A la hora de trabajar es importante estar cómodo, pero aún lo es más hacerlo manteniendo una correcta postura. Cuando tu trabajo conlleva estar horas sentado tras un escritorio, el poder contar con una silla adecuada no es solo cuestión de comodidad, sino de una pura necesidad, ya que cuando no contamos con una silla adecuada esto repercute de forma muy negativa en nuestra salud.

Hoy probamos la FlexiSpot BS8 Pro, una silla ergonómica de oficina, diseñada tanto para mantener una correcta postura como para ofrecer una estética minimalista elegante que pegue con nuestro lugar de trabajo, ya sea en casa o en un despacho. Lo haremos además en conjunto con uno de los escritorios de la marca, formando un dueto que nos permite personalizar nuestro espacio de trabajo para que se amolde a nosotros.

Para iniciar este análisis vamos a repasar algunas de las principales especificaciones de la silla que nos envía Flexispot, de forma que podemos ver si por sus características se ajusta a lo que podamos necesitar.

FlexiSpot BS8 Pro, especificaciones:

  • Altura: 1110 – 1170 mm
  • Peso: 20 kg
  • Capacidad de carga: 150 Kg
  • Asiento: 510 mm x 530 mm
  • Respaldo:
    • Altura: 680 – 750mm
    • Anchura: 500 mm
  • Altura del reposabrazos al suelo: 580 – 645 mm
  • Ajuste: altura e inclinación hasta 30º
  • Ajuste reposamuñecas: Altura y giro 3D 360 grados
  • Angulo de inclinación: 105° – 135°

Unboxing

Cuando adquirimos un producto de estas características y precio lo primero que queremos es que este nos llegue en las mejores condiciones posibles. Como ya vimos en otros productos de la marca, FlexiSpot nos hace llegar la BS8 Pro en un caja de gran tamaño encargada de proteger la silla. A pesar de un viaje que se ve ha sido movido, la silla nos llega en perfectas condiciones, haciendo gala de un envoltorio muy cumplidor con su cometido, aunque con un diseño muy escueto.

FlexiSpot BS8 Pro, una silla ergonómica para trabajar cuidando tu postura - Análisis 26

Todas y cada una de las piezas que componen la FlexiSpot BS8 Pro viene protegida, ya sea con una funda o mediante el típico plástico de burbujas. También encontramos dentro de la caja un pequeño paquete, el que ya veremos que aloja las piezas más pequeñas del montaje.

Al abrir este segundo paquete encontramos las ruedas de la base, así como la base del asiento y el pistón de gas de clase 4 que tiene bajo ella esta silla, además de un blister en donde tenemos tanto los tornillos necesarios para el montaje, como una herramienta que nos va a permitir apretarlos de forma correcta.

En total el montaje de la FlexiSpot BS8 Pro lleva un total de 13 tornillos en su montaje, siendo algunos de estrella y otros de tipo hexagonal, por lo que el destornillador incluido viene con un sistema de montaje que permite que lo podemos usar para ambos tipos de cabezales.

Montaje y diseño

Antes de comenzar el proceso de montaje decir que me ha gustado sobremanera que es todo muy intuitivo, con una instalación sencilla que prácticamente ha hecho innecesario contar con un manual, aunque si lo queremos aquí lo tenemos.

El primer paso es unir el mecanismo de la silla con el asiento, el algo que como comprobaremos solo tiene una posición correcta, aunque la mejor opción es fijarnos en que la parte frontal del asiento debe coincidir con el frontal del mecanismo, el cual tiene en esta zona los dos controles de ajuste. Así la zona del mecanismo que se unirá al respaldo quedará en la parte posterior del asiento.

En este paso la unión se realiza con cuatro tornillos con cabeza hexagonal que en el blister vienen identificados como Mechanism Screw. Como siempre en este tipo de montajes es conveniente ir apretándolos en X, es decir ajustarlos primero a media altura y luego ir apretándolos a fondo de extremo a extremo.

El respaldo de la FlexiSpot BS8 Pro se divide en dos partes, por lo que podemos continuar el montaje uniendo la parte inferior a la base, o bien montar todo el respaldo y luego unirlo a la base. Es aconsejable el primer modelo, aunque en mi caso he usado el segundo simplemente para que veáis de forma más clara como queda el respaldo montado de forma separada.

FlexiSpot BS8 Pro, una silla ergonómica para trabajar cuidando tu postura - Análisis 31

La unión de ambas partes se realiza mediante un sistema de rail en el que la parte superior se encaja en una ranura en la parte inferior. Sin mas complicaciones ni operaciones, solo deslizar y encajar.

