A solo unas semanas de la celebración del Mobile World Congress 2022, hoy conocemos que uno de los grandes protagonistas habituales de este evento no estará presente. Sony ha confirmado en un comunicado que no asistirá presencialmente al MWC 2022, borrándose del evento por tercer año consecutivo.

Sony MWC 2017

Sony apostará por las presentaciones online

Desde que dio comienzo la pandemia de Coronavirus muchas son las empresas que han comenzado una practica que parece ha venido para quedarse, la celebración de eventos de forma digital. Esto es lo que la compañía japonesa tiene en sus planes y, como recoge Europa Press, ha avanzado que optará por comunicarse con el público mediante el formato digital y no presencial.

Sony hará sus presentaciones de forma online, aunque no aclaran si se hará en el marco del evento de Barcelona o de forma independiente.

Esta es la primera baja significativa de esta edición del MWC, el cual ya el año pasado sufrió un goteo de cancelaciones que resto mucho brillo a un evento que solía congregar a las empresas del sector y servir de marco de sus grandes lanzamientos.

La reciente celebración del CES 2022 ya padeció una ola de cancelaciones que no impidió su celebración, aunque si la deslució bastante. Se espera que esto no pase en el MWC 2022 y la GSMA confía en ello, sin embargo esta cancelación hace inevitable que recordemos lo pasado en el evento de Las Vegas. Teniendo en cuenta que el MWC 2022 se celebrará del 28 de Febrero al 3 de Marzo, habrá que ver si antes de esas fechas alguna otra gran marca decide ausentarse o lo de Sony queda como algo puntual.

Síguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.