Si eres de los que les gusta acumular juegos en sus consolas y ves con desconsuelo como su limitada capacidad de almacenamiento es un problema, hoy Corsair te ofrece una interesante alternativa para la nueva consola de Sony y es que ha lanzado sus nuevas unidades de estado sólido M.2 para PlayStation 5r, la MP600 PRO LPX desde 500 GB hasta 4 TB de capacidad.

MP600 PRO LPX M.2

Con una sencilla instalación que se realiza en apenas unos minutos, esta no afecta a la garantía de tu consola, siendo detectada nada mas arrancar tu PlayStation 5 y proporcionándote hasta 4 TB extra de almacenamiento.

Las nuevas memorias MP600 PRO LPX son unas unidades de almacenamiento que se han diseñado para aprovechar al máximo las capacidades de la consola japonesa, con un disipador de aluminio de bajo perfil especialmente pensada para mantenerse fresco incluso ante las mayores cargas de trabajo al tiempo que proporcionan una alta velocidad de carga de los archivos para que puedas jugar sin la menor traba y que deja atrás a otros sistemas de almacenamiento externo.

La MP600 PRO LPX ofrece velocidades de lectura secuencial de hasta 7.100 MB/s y de escritura secuencial de hasta 6.800 MB/s. Además gracias a la 3D TLC NAND de alta densidad y caché NAND SLC dinámica ofrece una excelente resistencia de almacenamiento para durar toda la vida útil de tu consola, contando con una garantía de cinco años.

MP600 PRO LPX M.2

Precio y disponibilidad

Disponible en capacidades desde 500 GB hasta 4 TB, la MP600 PRO LPX esta ya disponible en la web de Corsair con precios que van desde los 114,99 € hasta los 879,99 €

Síguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.