JBL está de celebración tras haber alcanzado el hito de lograr vender 100 millones de altavoces, un logro que se une a la presentación de una nueva web para el mercado español. La compañía quiere seguir creciendo en nuestro país y lo hace con dispositivos como el que hoy analizamos para vosotros, los JBL Tune 120 TWS, unos auriculares inalámbricos intraurales de los que vamos a contaros nuestra experiencia.

JBL Tune 120TWS

El sonido JBL más portátil, adiós a los cables

Uno de los mejores puntos de este tipo de dispositivos es su portabilidad, pero esto hace que muchos veces el sonido este lejos de lo que esperamos de unos auriculares de calidad. El sello JBL hace que seamos exigentes, las experiencias con la marca han sido mayoritariamente buenas, lo que hace que de los JBL Tune 120TWS esperemos mucho, incluyendo la atención al detalle, por lo que antes de comenzar a hablaros de ellos vamos a hacer un repaso a sus características.

Especificaciones JBL Tune 120TWS

Características:

  • Peso: 73 gramos
  • Sonido JBL Pure Bass
  • Tactiles en ambos auriculares
  • Acceso a asistentes digitales
  • Tamaño de los amplificadores dinámicos: 5,8 mm
  • Sensibilidad de los amplificadores a 1 kHz/1 mW: 96 dB
  • Intervalo de respuesta de frecuencia dinámica: 20 Hz – 20 kHz
  • Máxima potencia de entrada: 15 mW
  • Impedancia: 14 ohmios
  • Versión de Bluetooth: 4.2
  • Potencia del transmisor Bluetooth: 0-10 dBm
  • Modulación del transmisor Bluetooth: GFSK, π/4 DQPSK y 8 DPSK
  • Frecuencia de Bluetooth: 2,402 GHz – 2,48 GHx
  • Perfiles Bluetooth: A2DP 1.3 AVRCP 1.5 HFP 1.6
  • Tipo de batería: Batería de ion de litio (85 mA/3,7 V)
  • Tiempo de recarga: menos de 2 horas si está totalmente descargada
  • Tiempo de reproducción: 4 h mas 12 de la base de carga

Precio:
99.00 €

En su caja los JBL Tune 120TWS vienen con un cable USB a micro US, el cual nos permite cargar su estuche y este a su vez los auriculares. También tenemos tres pares de almohadillas de silicona, pudiendo escoger el que mas se ajuste a nuestro oído en función de su tamaño. Se completa con el propio estuche, los auriculares y las habituales hojas de guía rápida y garantía. Es conveniente que mires la guía ya que en ella tendrás las instrucciones táctiles, aunque por supuesto te mostrará las mismas en esta review.

Diseño con puntos a mejorar

Este modelo cuenta con 4 colores disponibles: azul, rosa, blanco y negro. En mi caso he podido probar este último modelo, el menos llamativo pero con ese toque de elegancia que le suele dar este color.

El estuche y base de carga cuentan con un diseño de lineas redondeadas exceptuando una banda que lo recorre en su perímetro, inicialmente parece que está ahí para permitir colocarlo de pie, pero es una impresión equivocada ya que tiene un angulo que ineludiblemente le hacen caer hacia delante.

JBL Tune 120TWS

En la base de este contorno tenemos una pequeña tapa de goma, la cual sirve para tapar una conexión microUSB con la que se carga la batería de este estuche. Esto se puede hacer con un cable micro USB a USB A que viene en la caja de JBL.

Mientras que la parte trasera solo muestra la bisagra para levantar la tapa del estuche, el frontal cuenta con las letras JBL en un acabado brillante que contrasta con el negro mate del resto del cuerpo.

JBL Tune 120TWS

Las dos partes del cuerpo del estuche se dividen con unos biseles alisados y brillantes como el logo, lo que hace que sea más notoria la división. La pestaña que nos sirve como ayuda para alzar la tapa, también se usa para situar en esa zona tres discretos LED que nos indican la carga de la batería.

JBL Tune 120TWS

En general la impresión que da el estuche del JBL Tune 120TWS es que es grande y más pesado de lo que seria deseable, no es que sea exagerado, pero si apreciable. Su diseño, a pesar de ser casi imposible ponerlo de pie, es cómodo y fácilmente transportable, aunque sus medidas y peso harán que si lo llevan en el bolsillo seas plenamente consciente de su presencia. El que la trasera deje ver tan claramente su bisagra metálica rompe la armonía y no es algo que me haya gustado, hay sistemas más discretos y estéticos por los que apostar.

JBL Tune 120TWS

Ya en la parte interior contamos con dos espacios magnetizados dentro de los cuales hay tres pines retráctiles. Aunque aparentemente son iguales y podríamos equivocarnos al situar los auriculares, lo cierto es que las cargas magnéticas están situadas de tal forma que al tratar de meter un auricular en el lugar incorrecto, este es repelido. Es decir que solo hay una posición posible. Por otro lado el propio marco superior de la parte inferior está también magnetizado , lo que permite que podamos apoyar en ellos los auriculares.