FlexiSpot BS8 Pro, una silla ergonómica para trabajar cuidando tu postura - Análisis 32

Para sujetar ambas partes usaremos los dos tornillos plateados del blister, apretando con firmeza para garantizar una unión firme. Ahora entendemos el porqué de usar aquí tornillos son pintar, ya que estos quedan expuestos a la vista, aunque con este acabado apenas llaman la atención.

Una vez ya unido el respaldo nos encontramos con una pieza firme, con un diseño que se ensancha en la parte superior, mientras que la parte inferior es la que aloja la zona del respaldo lumbar, el cual, como ya veremos, es ajustable.

Llega el momento de unir el asiento y el respaldo, lo que haremos uniendo la base del respaldo con la parte trasera del mecanismo de la base, para lo que usaremos los tres tornillos identificados como Backrest’s Screw.

Si nos fijamos veremos que las tres zonas donde colocar los tornillos de unión del cojín y respaldo tiene un largo considerable, lo que nos va a permitir ajustar la distancia a la que queremos que este el respaldo con respecto al cojín. Si vemos que como lo hemos colocado no nos es cómodo, solo tenemos que aflojar un poco los tornillos y colocar el respaldo de forma que nos sintamos más cómodos.

El siguiente paso en el montaje de la FlexiSpot BS8 Pro es colocar los reposabrazos, algo hacemos encajando la base de cada reposabrazos en un orificio en la base del respaldo, justo tras la zona de unión al mecanismo del asiento. Al tener un diseño asimétrico, no hay opción de equivocarnos en su colocación.

En este punto solo nos quedan cuatro tornillos sin usar, que son justos los que necesitamos para unir los reposabrazos a la base. Aquí deciros que no tengáis miedo de apretar, ya que tienen que quedar firmemente unidos para que luego no tengamos oscilaciones al apoyarnos.

Tras todas las conexiones y ajustes la base de la FlexiSpot BS8 Pro queda como lo podéis ver en la imagen, lista para los últimos pases del montaje antes de que podamos sentarnos en ella.

La FlexiSpot viene con una base de cinco patas en forma de estrella, en cuyos extremos colocaremos las cinco ruedas de nailon que nos vienen incluidas en la caja. Se trata de una base robusta y es que no en vano esta silla es capaz de soportar hasta 150 kilogramos de peso sobre ella.

El que la base sea de plástico, si bien se nota de gran resistencia, no es algo que me apasione. Tiendo a colocar sobre ellas los pies, por lo que no es raro que termine rayándolas o arañándolas, por lo que en mi caso soy más partidario de elementos más resistentes o con algún tipo de protección, aunque de momento las patas han resistido los días de uso sin inmutarse.

La instalación de las ruedas en por presión, por lo que basta colocarlas en la parte inferior de cada pata y ejercer presión hasta que notemos que encajan. Si no quedan perfectas, tranquilo, una vez nos sentemos el encaje será tal que parecerá que venían instaladas de fabrica.

En la parte central de esta base tenemos un orificio, en cuyo interior tenemos un anillo metálico para darle una mayor resistencia a esa zona, ya que será la encargada de alojar el pistón de gas, el cual encajamos también a presión. Un detalle a tener en cuenta es que esta base cuenta con un realce en la parte central, lo que eleva la silla, algo a tener en cuenta si como yo eres de piernas cortas.

Sin apenas mirar el manual todo el proceso de montaje apenas nos ha llevado más allá de 15 minutos, siendo casi todo este tiempo el apretar los tornillos. Por lo demás no hemos tenido dudas ni problemas, por lo que podemos decir que el montaje es un punto muy bien solventado por parte de la marca.

De todas formas, si no te ha quedado del todo claro como es cada paso del proceso de montaje, puedes ver el vídeo que FlexiSpot nos ofrece para guiarnos al detalle.

Diseño pensado en la ergonomía

Una vez montada la silla nos encontramos con un bonito diseño en color gris, aunque también la encontramos disponible en color negro para los que prefieran este acabado. Tanto las zonas de tela como el cojín del asiento tienen un acabado gris, mientras que las zonas rígidas optan por un color de tono más claro que hacen que contraste.

No busques metal en esta silla y es que lo poco que hay no queda visible. La compañía ha optado por usar un polímero plástico de alta resistencia, algo que por otro lado es bastante normal en el sector.

En la parte del respaldo tenemos dos zonas, pero ambas con el mismo acabado de tela sin ningún tipo de relleno, siendo la propia tensión la que se encarga de sostenernos. Lo hace con un diseño cóncavo en la parte inferior que ayuda a corregir nuestra postura, haciendo las veces de respaldo lumbar. A pesar de lo que pudiera parecer, es mucho más confortable y firme de lo que esperaba, logrando hacer que sentado adopte una postura más ergonómica, natural y cómoda.

