Dentro del ya amplio mercado de robots aspiradores hoy os traemos una curiosa propuesta de iRobot, el Roomba i7+, un dispositivo que junto con las habituales funciones de limpieza cuenta con un elemento diferenciador con respecto al resto, es capaz de vaciar su deposito de polvo de forma automática.

Este capacidad de vaciado hace que podamos usar el aspirador y olvidarnos de él durante semanas, algo que sin duda es muy cómodo pero que lleva aparejado un sobrecoste en el precio. Durante unas semanas hemos podido probarlo y hacernos una idea de hasta que punto merece la pena su compra, algo cuyo resultado te detallamos en la correspondiente review que te dejamos a continuación.

Roomba i7+, un paso más para automatizar la limpieza del hogar

La única forma de ir evolucionando un producto es arriesgar en las propuestas, algo que particularmente me gusta ver en un fabricante ya que demuestra su capacidad de innovar y no conformarse con lo que ya hay en el mercado. iRobot ha demostrado ser valiente y con el Roomba i7+ nos presenta un robot aspirador que nos llega con una gran base de carga de tipo torre, algo muy alejado a las pequeñas bases que hemos visto en otras marcas y en cuyo secreto está el autovaciado del dispositivo.

Antes de adelantar acontecimientos vamos a iniciar nuestro habitual desempaquetado, viendo que es lo que nos llegará a casa al comprar este robot, que ya os advertimos viene en una caja de gran tamaño.

iRobot Roomba i7+

¿Que hay en la caja del Roomba i7+?

En un paquete de color blanco con trazas verde iRobot ya nos adelanta lo que vendrá en su interior, ya que no tendremos un dispositivos si no que realmente son dos: la estación de carga y vaciado y el propio aspirador. Al abrirlo nos vamos a encontrar dentro con una caja con un asa donde encontraremos el robot, la base, una segunda caja con varios accesorios y la correspondiente documentación de garantía e instrucciones.

Tanto el robot como la base son de color negro, mayoritariamente mate, pero con algunas zonas brillantes en el aspirador. La caja de los accesorios viene con un filtro extra, una bolsa para la torre, un cepillo extra u los cables de conexión. Estos elementos extra son algo que siempre me gusta ver y que se agradece, ya que evitan que al poco de comprarlo tengamos que desembolsar más dinero en repuestos. Ademas de lo mencionado encontramos también una especia de pequeño dispositivo rectangular, un curioso elemento al que dan el nombre de Pared Virtual Wall dual. De este hablaremos más adelante, pero en resumen es capaz de generar puntos donde el robot no se acerca o pasa.

El aspirador Roomba i7+ al detalle

El actor principal de esta historia tenemos un dispositivo de dimensiones bastantes comedidas, con un diámetro de 34 centímetros y una altura de 9,2 centimetros, lo que le lleva a un peso de 3.37 kilogramos. Su cuerpo negro de acabado mate ofrece un acabado que desprende calidad, con materiales que a simple vista nos dan la sensación de estar ante un terminal premium, algo que se confirma al tacto. Su diseño cuenta en la cubierta superior con una zona central. Desde el frontal hacia atrás encontramos un sensor de rastreo de pisos (RCON, una pequeña hendidura que esconde un asa, la botonera y tras ella la cámara que le sirve para posicionarse y reconocer su ubicación.

En esta botonera tenemos tres iconos entre los que destaca un botón central con la palabra Clean y al cual bordea un anillo que se ilumina, por ejemplo lo veremos en azul si está en uso o en rojo para indicar si hay algún problema o en blanco. Junto a este tenemos un icono con forma de casa que nos permite indicarle que vuelva a la base de carga y una especia de punto de mira en el lado contrario que sirve para activar el modo de limpieza Spot. Este modo se usa para limpiar un espacio en un metro de diámetro, algo que hace en espiral, primero abriéndose y luego cerrando la espiral.

En la parte inferior tenemos dos ruedas principales y una secundaria en su parte delantera. En centro lo ocupan dos rodillos multisuperficieles especialmente diseñados para ajustarse a todo tipo de suelos, mientras que en un lateral tenemos el cepillo para esquinas y bordes. También encontramos una serie de sensores de desnivel y de seguimiento de suelo, ademas de dos contactos que sirven para su carga en la base.

Otra cosa que vemos en esta parte es la “puerta de eliminación de suciedad”, la cual forma parte del deposito de 0.4 litros donde se va guardando el polvo antes del autovaciado.

Entre la parte superior e inferior tenemos una circunferencia donde vemos en su frontal el habitual “parachoques”, el cual iRobot llama sensor de tacto suave y que de base da pequeños toques a los objetos a la hora de limpiarlos. En la parte posterior lo que encontramos es el deposito, el cual se abre mediante un pulsador que lo expulsa.

