Estas leyendo
Razer Basilisk análizamos este ratón gamer para FPS

Razer Basilisk

Los ratones están adquiriendo una mayor importancia en el mundo gamer debido al empeño de algunos fabricantes lanzado dispositivo especialmente pensados para ellos. Ocasionalmente se lanzan ratones no solo gamers, si no que están pensado para un uso concreto como es el caso del que hoy analizamos.

Razer Basilisk , el mouse para juegos FPS

El Razer Basilisk está pensado para ofrecer la mejor experiencia en juegos del tipo FPS, o Shooter en primera persona. Su diseño guarda el estilo Razer incluso antes de sacarlo de la caja, donde los habituales colores verde y negro son predominantes. En el interior de la caja, acompañando a nuestro protagonista encontramos el habitual manual, una tarjeta de felicitación por tu elección, un par de pegatinas y dos pequeñas piezas  metálicas que más abajo os explicaré para que sirven.

Un solo vistazo basta para reconocer al Basilisk como un producto Razer, no solo por su diseño, si no por el gran logo iluminado de la marca que ocupa buena parte del cuerpo. Fabricado con un plástico de color negro, que denota calidad, cuenta con un total de 10 botones/acciones que podemos configurar con el software Synapse 3.0 y con el que es totalmente compatible.

Múltiples botones, múltiples opciones

En la parte superior encontramos los dos botones principales que flanquean a la rueda. Sobre esta encontramos dos pequeños botones que de inicio vienen configurados para controlar la sensibilidad del embrague. En el lateral derecho tenemos una zona de goma rallada, sin más, mientras que en el lado izquierdo encontramos un resalte donde apoyar el pulgar, dos nuevos botones pre-configurados como avance/retroceso y el gatillo extraible, con el que podemos ajustar la sensibilidad de forma temporal. Este último es muy útil cuando estas en ese momento en un juego donde debes realizar giros con rapidez. Manteniendo pulsando sobre él podemos variar la sensibilidad y realizar esos giros rápidos cuando lo necesitemos. También podemos configurarlo para lo contrario y que cuando lo pulsemos podamos bajar el DPI, el cual fluctúa entre los 100 y los 16000.

Relacionado  Nos convertimos en Superhéroes con Megaton Rainfall

Aquí entran en juego las dos piezas que venían en la caja, ya que son reemplazos para este gatillo, pudiendo ponerlo de dos longitudes distintas o quitarlo y tapar la zona si no lo vamos a usar. Su colocación es simple ayudada por un ajuste imantado que lo mantiene firmemente en su sitio, pero que permite cambiarlo sin problemas.

Razer Basilisk

No podemos dejar de remarcar que Razer promete para sus switches mecánicos una vida útil de hasta 50 millones de clicks, y no, no lo he comprobado, pero esto te asegura que tienes ratón para rato.

En la parte inferior del Basilisk encontramos tres áreas de teflón sobre las que se desliza el ratón, el sensor óptico 5G de 16000 ppp, una pequeña rueda que nos permite ajustar la dureza de la rueda principal y un botón para cambiar entre los perfiles que le hayamos dado. Estos perfiles se crean desde el mismo software Synapse. Sobre dicho botón veremos un pequeño Led que nos indica cuando cambiamos entre perfiles.

Razer Basilisk

Synapse 3.0 para una máxima personalización

Nada más conectar el Razer Basilisk a nuestro PC se instalará el Sotfware Synapse 3.0, el cual es realmente completo y nos permite no solo llenar de colorido nuestro ratón, si no que nos da un completo set de opciones para configurarlo a nuestro gusto.

Para empezar podemos crear varios perfiles que se añadirán al ratón y que podemos cambiar con el botón situado en la parte inferior. Cada perfil puede tener asignadas diferencias acciones para los botones, una sensibilidad especifica, ejecutar macros, o incluso el abrir una aplicación o programa. Esto es útil para configurarlo dependiendo del uso que le vayamos a dar, no siempre estamos jugando ¿o si?.

Relacionado  Razer presenta sus nuevos accesorios para PlayStation 4

Por otro lado detallar que el nivel de personalización llega incluso al soporte donde pongamos nuestro ratón, pudiendo calibrar la superficie que usemos para mejorar aún más el control que nos ofrece el ratón.

Conclusiones

Lo cierto es que esperaba mucho de este ratón y no puedo decir que me sienta decepcionado. Su diseño hace que al instante te adaptes a su uso, ya que en el aspecto ergonómico no se le puede poner ningún pero. Una facilidad de deslizamiento, junto con una precisión fuera de duda gracias al mas que contrastado sensor de Razer, hacen que obtengamos una experiencia sin fisuras. Gracias a las diversas opciones de personalización podemos adaptar el Razer Basilisk a nuestra forma de jugar o de usar el ratón, lo que se agradece sobre todo en el primer aspecto. Aquí es donde cobra sentido el gatillo lateral, que facilita mucho el jugar en esos momentos delicados donde te ves rodeado de enemigos y la rapidez de desplazamiento es fundamental. Aquí he de decir que el gatillo se me quedaba un pelín alejado del pulgar, nada exagerado, pero hubiera agradecido tenerlo un poco más cerca.

Tanto a nivel gamer como en un uso más habitual, el Razer Basilisk me ha ofrecido más de lo esperado. En lo que hablamos de diseño sus posibilidades de iluminación le dan un toque muy atractivo además de un agarre firme y cómodo, pero sobre todo lo que te convence es su funcionamiento donde no le puedo reprochar nada. Buscando un punto a mejorar he de decir que las zonas de goma de los laterales ofrecen un agarre firme, pero son las que mas acusan el uso, algo lógico, pero que destacan ya que el resto luce impecable.

Relacionado  Razer Lancehead, el ratón para gamers "más avanzado del mundo"

Para terminar el punto definitivo, el precio. Oficialmente tenemos disponible el Razer Basilisk por un precio de 69.99€, pero ahora mismo puedes encontrarlo en oferta en Amazon España por solo 56.72€.

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro
Pedro
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.