Aún a día de hoy no hay un formato que haga disfrutar a los melómanos como el vinilo, los discos por antonomasia que con el paso de los años van recuperando adeptos y demostrando que el audio “online” aún no puede competir con el sonido que nos ofrece un vinilo. En estas fiestas que se acercan el regalar música es uno de los “seguros” a los que muchos recurren, y nada mejor que escucharlos en un tocadiscos como el que hoy probamos para vosotros, el Pioneer DJ PLX-500-K.

Pioneer DJ PLX-500-K

El PLX-500-K es un giradiscos de tracción directa que ya lleva unos años en el mercado pero por el que el tiempo parece no pasar, siendo una excelente opción para quienes se adentren en el mundo de los DJs, pero también para cualquier aficionado a la buena música que quiera disfrutar del sonido de sus vinilos en casa. En nuestro caso lo hemos probado junto con los DM-50D BT para conseguir un dúo donde nuestros vinilos puedan hacernos disfrutar.

Pioneer DJ PLX-500-K, especificaciones:

  • Medidas: ancho 450 mm, alto 159 mm y fondo 368 mm
  • Peso: 10,7 kg
  • Sistema de tracción: Servo tracción directa
  • Plato: Aluminio fundido con diámetro de 332 mm
  • Motor: de 3 fases sin escobillas
  • Sistema de parada: Freno electrónico
  • Velocidad de rotación: 33⅓, 45, 78 rpm
  • Ajuste de rango de giro: ±8 %
  • Fluctuación y trémolo: < 0,15 % WRMS
  • Relación Señal/Ruido: 50 dB
  • Potencia de arranque: 1,6 kgf・cm
  • Tiempo de arranque: Menos de 1 seg (a 33⅓ rpm)
  • Brazo fonocaptor:
    • Universal con forma de S
    • Estructura de soporte por cardán
    • Tipo equilibrio estático
    • Sobresaliente: 16 mm
    • Longitud efectiva: 230,5 mm
    • Error de lectura: Dentro de los 3°
    • Ajuste de altura: 6 mm
    • Ajuste de peso: 0-4 g (1 scale 0.1 g)
    • Peso (cabezal único): < 9,5 g
    • Tipo de Cápsula: VM
  • Puertos:
    • USB tipo B
    • Phono/Line (RCA)

Unboxing

El Pioneer DJ PLX-500-K aterriza en nuestras manos en una anodina caja marrón donde pone más que su nombre desvela lo que hay en su interior. Sin embargo se trata solo de una cubierta bajo la cual se oculta el verdadero empaquetado que Pioneer DJ nos ofrece para este giradiscos, un paquete de color negro en cuyo lateral una imagen del dispositivo sirve de fondo, mientras que una franja roja se usa como elemento para destacar el nombre del dispositivo.

Dentro de esta caja encontramos perfectamente protegidos los distintos elementos del PLX-500-K junto con una guía que, si, está disponible en español.

Dentro de esta caja encontramos los distintos elementos que componen este equipo, comenzado como no por el propio giradiscos, en nuestro caso en color negro, pero si lo prefieres puedes encontrarlo también en color blanco.

Con todos los elementos en la mesa nos encontramos con un patinador en color negro con el logo de la marca destacando en color gris, una tapa con soporte para carátulas, el cabezal con cápsula, un peso y un adaptador para singles metálico de aspecto cepillado.

Pioneer DJ PLX-500-K

En una caja aparte encontramos el cable de alimentación, un cable USB B a USB A y un cable de Audio conversor (Stereo pin plug hembra y Stereo mini plug macho).

Pioneer DJ PLX-500-K

Montaje sencillo sin margen de error

El montaje del Pioneer DJ PLX-500-K no difiere del que suele representar este tipo de dispositivos en este rango, donde comenzamos con una base cual lienzo en blanco al que debemos ir añadiendo los distintos elementos hasta configurar el conjunto final.

Pioneer DJ PLX-500-K

El primer paso es el más evidente y es que tenemos que colocar el plato donde colocaremos nuestros vinilos. En este caso tenemos un plato de aluminio fundido con un diámetro de 332 mm que mezcla el color negro con el brillo del aluminio cepillado y un patrón estroboscópico en su contorno para darle un aspecto “profesional”. Junto con este tenemos el patinador en color negro y con el logo de la marca destacado.

