Los auriculares inalámbricos nos permiten olvidarnos de esos cables que se nos enganchan en cualquier lado, de pelear con “por donde pasarlo” para que no nos molesten o si pelearnos en busca de un adaptador si nuestro smartphone es de los que han prescindido de puerto jack. Sin embargo no todos son pros, también hay algunos contras, destacando la batería y la sujeción e nuestros oídos. Hoy os mostraremos los nuevos JBL Reflect Flow, unos auriculares que presumen de haber acabado con estos problemas, ¿Lo habrán conseguido? sigue leyendo para saberlo.

JBL Reflect Flow

JBL Reflect Flow, “deportista” para el día a día

Los JBL Reflect Flow están diseñados pensando en un usuarios deportista, aunque no limitado a este tipo de uso. Esto es algo que se refleja en su diseño, que podíamos calificar de “duro”, aunque dependiendo del color escogido se ve mas o menos suavizado. En mi caso he contado con el modelo en color negro, pero lo puedes encontrar en un azul celeste menos agresivo.

No hablamos de un dispositivo pequeño y es que su tamaño le hace sobresalir del plano de la oreja, pero esto tiene su razón de ser. Para ser totalmente sinceros al verlos la impresión que tuve fue que eran muy grandes, sin embargo JBL ha demostrado como incluso con este tamaño, un buen diseño permite que te olvides de ellos, literalmente, y te concentres en la música.

Los JBL Reflect Flow viene en una caja que permite que veamos todas y cada una de sus piezas sin tener que abrirla.

En el paquete tenemos los propios auriculares y un estuche rectangular de buen tamaño, el cual cuenta con un puerto microUSB para carga e imanes para sujetar los auriculares en sus receptáculos. También nos encontramos con 3 almohadillas de diferente tamaño y 3 alerones Freebit de diferente tamaño. Son estos precisamente parte del secreto del espíritu deportivo de los JBL Reflect Flow, por lo que vamos a ahondar en ellos.

Un diseño cuyo secreto está en su alerón

Los auriculares en si constan de un cuerpo metálico en color gris, una parte interior en un llamativo rojo y una parte exterior de plástico, negro en mi caso. La parte interior (la roja) permite que añadamos una almohadilla en su extremo y un alerón Freebit.

JBL Reflect Flow

Este alerón tiene un peculiar diseño patentado por JBL. Su forma hace que podamos incrustar su almohadilla en dirección al canal auditivo, mientras que su “aleta” se adapta a la perfección a la concha de la oreja (la parte central). Esto traducido al lenguaje popular significa que se queda encajado y ya puedes saltar o hacer el pino, los JBL Reflect Flow no se van a mover un milímetro. Con diferencia son los más estables de todos los auriculares inalámbricos que he probado.

Este curioso diseño hace que se queden tan ajustados que, aunque no cuenten con cancelación de ruido, lo cierto es que el aislamiento que producen hace que no lo eches en falta. Sorprendentemente efectivos en este aspecto.

Control en cualquier situación

Al igual que en los JBL Tune 120TWS, en este modelo también manda el auricular derecho, por lo que si este lo guardamos el izquierdo dejará de funcionar. En la parte externa de ambos tenemos una superficie de goma con las iniciales JBL en ellas y un pequeño LED. Este nos indica el estado del auricular, ya sea si se está emparejando, cargándose o bajo de batería.

Para comenzar a usarlos basta sacar los auriculares del estuche, momento en el que el LED comenzará a parpadear en azul indicando que está en modo emparejamiento. Solo debemos buscarlo en nuestro smartphone y vincularlo.

Los controles se basan en una serie de toques, dependiendo de como lo hagamos y en que auricular, el resultado será distinto. Si lo hacemos en el auricular de la derecha un toque pausa o inicia la reproducción, o bien contesta una llamada si nos llaman o cuelgan si estamos hablando. Dos toques servirá para llamar al asistente virtual. Si estos toque se hacen sobre el auricular izquierdo podremos avanzar una canción con un doble toque, o activar las tecnologías Ambient Aware y TalkThru, de las que hablare más abajo, con un toque.

Los toques no son por contacto, si no que es necesario presionar para activarlos, algo que no es muy cómodo cuando tienes el auricular incrustado en tu oído pero que permite que puedas usarlos aún con las manos sudorosas o mojadas.

Experiencia de uso

Antes de hablar de mi experiencia de uso es recomendable hacer un repaso de las especificaciones técnicas de este dispositivo, así como de su estuche de carga. En los auriculares inalámbricos no se puede separar el uno del otro.