Flexispot BS8 Pro

El asiento de la FlexiSpot BS8 Pro tiene un fondo de 51 cm y un ancho de 53 cm, con una gruesa capa de espuma de alta densidad que se eleva suavemente hacia los lados y cae de igual forma en la parte frontal para acompañar la forma de nuestras piernas. Recubriendo todo ello tenemos una tela cálida y suave al tacto, muy agradable en el uso diario.

Contar con una base tan grande y con un acolchado tan grueso hace que no echemos en falta un realce en los lados que nos “coloque”, ya que la propia espuma se adapta a nuestra forma para que estemos cómodamente sentados.

Flexispot BS8 Pro

Múltiples ajustes para una posición más natural

Una de las grandes bazas de esta silla es su capacidad para adaptarse al usuario, algo que pasa por contar con varios opciones de configuración de sus distintos elementos. Así en la parte inferior del asiento encontramos dos ruedas unidas a dos palancas, con rueda de la izquierda podemos regular la inclinación del respaldo, aunque no hablamos de un recorrido libre, si no que contamos con tres posiciones entre las que escoger. Por otro lado la rueda de la derecha nos permite hacer más firme o aflojar la inclinación del respaldo. Lo cierto es que me hubiera gustado una mayor libertad de inclinación, ya que para mi gusto particular me quedo a medio camino entre las dos primeras posiciones para un ajuste perfecto.

Otro de los elementos más importantes a la hora de configurar nuestra silla es la posición del “respaldo lumbar”, algo que controlamos con una pequeña palanca situada tras la parte inferior del respaldo. Al liberarla podremos subir o bajar el respaldo, de forma que este se ajuste a la posición que nos ofrezca una postura más cómoda.

Por último tenemos la opción de configurar los reposabrazos, lo que podemos hacer en altura con un pequeño gatillo en la parte inferior de cada reposabrazos, mientras que un botón metalizado en el lateral nos va a permitir girar 360 grados su posición.

Junto con la opción de giro y altura, los reposabrazos se pueden ajustar hacia delante y hacia atrás, por lo que en teoría no deberíamos tener mayores problemas, aunque en mi caso eso no ha sido del todo correcto.

Si bien son cómodos, los reposabrazos es el aspecto que menos me ha convencido de esta silla. Por un lado son demasiado bajos para una silla pensada para gente de tamaño medio y altos. Incluso para mi estatura de 1.70cm se me queda demasiado bajos, lo que hace que al final apenas les de uso. Además su diseño hace que cedan al apoyarse en ellos, lo que no me resulta cómodo. Tengo la costumbre de apoyarme tanto para colocarme mejor, como para alzarme e incluso por pura costumbre. El que el reposabrazos ceda unos centímetros bajo mi peso se me hace incómodo y hubiera preferido una estructura más firme.

Conclusiones y opinión

Un par de semanas con la FlexiSpot BS8 Pro ha permitido comprobar como es una silla realmente cómoda, con un sistema de respaldo doble que permite que nuestra espalda se posicione en un postura natural y realmente cómoda, que hace que a pesar de no tener ningún tipo de acolchado se haya ganado mi total aprobación. Esto unido a un cojín amplio, y mucho más grueso de lo que solemos ver en el mercado, hace que el conjunto sea una silla en la que te sientes cómodo durante cualquier jornada laboral.

FlexiSpot se ha esforzado en pulir la ergonomía de la BS8 Pro y a fe que lo ha conseguido, permitiendo con sus distintos sistemas de ajuste que podamos ajustarla a nuestro cuerpo y forma de trabajar. Su pistón y estructura permite soportar hasta 150 Kg, mas que suficiente para aguantar el peso de un usuario medio, mientras que sus ruedas permiten desplazar la silla sin que ello repercuta en arañazos ni requiere de esfuerzos, es más, casi diría que va demasiado fluida. Por contra el sistema de reposabrazos no me ha convencido, siendo demasiado flexible y estando demasiado bajos para mi estatura.

La podemos BS8 Pro la encontrar en la web de FlexiSpot con un precio de 469.99€, disponible tanto en color gris, el que hemos probado, como en color negro para los que busquen un acabado más oscuro. Un precio que se nos hace elevado, pero que no resta que estamos ante una silla muy cómoda y que cumple con lo que promete, proporcionarnos una buena base desde la que trabajar manteniendo una buena postura.

Emblema producto recomendadoEmblema producto destacado

Síguenos en nuestros canales de Telegram y Google News para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.


Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.