tres animaciones prefijadas y dos opciones de personalización con colores fijos que podemos sincronizar o configurar por zonas. Aquí hecho de menos algo más de opciones en cuestión de personalizar los efectos y colores.

A pesar de todo y dado que la compañía aún está en sus inicios en lo que a software se refiere, esto es algo que esperamos se mejore en un futuro.

Experiencia de uso

A pesar de su bisoñez en el terreno de los ratones gamer Endgame Gear se está ganando un puesto en nuestro radar. Sus productos muestran el cuidado que la marca está poniendo para lograr hacerse un hueco en un mercado tan competitivo. El Endgame Gear XMI1 RGB es un ejemplo de como un producto no tiene que tener un precio de 3 cifras para poder cumplir con el apellido “gamer” y la experiencia nos lo demuestra.

El diseño de este ratón es realmente cómodo, posiblemente mas para agarres de tipo palmar o de dedos, aunque según la marca también para garra. Su acabado nos recuerda al tacto del terciopelo, aunque sin su espesor. Se nota suave en el agarre y a pesar de ellos firme, eso sí, al contrario que en el modelo en blanco es el modelo en negro las huellas se marcan de forma notable.

Endgame Gear XM1 RGB

La compañía ha decidido cambiar los switch y usar los Kailh GM 4.0, pero lo cierto es que el rendimiento no ha variado en nuestra experiencia con respecto al XM1 V2. Donde no han querido tocar nada es el su sensor, manteniendo el Pixart PMW3389 con 16.000 DPI, una velocidad de 450 IPS con aceleración 50G. Este ya nos pareció un acierto en su predecesor y en este modelo no ha hecho más que confirmar esta impresión. Se trata de un sensor óptico ya reputado que le asegura a la marca el ofrecer un buen rendimiento a sus usuarios, pero manteniendo un precio comedido.

Galería:

Conclusión y opiniones

Cuando se trata de jugar con el PC el ratón es posiblemente el accesorio más importante, algo que en muchas marcas se traduce en precios elevados. Con el XM1 RGB Endgame Gear ha optado por mantener un precio comedido a pesar del añadido de la iluminación, aunque lógicamente mayor que el modelo sin ella. En este caso lo encontramos por un precio de 69.95€ en Coolmod. Aún con ello bastante reducido si miramos el mercado.

De este ratón me ha gustado mucho la comodidad de uso y su tacto, además de una iluminación discreta pero de la que somos perfectamente conscientes. Su sensor sigue ofreciendo un correcto funcionamiento y sus 16.000 DPI serán mas que suficientes para la mayoría de usuarios. Por contra este acabado negro es poco sufrido y en él se marcan casi al instante las huellas, mientras que las opciones de personalización es un punto que convendría mejorar.

Endgame Gear XM1 RGB

Como en otros modelos de la marca este ratón está pensado para los que quieran un ratón con un diseño alejado de excentricidades, pero con un correcto rendimiento a la hora de jugar y un precio que no arrase su bolsillo. Endgame Gear está en el camino de hacerse un nombre en el mercado y este ratón es una mas que notable declaración de intenciones.

Endgame Gear XM1 RGB

69,95 €
8.3

Valoración

8.3/10

Pros

  • Diseño
  • Sensor Pixart PMW3389
  • Iluminación RGB
  • Rendimiento

Contras

  • Software
  • Un acabado que muestra cada huella

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.