Recientemente probamos el escritorio elevable FlexiSpot E7, un escritorio que junto con una excelente calidad de construcción y una resistencia a toda prueba, nos ofrecía una amplia variedad de formas de uso, incluyendo el uso de la bicicleta de escritorio FlexiSpot V9, una suerte de bicicleta estática pensada para realizar entrenamiento físico mientras trabajamos.

Desde hace tiempo se sabe que una correcta postura es primordial cuando pasamos muchas horas trabajando frente un escritorio, esto puede pasar por una silla que mantenga la espalda recta, aunque también es conveniente levantarse y no estar siempre en la misma posición. El escritorio FlexiSpot E7 nos permite trabajar sentados, de pie o usando la FlexiSpot V9 que hoy probamos para vosotros. Un curioso dispositivo que nos permite seguir trabajando para mantener nuestra jornada, al mismo tiempo que podemos hacer ejercicio y mantenernos físicamente activos. Lo hace además con opciones de uso con o sin escritorio, ya que nos ofrece la oportunidad de montar un escritorio «portátil». Como imagino que ya hemos conseguido despertar vuestra curiosidad, sin mas demora vamos a iniciar esta peculiar review.

FlexiSpot V9

FlexiSpot V9, especificaciones

  • Color: negro y blanco
  • Tamaño de la bicicleta de escritorio: 95.5cm x 59cm x 88.3cm -120cm
  • Tamaño de escritorio: 580 × 510mm
  • Resistencia a la tensión magnética de 8 niveles
  • Peso soportado: 136 Kilogramos
[toc]

Unboxing

Al recibir este dispositivo en casa lo hacemos con dos paquetes, uno de ellos es la propia bicicleta, mientras que el otro es el escritorio. Esto es así ya que ambos dispositivos nos llegan de forma separada, marcadas en su embalaje por las señas 1 de 2 y 2 de 2 para mayor claridad.

Una vez mas agradecemos que FlexiSpot cuida el embalaje y protección del producto, lo que a pesar de los meneos que le dio el transportista nos asegura que llega en perfecto estado tanto la bicicleta estática como el escritorio.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Dentro del paquete de mayor tamaño nos llega la FlexiSpot V9 envuelta en un plástico protector y con diversa de sus parte plegadas. En este caso apenas tiene misterios y un simple vistazo hace que veamos cuales son los pasos que vamos a tener que dar para su montaje.

Aquí apuntar que tenemos en nuestras manos el modelo en color blanco, aunque también está disponible, según el mercado, en negro si lo preferimos. En nuestro caso la elección en blanco fue la única que teníamos, lo que nos vino muy bien por tener la estructura de la mesa en ese color, aunque como este también es personalizable podemos escoger tener todo en color negro si están disponibles en nuestro mercado.

Bicicleta estática de escritorio FlexiSpot V9

Junto con la bicicleta nos llega una bolsa que contiene un único tornillo y una llave allen, además de una pase de goma con un diseño rasgado que ya veremos para que nos sirve.

FlexiSpot nos había prometido que los nuevos modelos de sus dispositivos contarían con el manual de instrucciones en Español, algo que hemos podido confirmar en la FlexiSpot V9. Aunque su montaje y uso es muy intuitivo, siempre se agradece tener a mano las instrucciones de uso y montaje en nuestro idioma materno.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

En lo que se refiere al escritorio tenemos una única pieza con todos sus elementos ya montados. Se trata de una pieza de color blanco en cuya parte inferior tenemos un acolchado de color gris que recorre todo el ancho del tablero. Tanto el tablero como este acolchado cuentan con un rebaje para que nos sea más cómodo sentarnos y que este tablero «nos rodee» mientras hacemos ejercicio físico al tiempo que trabajamos poniendo nuestro portátil sobre el tablero.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Montaje: una cuestión de minutos

