Codemasters

Codemasters, compañía conocida por sus juegos de conducción como F1, DIRT o Grid ha sido finalmente adquirida por Electronic Arts después del vaivén con Take-Two Interactive (propietaria de 2K, Rockstar, Socialpoint, entre otros). A finales de la semana pasada, Take-Two anunciaba la intención de compra de Codemasters, que además incluye el estudio Slighlty Mad Studios, creadores de Project CARS, dentro del pack. En principio, la oferta era cercana a 1000 millones de dólares aproximadamente y se completaría en 2021, hasta que EA se ha metido en medio.

Aunque en principio Codemasters había dado el visto bueno a Take-Two, Electronic Arts ha ofertado a Codemasters una adquisición por 1200 millones de dólares, y en principio no habrá opción a contra oferta por parte de la compañía de 2K y Rockstar, dejando así al estudio británico en manos de EA. De hecho, se sumaría a Criterion Games (Burnout) y Ghost Games (Need for Speed Heat) que básicamente se dedican al desarrollo de juegos de conducción de EA, y en este caso sumaría dos estudios más afianzando su apuesta por este género.

Al parecer la adquisición es definitiva, puesto que tanto el CEO de Electronic Arts como el presidente de Codemasters han declarado sobre la misma. Ahora faltará ver como será la integración de estos estudios dentro de la familia de EA, y si no se inundarán con los ya famosos micropagos y cajas de botín que la compañía californiana acostumbra a añadir. Por otro lado, en el equipo de Slightly Mad Studios puede que no estén muy contentos, puesto que su relación con EA acabó bastante mal después del desarrollo de NFS Shift.

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Eric Herranz
Editor de videojuegos en OneTech. Creo que creo contenido. También hago directos en Twitch jugando de forma cuestionable.