Clean Base, estación de carga y vaciado automático

El Roomba i7+ destaca sobre la competencia gracias a su Clean Base, la viene en forma de torreta y sirve tanto como base de carga de la batería, como de estación de vaciado del deposito tras cada limpieza.

Su cuerpo se divide en tres zonas, en la parte inferior tenemos la base sobre la que se asienta el robot al regresar a la base y que cuenta con una pequeña cuesta con dos rebajes para las ruedas, un orificio de descarga y dos bornes metálicos para la carga del aspirador. En la parte intermedia tenemos un espacio donde un led vertical indica que tras el se haya el motor de vaciado, algo de lo que hablarás mas adelante , con un lateral perforado para la salida del aire. Finalmente en la parte superior tenemos un deposito donde encontramos una bolsa blanca donde se almacena el polvo tras cada limpieza

Como es habitual se recomienda que la base se situé con medio metro de espacio libre a cada lado y metro y veinte centímetros en el frontal. También se recomienda alejarlo de las escaleras al 1.2 metros. En la misma linea he vuelto a ignorar estas advertencias y lo he situado donde me es mas practico, con apenas un metro de espacio en su frontal y unos escasos 20 centímetros en los laterales (entre el marco de una puerta y un mueble). Una vez mas queda claro que si bien lo que indica el fabricante son las situaciones ideales, el robot se ha adaptado a su circunstancia y no ha tenido problemas para salir ni encontrar la base.

¿Como funciona el vaciado automático?

El sistema de vaciado de este aspirador es sumamente curioso y bien pensado. Si recordais ya os mencione un que el deposito del robot cuenta con una “puerta de eliminación de suciedad”, un orificio de color verde en la parte inferior. Así mismo la base de carga cuenta con el llamado “Orificio de descarga”.

Estos dos espacio se alinean cuando el robot llega a la base de carga, permitiendo que el motor situado en la parte media de la base funcione como un succionador que aspira el polvo recogido en cada limpieza y a través de un conducto lo lleve al deposito situado en la parte superior.

El deposito es accesible con solo levantar la tapa, dejando ver una bolsa que se ajusta mediante un sistema de guía con detector de presencia y la cual según la empresa tiene una capacidad para 30 depósitos. Lo cierto es que mi casa no es muy grande, pero llevamos casi el mes de uso y parece estar muy lejos de estar llena. Lógicamente todo dependerá de cada caso, pero en el mio, con un piso de tamaño medio, uno o dos usos diarios y una mascota peluda, parece que aguantará mucho más de esos 30 días prometidos.

Cuando me enviaron este robot tenía curiosidad por saber la eficacia del sistema de vaciado, si dejaría restos y como afectaría al filtro del deposito. En la siguiente imagen tenéis los restos que he apreciado tras un mes de uso, apenas unas motas en la zona de la junta. También he notado el filtro bastante limpio y es que al hacer circular el aire en sentido inverso al del aspirado se ve que el polvo que normalmente se asienta en la parte interna del filtro no lo hace en este caso, por lo que parece su duración será superior a lo normal.

Sistema de guiado y mapeo

Este robot usa el sistema de navegación inteligente iAdapt 3.0 y la tecnología vSLAM, los cuales a traves de una serie de sensores y la cámara situada en la parte superior van realizando un mapeo del hogar usando un sistema de referencias visuales para su posicionamiento. En teoría este necesita realizar varias pasadas a nuestra casa para realizar el mapeo, aunque cuenta con una opción de reconocimiento rápido para acelerar el proceso.

Lo malo que tiene este sistema es que su eficacia se ve alterada por la iluminación, por lo que es conveniente usarlo en distintas condiciones de luz para que se vaya adaptando. Aún así he comprobado que el sistema de guiado tarda en alcanzar su 100% de efectividad y hasta me costó un restablecimiento inicial para solucionar un problema de posicionamiento que me surgió al par de días de uso. Una vez solucionado estos pequeños inconvenientes el funcionamiento ha sido correcto, sin destacar, aunque ha mejorado con el paso de los días.

Por supuesto el mapeo que realiza el robot sirve para que este de forma automática planifique la mejor ruta de limpieza, pero además nosotros podemos adaptar su uso acorde a nuestras necesidades gracias a la aplicación iRobot para iOS y Android de la que pasamos a hablar.

Aplicación (demasiado) sencilla y control por voz

La aplicación del iRobot nos permite configurar y controlar los dispositivos de la marca, siendo imprescindible usarla para conectar el robot a nuestra red WiFi. Sus capacidades nos permiten actualizar el software del dispositivo, localizarlo si no sabemos donde está (mi casa no es tan grande como para usarlo), etc. Pero sobre todo nos permiten personalizar o programar la limpieza. y vaciado del deposito.