Si lo tuyo no es pelear con piezas, tornillos y herramientas, lo bueno que tiene esta bicicleta de escritorio es que viene prácticamente montada. De hecho lo único que hay que hacer es desplegar las patas y los pedales que viene plegados. Algo que solo nos requiere un mínimo de fuerza hasta que escuchemos el «clic» que delata que ya está en su posición. El resultado final es una bicicleta sin manillar que podemos usar directamente con el escritorio.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Esta bicicleta cuenta con un pequeño display que nos va a dar los datos de nuestro entrenamiento físico, algo que requiere de dos pilas AA que debemos introducir en un rebaje que encontramos en la zona de la barra central.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Una vez colocadas las pilas ya podemos colocar la bandeja de plástico que hemos visto en el desempaquetado, que al quedar en un rebaje nos permite utilizar esta zona como un soporte para un bidón de agua o una bebida con la que refrescarnos. Lo único es que este espacio apenas tiene un par de centímetros de profundidad, algo que en mi opinión puede ser algo escaso. Hubiera estado bien un soporte que pudiéramos encajar y que permitiera colocar el bidón de forma más segura.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Debajo de este espacio tenemos una pequeña pantalla LCD donde veremos las distintas medidas de nuestro entrenamiento. Bajo el tenemos una serie de textos que nos indican que estamos viendo en la pantalla y debajo de esto un gran botón con el que seleccionar que queremos ver en la pantalla.

Según lo escogido tenemos la opción de Scan, el cual hace que cada 5 segundos la pantalla muestre de uno en uno los distintos parámetros de medición. A continuación de este tenemos lo siguiente:

  • TMR: nos muestra el tiempo de ejercicio
  • SPD: nos muestra la velocidad a la que hemos realizado el ejercicio
  • DIS: nos muestra la distancia
  • Cal: muestra las calorías quemadas durante el ejercicio
  • ODO: muestra la distancia total de nuestros entrenamientos
  • RPM: es la velocidad a la que se mueve la rueda interna.

Bajo esto encontramos un dial de 8 niveles que nos permite regular la resistencia de la rueda, haciendo que nuestro entrenamiento físico con esta bicicleta estática para escritorio sea más o menos intenso.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Hasta ahora hemos contado el diseño de la bicicleta estática FlexiSpot V9 con un escritorio elevable como el FlexiSpot E7, pero este dispositivo también se puede usar de forma autónoma con ayuda del escritorio que incorpora y cuyo montaje sigue destacando por su sencillez.

En la parte frontal de la bicicleta tenemos un pequeño mástil con un tope de goma que podemos retirar simplemente tirando de él. Esto nos deja ver un orificio ovalado donde encajaremos el escritorio.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

En la parte inferior del tablero encontramos un pequeño mástil con una tapa de plástico negro, el cual retiramos de forma tan sencilla como el de la bicicleta.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Una vez retirado este protector plástico nos deja ver una estructura que se encaja en el mencionado mástil de la bicicleta. Esta cuentan con un orificio en su parte frontal que va a ser el que reciba el tornillo que vimos en el desempaquetado y que se encargará de que ambas elementos permanezcan unido incluso cuando estamos en el culmen del entrenamiento físico.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Unir estas dos piezas no requiere de esfuerzo alguno, con una colocación simple que nos guía la lógica, dejando la parte del tablero con la zona acolchada mirando hacia el sillín, lo que hace que los dos orificios de ambos elementos se alineen. Solo debemos colocar el tornillo y usando la llave Allen ajustarlo hasta que notemos que no hay holguras ni movimientos en el tablero.

Una vez finalizado el montaje de la bicicleta estática y el escritorio es cuando vemos el potencial de la FlexiSpot V9. No se trata de una bicicleta que nos ancle a una zona de la casa, podemos colocarla allá donde nos guste, ya sea frente al televisor, frente a una ventana para disfrutar del sol y las vistas o en cualquier espacio que nos sea cómodo o necesario. Todo ello sin que tengamos que dejar de trabajar con nuestro portátil y al mismo tiempo podamos realizar un entrenamiento físico de intensidad sin tener que movernos del sitio.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Experiencia de uso

Terminado el repaso al diseño vamos a lo que realmente importa, la experiencia de uso. En este caso hemos estado usando la FlexiSpot V9 durante días, tanto con el escritorio como sin él. Lo cierto es que no puede dejar de mencionar la cara de sorpresa de mi familia y alguna que otra risita al ver mi porte mientras pedaleaba al tiempo que escribía en el ordenador. Del mismo modo tampoco miento si digo que tras verme sudar tras mas de media hora pedaleando como un loco, mas de una se animó a comprobar por si mismo las capacidades de esta bicicleta, llevándose una muy buena impresión.