JBL Tune 120TWS

Sin cancelación de ruido, pero con buen aislamiento

Hablando ya de los auriculares en si, estos tiene un diseño tipo botón, vamos del estilo Galaxy Buds y no tipo Airpods. Su cuerpo consta de una parte externa (la que se ve con ellos puestos) de color negro brillante y una parte interna que va dentro del oído y es de color gris mate. La parte exterior presenta una superficie de goma que es la parte táctil con la que controlaremos el dispositivo. También tenemos una linea LED que indica desde el emparejamiento a la batería. Por su parte la parte interna cuenta con tres pines que son los que se conectan al estuche de carga y terminan en una especie de cuello que permite añadir el extremo de silicona que se adaptará a nuestro conducto auditivo.

La caja del JBL Tune 120TWS trae tres pares de extremos de silicona, cada uno en un tamaño para adaptarse a cada tipo de oído. El sistema es eficaz, muy eficaz. Si escoges el tamaño correcto los auriculares de aferran a tu conducto auditivo y es poco probable que se mueva, ademas hace una especie de sellado que nos aisla, no es como un sistema de cancelación de ruido, pero si permite minimizar de forma muy sustancial el ruido externo.

JBL Tune 120TWS

Los JBL Tune 120TWS cuentan con conectividad Bluetooth 4.2 y aunque son inalambricos el que lleva la batuta es el auricular derecho. Es decir podemos escuchar música con solo el auricular derecho, pero no con solo el izquierdo, ya que en el momento en que guardemos el primero en su estuche, el izquierdo dejará de funcionar. Esto se aplica también al tema del micrófono, el cual se sitúa en un lateral del auricular derecho.

Para controla la reproducción de música podemos ir hacia delante o hacia atrás con una o dos pulsaciones en el auricular izquierdo. En el auricular derecho podemos pausar la reproducción o iniciarla, contestar una llamada o colgarla, mutar el micro con una pulsación prolongada e incluso invocar al oportuno asistente digital con un doble toque.

Experiencia de uso

Bien grande en la caja del dispositivo JBL anuncia que estos auriculares cuentan con tecnología Pure Bass, lo que deja entrever que los graves no van a ser problemas. En la experiencia del día a día he podido comprobar que los drivers de 5,8 mm, que ofrecen un rango de frecuencia de 20 Hz a 20 kHz, dan un sonido compensado, sin que una frecuencia llegue a pisar al resto, pero con un esperado predominio de los graves.

Aunque en general siempre han ofrecido una buena respuesta, hecho de menos una aplicación que me permita toquetear con un buen ecualizador, se hace raro que un dispositivo de este nivel no lo ofrezca. A pesar de ello debo reconocer que JBL ha cumplido en lo que a calidad de refiere. Tampoco se queda atrás en potencia y es que pocas veces necesitaras poner el volumen al máximo, esto se mejora con un ajuste preciso que hace que casi no añoremos la cancelación de ruido.

Donde la experiencia no ha sido la adecuada a sido a la hora de jugar, estos no son dispositivos pensados para un público gamer y se nota. Olvídate de usarlos para CoD o juegos similares, antes de que te des cuenta estarás muerto ya que cuando te llegue el sonido de un disparo… será tarde.

JBL Tune 120TWS

Donde los JBL Tune 120TWS flojean de forma notable es el uso como manos libres. Cuando realizamos una llamada nuestro interlocutor nos escuchará de manera lejana, poco nítida y acusando cualquier ruido externo, desde el simple viento a los ruidos habituales de una ciudad. El micro no es su plato fuerte sin duda e incluso a la hora de usar el asistente de voz, si es en exteriores nos va a costar comunicarnos.

Como se suele decir, una de cal y otra de arena. Tras las buenas sensaciones generales de sonido y las no tan buenas del micro, vamos a hablar de su estabilidad. La conexión Bluetooth 4.2 es estable y consistente, permitiendo movernos por casa sin que tengamos saltos a una distancia prudencia. En mi caso me he alejado una decena de metros sin problemas.

JBL Tune 120TWS

En cuanto a autonomía, 4 horas de batería de los auriculares, mas 12 horas de su base de carga nos permite disfrutar de hasta 16 horas de reproducción. Cifras que en general se han cumplido. Ademas con 15 minutos de carga tenemos una hora de música, por lo que si nos quedamos sin batería, unos minutos en su estuche son suficientes para seguir.

Conclusiones

Los JBL Tune 120TWS se venden por 99.99€, aunque en Amazon podemos encontrarlo por 89.99€. Si tenemos que valorar para quien es aconsejable no hay muchas dudas, un publico para el que la calidad de sonido sea un prioridad y no piense usarlo para jugar ni para escuchar mientras hace deporte. El sonido de JBL destaca, junto con un buen aislamiento y una autonomía que está en la linea del este rango de precios.

Los que busquen escuchar música de camino al trabajo, la universidad, o simplemente desconectar con sus canciones favoritas, esos disfrutarán con los JBL Tune 120TWS. Aquellos que busquen más, en el mercado hay otras opciones que deberían barajar, incluyendo algunos de la propia JBL.

JBL Tune 120TWS

99.00 €
8.1

Valoración

8.1/10

A favor

  • Volumen
  • Ajuste firme
  • Calidad de sonido, destacando los bajos
  • Conexión estable

En contra

  • Peso del conjunto
  • Micrófono pobre que no permite una buena conversación
  • Sonido con retardo en juegos

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.