En el mismo orden colocamos sobre el bastidor central el plato y el deslizador. Un detalle a tener en cuenta es que al colocar el plato dejaremos semioculto un deslizable que nos permite escoger el voltaje en función del mercado donde conectemos el equipo. En este caso para España tenemos el estándar europeo de 220-240V ya prefijado. Si por lo que sea tenemos que cambiarlo en el plato tenemos un par de aperturas que nos dejan acceso a este deslizable sin tener que quitarlo.

El siguiente paso es colocar el portacápsula cuyo cabezal metálico se une al brazo, también metálico, con movimiento de rosca y que después aseguramos con una contratuerca que ajusta ambos elementos de forma que se conviertan en uno solo.

En este caso tenemos un cabezal PC-HS01-S edición plateada de 11 gramos de peso que incluye cartucho y aguja PN-X05 con una presión de 4g que promete 400 horas de vida con una mínima distorsión. Como siempre la zona inferior cuenta con una cubierta plástica que se encarga de proteger la aguja, la cual debemos retirar antes de cada uso y colocar después para mantener este elemento fundamental en perfecto estado.

A continuación podemos colocar el contrapeso en el eje trasero del brazo, algo que haremos girando el contrapeso de forma que lo enrosquemos en el surco que tenemos en el brazo. Si deseamos fijarlo en un punto concreto contamos con un pequeño tornillo en el contrapeso que nos permite hacerlo.

Si vamos a usar singles el Pioneer DJ PLX-500-K cuenta con un adaptador para ello, el cual podemos colocar en un pequeño espacio circular situado en la esquina izquierda, junto al lado de uno de los dos soportes donde debemos encajar las bisagras de la cubierta guardapolvo transparente. Este además de proteger los elementos más sensibles del equipo, una vez abierto cuenta con un par de topes de goma que nos permite colocar nuestros álbumes mientras estamos reproduciendo el vinilo.

Llegados a este punto solo nos queda conectar el Pioneer DJ PLX-500-K a la corriente, a los altavoces, en nuestro caso a los mencionados Pioneer DJ DM-50D BT, al PC/Mac o a una mesa de mezclas compatible. Para ello en la parte posterior encontramos el puerto de corriente a la izquierda, mientras que a la derecha se sitúan un puerto USB tipo B y un conmutador PHONO/ Line. Curiosamente el cable de audio RCA no tiene salida, si no que está fijo con una conexión escondida bajo el propio equipo. Sinceramente esperaba que el cable no estuviera fijo, lo que sin duda hubiera preferido y es algo que no me termina de gustar.

Diseño clásico y elegante

Una vez completado el montaje nos encontramos con un equipo con un diseño tradicional, pero con aspecto muy profesional que nos da esa sensación de robustez que la marca ya nos tiene acostumbrados, aunque el elemento más notorio en su diseño sea el plástico.

Con unas dimensiones de 45 cm de ancho, una altura de 15,9 cm y un fondo de 36,8 cm, el Pioneer DJ PLX-500-K cuenta con un peso de 10,7 kilogramos que se hace apreciar cuando tenemos que moverlo.

Pioneer DJ PLX-500-K, un tocadiscos para regalarte calidad de sonido - Análisis

La distribución de los controles sigue un patrón estándar, con el brazo y todo el conjunto adyacente en la parte derecha. Aquí encontramos el soporte para el portacápsula y junto a él la base del brazo donde tenemos el anillo de ajuste de presión de la aguja y el dial de ajuste de altura del brazo junto a su interruptor de bloqueo. También encontramos el dial Anti Skating y la palanca de elevación junto con el propio soporte del brazo con su sistema de bloqueo.

En esta zona encontramos también una barra deslizable que nos permite ajustar el tempo de rotación en un rango de ±8 %, con un LED verde en la zona central que se apaga cuando salimos de ella.

En lo que al brazo fonocaptor se refiere tenemos un acabado brillante que contrasta con el acabado mate del portacápsula. Aunque se entrada parece resistente no podemos evitar tener la sensación de que está algo por debajo del resto de elementos, aunque es más una impresión que algo mensurable que solo el paso del tiempo nos podrá confirmar.

Pioneer DJ PLX-500-K, un tocadiscos para regalarte calidad de sonido - Análisis

En la parte izquierda del equipo encontramos un dial que nos permite encender o apagar el Pioneer DJ PLX-500-K. Este dial está rodeado por una capsula metálica excepto por una parte que nos permite ver un gran LED que se ilumina en rojo y que no solo sirve para indicar que el equipo está encendido, si no que forma parte del sistema estroboscópico que nos permite saber la velocidad del reproducción con solo mirar el patrón del plato.