Diseño pensado para trabajar y para el entrenamiento físico

A la hora de usar la FlexiSpot V9, como haríamos con cualquier bicicleta estática, es primordial buscar la altura adecuada del sillín con respecto a la longitud de nuestras piernas. Esto es simple gracias a una palanca situada en la parte inferior de este sillín, con la que podremos subir o bajar el mismo hasta la posición perfecta. No te tomes esto a la ligera ya que un mal ajuste puede ocasionar que tengas incomodidades y molestias tras su uso. Vamos que es una bicicleta estática y que debes adaptarla a tu fisonomía.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Aquí volvemos a decir que contar con un escritorio elevable es un plus inestimable, aunque si no siempre tenemos el escritorio de la propia bicicleta.

Su gran sillín permite que podamos sentarnos de forma cómoda, con un buen acolchado para reposar en él nuestras posaderas. Siendo realmente cómodo tanto haciendo ejercicio como cuando paramos para recuperar el resuello.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Las patas de esta bicicleta se abren en Angulo de unos 45 grados en la parte posterior y de 90 grados en la frontal, logrando una estabilidad perfecta que nos permite realizar nuestro entrenamiento sin temor a que esta se incline ni vuelque, incluso cuando nos esforzamos a tope. Además cuentan con unas ruedas en sus extremos que nos permite desplazar la bicicleta, algo que de inicio no es muy cómodo ya que cuenta con algo de resistencia para evitar que todo el conjunto se mueva cuando pedaleamos. La verdad es que hubiera agradecido unos topes o seguros, pero lo cierto es que hasta el momento en el tiempo que lo he usado no han sido necesarios.

Los pedales de esta bicicleta de escritorio no cuentan con presillas y es que están pensadas para que podamos montarnos y bajarnos al instante sin problemas. Por contra tienen un notorio relieve que sujeta nuestro calzado, pero que ya te digo que no es lo más cómodo si pretendes usarlo sin zapatos, algo por cierto nada aconsejable.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

La parte del reposavasos es bastante sin duda el aspecto que menos me ha gustado del conjunto, tanto por su colocación como sobre todo por su poca profundidad. A pesar de su base antideslizante es imposible quitarse la sensación de que cualquier pedaleo puede tirar el bidón al suelo. Hubiera visto mejor un reposavasos al estilo gamer, en el costado del escritorio o incluso en la trasera del sillín. Al final directamente he optado por ponerlo la bebida en el escritorio o en algún mueble cercano.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

En cuanto al escritorio, lo cierto es que ha sido sorprendentemente útil, tanto como para terminal usándolo mucho más de lo que tenía pensado.

El gran tamaño de este escritorio permite que podamos colocar el portátil por muy grande que sea, incorporando su propio reposamuñecas, firme y de buen acolchado, el cual además cuenta con un rebaje para «encajar» la base del portátil si este es de gran tamaño.

Gracias a las dos palancas situadas bajo el escritorio podemos ajustar la altura y profundidad de este, algo que en caso de acercarnos mucho hace que sea imposible acceder al reposavasos. Usando ambas palancas es muy sencillo encontrar el ajuste perfecto a nuestra fisonomía y a la forma de trabajar, además de permitir que lo acomodemos como nos sea más cómodo para nuestro entrenamiento físico.