Especificaciones JBL Reflect Flow

Características:

  • Amplificadores dinámicos de 5,8 mm
  • Respuesta de frecuencia: 20 Hz – 20 kHz
  • Sensibilidad: 102 dB SPL a 1 kHz/1 mW
  • Nivel de presión sonora (SPL) máximo: 96 dB
  • Sensibilidad del micrófono: -40 dBV a 1 kHz/Pa
  • Impedancia de los amplificadores: 14 ohmios
  • Potencia del transmisor Bluetooth: < 9,5 dBm
  • Modulación del transmisor Bluetooth: GFSK, π/4 DQPSK, 8 DPSK
  • Frecuencia de Bluetooth: 2,402 GHz-2,48 GHz
  • Versión del perfil Bluetooth: A2DP 1.3; AVRCP 1.5; HFP 1.6
  • Versión de Bluetooth: 5.0
  • Batería de los auriculares de ion de litio auriculares 110 mAh/3,7V
  • Batería del estuche de carga de ion de litio: 850 mAh/3,7 V (30 horas + Carga rápida)
  • Tiempo de recarga: <2 horas si están totalmente descargados
  • Tiempo de reproducción con BT: hasta 10h
  • Peso: 85 g
  • Resistentes al agua

Precio:
149.90 €

Grande, es el adjetivo que mas se ajusta a este dispositivo, no solo en los propios auriculares, si no también a su estuche. Con é logramos 20h más de batería , lo que hace un total de unas impresionantes 30 horas de autonomía total. Una cifra admirable y de agradecer, pero que junto con el espacio necesario para albergar el diseño con alerón, resulta en estuche con un tamaño demasiado grande para llevarlo en el bolsillo del pantalón. También choca que a estas alturas sigamos encontrando un puerto microUSB para cargarlo, cuando ya esperábamos un USB tipo C al igual que está pasando en el mercado de los smartphones.

JBL Reflect Flow

A favor tenemos un estuche con un diseño más resistente que el que por ejemplo ofrece el Tune 120TWS, así como una bisagra oculta que no afea sus lineas.

Los auriculares siguen la tónica en cuanto a tamaño y sobresalen de nuestra oreja de forma reseñable, aunque son muy cómodos de llevar y se ajustan con una precisión sorprendente. Lo mejor es que logran un aislamiento que ayuda a mejorar la percepción del sonido, el cual si bien no es mejor que el del Tune 120TW, en exteriores si lo parece al lograr que no tengamos injerencias de los sonidos que nos rodean. Nuevamente nos encontramos con unos dispositivos que ofrecen un buen resultados en los graves y medios, bajando de forma acusada en la frecuencia de los agudos. Por desgracia la falta de una aplicación nos impide realizar cualquier tipo de ajuste en sus balances.

Por otro lado el micrófono sigue siendo un punto que no convence. Mantener una conversación normal en una llamada es a base de elevar el tono, no logrando diferenciarlo el sonido de los ruidos de la calle.

JBL Reflect Flow

Un punto interesante son las funciones de Ambient Aware y TalkThru, las cuales se activan con una pulsación en el auricular izquierdo para el primero y una segunda pulsación para el modo TalkThru. La primera hace que el sonido baje permitiendo que escuchemos lo que nos rodea, mientras que la segundo lo hace a un más y nos permite mantener una conversación sin tener que quitarnos los auriculares.

Finalmente no podemos dejar de valorar una autonomía que es uno de los puntos fuertes de los JBL Reflect Flow, permitiendo que podamos estar días de uso normal sin necesidad de cargar su estuche y es que 30 horas de reproducción dan mucho juego.

Conclusión

Los JBL Reflect Flow salen por un precio de 149.00€, estando enfocados hacía un público bastante concreto, el deportista. En lo que a calidad de sonido se refiere mantiene un nivel bastante buenos, pero donde sobresale es en su sujeción y estabilidad. Su diseño freebit, una autonomía de larga duración y resistencia al agua IPX7, permiten que podamos salir a correr o realizar otro tipo de ejercicio sin temor a que se caigan o que nuestras manos sudorosas impiden que sus controles respondan.

JBL Reflect Flow

Sin embargo si lo necesitamos para un uso diario como nuestros desplazamiento al trabajo o la universidad, su tamaño puede ser excesivo para aconsejarlo. Si a esto le unimos un micrófono que necesita mejorar, contamos con alternativas más recomendables en el mercado.

En resumen, JBL no engaña cuando anuncia los JBL Reflect Flow como sus auriculares para deportistas, por lo que si este es tu caso deberías plantearte su compra, pero si no lo es, hay modelos más aconsejables.

JBL Reflect Flow

149.00 €
8.2

Valoración

8.2/10

A favor

  • Autonomía
  • Diseño
  • Aislamiento
  • Certificación IPX7

En contra

  • Peso
  • Estuche de gran tamaño
  • Un micrófono que sigue sin convencer

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.