Bajo este dial encontramos un botón metálico para iniciar o parar la reproducción y junto a él un par de botones de velocidad. Con estos podemos escoger entre 33⅓ rpm, 45 rpm o bien pulsando los dos escoger 78 rmp.

Otro elemento que encontramos en la parte central inferior es uña pequeña capsula junto a un botón. Cuando presionamos este la capsula se eleva y nos ilumina el punto justo donde la aguja está pinchando, bastando con empujar esta para volver a ocultarla si lo deseamos.

Pioneer DJ PLX-500-K, un tocadiscos para regalarte calidad de sonido - Análisis

En la parte inferior cuatro grandes patas basculantes se encargad de absorber cualquier pequeña vibración o desnivel para que no afecten al sonido.

Pioneer DJ PLX-500-K

Experiencia de uso

El Pioneer DJ PLX-500-K es un tocadiscos que quiere ofrecer en la gama media un producto de calidad para los amantes del vinilo que quieran disfrutar en sus hogares, pero también para aquellos que se quieran iniciar en el mundo del scratch. Para ello cuenta con un diseño que estéticamente representa todo lo que uno se imagina cuando hablamos de pinchar vinilos, con un color negro con toques metálicos cuyo resultado es simplemente hermoso.

Aunque en general la sensación es la de un producto de buena calidad, en algunos puntos como el cuerpo del brazo o algunos controles del mismo parecen que quedan por debajo del resto.

Pioneer DJ PLX-500-K

Su motor de servo tracción directa de tres fases es capaz de arrancar a 33 rpm en menos de un segundo, complementándose con un freno electrónico que lo para en unos tiempos muy similares. Junto a esto el plato de aluminio con efecto estroboscópico está pensado para atraer a los aspirantes a DJs, aunque para los más exigentes su cartucho puede que se les quede por debajo de las expectativas, aunque por suerte cambiarlo por uno de mejor rendimiento no es algo que nos vaya a suponer mayores problemas.

Pioneer DJ PLX-500-K

Si bien su cable RCA fijo es algo que no me termina de convencer, el PLX-500-K se guarda en el bolsillo la carta su compatibilidad con mesas de mezclas y con Rekordbox, un software que gracias a su puerto USB podremos conectar al PC y usarlo para grabar nuestros vinilos en archivos digitales.

En lo que a calidad de sonido Pioneer DJ nos ofrece un enrutamiento de audio más corto desde la aguja hasta la salida con el que quiere reducir la distorsión y un preamplificador interno que nos evita tener que recurrir a la compra de otros equipos extra.

Pioneer DJ PLX-500-K

Tras haberle realizado los oportunos ajustes el resultado es un sonido que nos recuerda por que los vinilos siguen siendo los preferidos por los melómanos. Destaca sobre todo por la pureza de las notas, con un excelente trato en especial en los rangos bajos donde tenemos un gran detalle, sensaciones que de forma muy similares nos ofrece también en las partes vocales.

Cuando vamos moviéndonos por el espectro notamos que la respuesta en el rango medio y alto siguen una tónica similar aunque con algo menos detalle, pero que desde luego siguen a un alto nivel de calidad.

Conclusiones

El Pioneer DJ PLX-500-K es un tocadiscos que no solo queda de lujo en nuestro mesa junto con nuestros vinilos, si no que nos permite sacar de estos un sonido rico y de buen detalle que nos reafirma en seguir apostando por los vinilos.

Pioneer DJ PLX-500-K

Si buscamos un equipo para disfrutar de nuestros discos, este nos va a asegurar una excelente experiencia y además su cubierta nos permite ver los discos mientras suenan. Eso si, no quita que tenga puntos a mejorar como algunos acabados y el cable de audio fijo, ya que el resto como mejorar el cartucho es algo que nosotros mismos podremos hacer si lo consideramos necesario.

Con un precio de 349€ se plantea como una excelente opción para regalarnos un tocadiscos que nos asegure que la calidad de sonido no nos va a defraudar, pero lo es aún más cuando vemos que en el momento de escribir estas letras lo tenemos en oferta en Amazon, convirtiéndose así en un rival difícil de batir.

Pionner DJ PLX-500-K

349 EUR
8.3

Valoración

8.3/10

Pros

  • Un diseño que entra por los ojos
  • Calidad y estabilidad del sonido
  • Motor de tracción directa de 3 fases
  • Configuración del brazo
  • Calidad general
  • Tapa con soporte para caratulas
  • Calidad-Precio

Contras

  • Cable RCA fijo
  • Algunos elementos por debajo de la calidad de construción del resto
Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.