En este aspecto podemos pedirle al Roomba i7+ que limpie toda la casa o por habitaciones. Estas se generan automáticamente aunque podemos personalizarlas si lo deseamos, añadiendo habitaciones y personalizandolas con nombre. Esto lo que nos permite es pedirle al robot que limpie solo una o varias habitaciones, no necesitando limpiar toda la casa cada vez. Ademas podemos delimitar zonas de exclusión para que no pase, ya sea por que tengamos algún objeto o simplemente porque esa zona no queramos que pase por cualquier motivo.

En este aspecto tenemos que recordar que contamos con el modulo de Pared Virtual Wall dual, el cual mediante una pestaña permite que se coloque una linea virtual de hasta 3 metros que el robot no pasará, por ejemplo para bloquear el paso a una habitación. o una circunferencia de 60 centímetros que hará la misma función y que podemos usar para evitar que se acerque a una zona donde por ejemplo tengamos un jarrón o el bebedero de tu mascota.

Dentro de las opciones de limpieza no tenemos posibilidad de regular la potencia de aspirado, el cual por cierto Roomba afirma es 10 veces superior al que ofrecía la serie 600 de la marca, pero si nos permite decidir si queremos que realice una o dos pasadas. Aunque por desgracia solo lo configura de forma general y no podemos decidir número de pasada por habitaciones. Lo que si nos ofrece es un historial de limpieza, con el tiempo dedicado a la limpieza, habitaciones por donde ha pasado, incluso si hay alguna incidencia y si ha encontrado algún “punto sucio“. Es decir nos indica si ha encontrado un espacio donde detecta mas suciedad de lo habitual y donde estaba ese espacio en la casa.

Un punto a favor del Roomba i7+ es que cuenta con soporte para Alexa y Google Assistant, ademas del IFTTT, pudiendo decirle que inicie, pause, reanude y pare la limpieza, e incluso que limpie solo determinadas habitaciones. Como ferviente usuario del hogar conectado, esto es algo que siempre agradezco.

En general la aplicación cumple con los mínimos que le podemos pedir, pero hecho en falta algunas opciones. Me gustaría poder decidir el numero de pasadas por habitación, ya que no es lo mismo limpiar mi habitación que el salón, zona donde mi perro pasa gran parte de su tiempo y por ende prefiero limpiar mas a fondo. Al final es mejor optar por dejarlo todo automático y que sea el propio dispositivo el que decida. También hubiera agradecido que los avisos de error sean mas indicativos, ya que se limitan a un código que te llevan a una pagina donde te explican el problema, algo que se arregla cambiando “error xxx” por un “El aspirador no localiza su posición”.

Fácil mantenimiento, algo que siempre se agradece

Aunque el deposito del polvo del Roomba i7+ se vacíe solo, esto no quita que debamos realizar un mantenimiento general de diversas partes del dispositivo. El primero lógicamente en la sustitución de la bolsa de deposito de la base de vaciado, algo que ya hemos dicho se deberá hacer cada 30 días y que ademas cuenta con el sistema AllergenLock que cierra la bolsa cuando la extraemos que evita que salga polvo o suciedad. Un buen punto que agradecerán las personas alérgicas al polvo.

El Roomba i7+ cuenta con una filtro de alta eficiencia que atrapa el 99 % de los alérgenos del moho, del polen, de los ácaros del polvo y perros y gatos. Este se sitúa en un lateral del deposito, el cual resume a la perfección el buen diseño del este robot, con un concepto pensado para facilitarnos su uso al extremo.

Extraer el deposito es tan simple como realizar una pulsación en un lateral del robot, algo que a su vez se repite en el mismo deposito, el cual cuenta con un botón para liberar la tapa que nos da acceso al espacio de almacenamiento. En el lateral de este deposito encontramos el filtro, el cual se retira deslizando por unas ranuras que facilitan su cambio.

Sobre la parte superior del deposito se nos advierte que el filtro no es lavable, pero que una vez retirado si podemos limpiar el deposito bajo el grifo, dejándolo impoluto y casi como si fuera nuevo.

Este mismo concepto de sencillez del Roomba i7+ se encuentra en la parte inferior, donde los rodillos principales se pueden extraer con solo pulsar una pestaña que los libera, mientras que el cepillo lateral se puede desenroscar con un destornillador o usando una moneda.

En la aplicación se nos muestra los plazos de sustitución y limpieza, aunque no lo hace por nivel de uso como otros sistemas, si no que se limita a darnos unos plazos recomendados de limpieza y recambio.

Lo cierto es que el fácil mantenimiento es uno de los puntos que mas me ha gustado del Roomba i7+, una o dos pulsaciones te dejan acceder a la mayoría de puntos a limpiar. Rodillos y deposito quedan como nuevos en unos segundos y un paño humedecido limpia los sensores en un instante. Para los que huyan de las complicaciones el sistema es inmejorable.