El resultado de esto ha sido una experiencia tan extraña como sorprendentemente satisfactoria, y es que cuando FlexiSpot nos invitó a probarlo nuestra primera impresión fue la de levantar una ceja dubitativa ¿Una bicicleta estática mientras escribimos? Eso no podía terminar bien. Por contra la experiencia ha demostrado que una vez te concentras en lo que estas escribiendo, como por ejemplo lo hago mientras escribo esta review, el pedaleo se convierte en algo automático de forma que no interfiere en mi trabajo.

Como todo tiene su parte positiva, pero no está exenta de puntos menos amables. Para comenzar usarlo con un escritorio al uso requiere que tengamos a mano un modelo elevable como el FlesxiSpot E7, ya que con cualquier modelo estático esta bicicleta es casi un imposible. Si como es el caso de esta review contamos con un escritorio compatible su uso es simplemente una gozada, pudiendo programar la mesa para que se eleve a la altura indicada cuando llegue el momento de entrenar.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Años tras un escritorio inmóvil no es lo mejor para la salud, problemas de espalda, de circulación y los asociados al sedentarismo comienzan a dar la cara y nos planteamos opciones que antes nos podrían parecer descabelladas. La bicicleta de escritorio de FlexiSpot está destinada a estos usuarios, brindando las capacidades de una bicicleta estática pero adaptada a un formato de escritorio.

Cuando no tenemos un escritorio adecuado el propio escritorio para esta bicicleta nos permite hacer uso del portátil o usarlo para colocar el teclado y ratón, para trabajar mientas entrenamos. La facilidad de colocación es un seguro para poder adaptarse a cada usuario y circunstancia. Por otro lado los niveles de resistencia permiten que vayamos elevando la exigencia de nuestros entrenamiento y no nos estanquemos, algo que deja ver algunas de los aspectos a mejorar.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

Cuando el fragor del entrenamiento te lleva a ponerte de pie para pedalear, esto es imposible ya que no hay margen para alejar de ti el tablero de forma que permita esto. Por otro lado la sensación de que nuestro bidón de agua terminará por los suelos me ha impedido usar con confianza el reposavasos. Finalmente y sin duda lo que mas he echado de menos, no dispone de aplicación de control.

Si bien la pantalla LCD brinda información completa y muy útil, una aplicación que nos permite ver nuestro entrenamiento, progresión e historial haría que la FlexiSpot V9 subiera a un punto de rozar lo perfecto.

Conclusiones y opinión

Actualmente la bicicleta estática FlexiSpot V9 la encontramos disponible por 229,99 € sin escritorio y de 299,99 € con él incluido. Poco mas o menos lo que podemos tener con una bicicleta estática media, pero diseñada para poder usarse incluso mientras trabajamos o, ¿por que no? mientras jugamos en el PC o consola. Nos ofrece la posibilidad de cuidar nuestra salud haciendo ejercicio físico en circunstancias donde de otra forma sería muy complicado.

FlexiSpot V9: probamos la bicicleta de escritorio para

La falta de tiempo, de espacios adecuados o simplemente la necesidad de compaginar trabajo y salud hace que soluciones como esta sean dispositivos a tener muy presentes. Hay cosas ha mejorar como incluir soporte para conectar a una aplicación o reposicionar el reposavasos, pero son pequeños detalles que no desmerecen un excelente producto. Sea como fuere no puedo menos que decir que me ha encantado la experiencia, no es perfecta, pero sin duda para los que necesiten evitar el sedentarismo de una silla, hacer ejercicio y evitar los problemas que ello conlleva, la Flexispot V9 es la respuesta a sus oraciones.

FlexiSpot V9

299.99 €
9.3

Valoración

9.3/10

Pros

  • Diseño y comodidad de uso
  • Sencillez de montaje
  • Amplitud de ajustes para su uso
  • Un escritorio para trabajar donde queramos
  • Completo panel informativo
  • 8 niveles de resistencia
  • Te permite mantenerte en forma mientras trabajas

Contras

  • Sin aplicación de seguimiento
  • Portavasos muy mejorable
  • No permite pedalear de pie

Síguenos en nuestros canales de Telegram y Google News para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.