Estas leyendo
Razer Panthera EVO para PS4, el stick arcade para juegos de lucha

Razer Panthera EVO

Determinados juegos se disfrutan mejor con un hardware especifico, si quieres conducir un volante te facilitará las cosas, si hablamos de juegos tipo shooter un buen ratón como el basilisk te facilitará las cosas y si hablamos de juegos de lucha, el nuevo Stick arcade Panthera EVO de Razer ha sido diseñado para ser tu complemento perfecto para tu PlayStation 4.

Presentado durante el torneo EVO 2018 este mando es una evolución del Razer Panthera y ha sido desarrollado con la ayuda de algunos de los mejores jugadores del mundo como Xian Ho Kun o  Kenny Omega. Gracias a su feedback se ha buscado ofrecer no solo un buen rendimiento y precisión, si no también todas las personalizaciones posibles para adaptarse al estilo de juego de cada jugador.

Esta nueva generación de producto se centra en la precisión, consistencia y el mejor rendimiento del mercado, el cual resuene a través de profesionales y fans de los juegos de lucha.

Arcade, pero con el hardware más actual

Uniendo un marcado estilo Arcade con el mejor hardware de Razer, este nuevo dispositivo tiene unas dimensiones de 385 x 269 x 121 mm y un peso de 2,1 kilogramos. Se conecta a nuestra consola con un cable de 3 metros, por lo que no la distancia no es un problema.

Panthera EVO

En la construcción del Razer Panthera Evo se han usado los Switches Mecánicos de Razer que resisten hasta 30 millones de pulsaciones. Dentro de una caja con diseño Vewlix de 8 botones, y palanca Sanwa, se mantienen los posibilidades de personalización del modelo anterior e incorpora un conector Jack para auriculares.

Relacionado  Honor 8 Pro, primer contacto con su desempaquetado

El nuevo Razer Panthera Evo está disponible en la tienda de Razer por un precio de 199.99€

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro
Pedro
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.