Experiencia de uso con el Roomba i7+

No tenemos datos de potencia de aspirado, por lo que la única forma de valorar sus capacidades de aspirado es el uso practico. En este aspecto tenemos que tener presenta que mi casa cuenta con suelo de tarima y soporta un perro de pequeño tamaño pero con un pelo fino y largo que no todos los aspiradores puede controlar.

El Roomba i7+ cuenta con un tamaño ligeramente más pequeño en diametro que otros dispositivos similares, adentrándose en la espesura de las patas de las seis sillas de mi salón de una forma mas que notable. Posiblemente el robot que mejor ha salvado esta situación. Su potencia de aspirado logra una limpieza mas que aceptable y aunque inicialmente su sistema de mapeo se ve algo “perdido”, va mejorando con el paso de los días. Eso si, sin llegar al nivel del mapeo por laser, sobre todo si la iluminación no acompaña.

Su batería promete una autonomía de 75 minutos, aunque si nuestra casa en muy grande podemos configurarlo para que si es necesario retorne a la base, se cargue y prosiga la limpieza. En mi caso no ha sido necesario ni aun programándola para dos pasadas, sobrándole bastante de esa autonomía.

Su tamaño y capacidad permiten que el aspirador te de un buen resultado de limpieza, adentrándose en la espesura de las patas de las seis sillas de mi salón de una forma mas que notable. Posiblemente el robot que mejor ha salvado esta situación. Su cepillo lateral consigue

El tema del vaciado automático es un elemento diferenciador, sin duda. Poder olvidarte de andar vaciando el deposito es algo de agradecer. Puedes estar semanas sin preocuparte, mas allá de un mantenimiento mínimo, e incluso si lo programas para que todos los días limpie a una hora, prácticamente te olvidas del aspirador, tu ves tu casa aspirada y eso es todo lo que te preocuparás.

Su aplicación me parece que debe mejorar, ya que actualmente a estos niveles quiero mas opciones de control, que me indique con avisos cuando limpiar los rodillos, que me diga que vacié el deposito de la base, que cuando encuentre un error este se me indique con palabras y no códigos. Pequeños detalles que no debería costar de implementar y que mejoran la experiencia de uso.

Un detalle que no he podido probar, pero que desde iRobot nos confirman, es que si contamos con un friegasuelos Braava Jet m6 podremos sincronizar ambos dispositivos para que limpien en conjunto. Como digo no he podido probarlo por lo que no puedo opinar al respecto, pero que será muy interesante para los que ya cuenten con este dispositivo.

Conclusiones

Tras una larga lista de robots probados a mis espaldas tengo bien claro lo que busco. Agradezco opciones como Alexa o el contar con una buena aplicación, pero sobre todo prima la limpieza y la capacidad de que el dispositivo llegue al mayor número de sitios posible, detalles que son los que finalmente cuentan en un robot cuya principal misión es mantener limpia la casa.

En lo que ha limpieza se refiere, el dispositivo de iRobot cumple en espacios abiertos y se defiende bien en esquinas y rodapies, aunque lógicamente siempre hay puntos donde no llegará. Esto es algo que pasa en el resto de aspiradores, y pasará al menos hasta que aprendan a cerrar puertas o mover muebles.

De lo que me ha encantado del dispositivo es su sensación de construcción solida y materiales de calidad, pero sobre todo me ha gustado el poder despreocuparte de todo, solo pongo el aspirador y me olvido, estando semanas sin tocarlo más que para limpiar el polvo que sobre el se acumula, sin tener que vaciar su deposito ni hacer nada. Este tipo de innovaciones me parecen dignas de elogio y contribuyen a mejorar los sistemas de limpieza, sin embargo su coste repercute sobre el precio de una forma demasiado elevada.. Esto hace que su recomendación sea para una persona para la que el dinero no sea problema, en caso contrario igual te compensa mas el esfuerzo de vaciar el deposito y ahorrarte un dinero.

El Roomba i7+ con la Clean Base tiene un precio en su web de 1.199.99€, mientras que sin la base se queda en 699.99€. La diferencia es muy notable por lo que indudablemente es algo a tener en cuenta a la hora de recomendarlo, sin embargo en Amazon lo encontramos por 799€, un precio que sin duda le hace mucho mas atractivo y si lo que buscas es un robot que te de mas comodidad, despeja las dudas sobre si merece la pena recomendarlo.

iRobot Roomba i7+

1.199.99 €
8.6

Valoración

8.6/10

A favor

  • Vaciado automático del deposito
  • Fácil mantenimiento
  • Con Alexa y Google Assistant

En contra

  • Una app que necesita mejorar
  • Sistema de mapeo dependiente de la luz
  • Precio

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.