En los últimos meses, y además coincidiendo con un considerable aumento de audiencia con motivo de la pandemia de la Covid-19, la industria de la música ha puesto sus ojos en una plataforma a la que no prestaban especial atención, pero que en el momento en el que su mirada se ha puesto encima de Twitch, los problemas y las retiradas a los creadores de contenido han sido constantes.

Twitch

Según indica Twitch en una nota dirigida a los streamers de la plataforma, las notificaciones de retirada de contenido hasta mayo no llegaban a las 50 al año, mientras que a partir de ese mismo mes las quejas y reclamaciones de las discográficas subieron a miles por semana, y en Twitch ya avisan de que no tienen previsión de que la cosa baje. Además, advierten de que pueden ser clips o VoDs recientes o de hace años, no necesariamente algo que se haya grabado en los últimos meses.

Twitch ya entró en una ola de críticas cuando en septiembre anunciaron el cierre de Twitch Sings, la categoría y aplicación que permite a streamers generar contenido realizando sesiones de karaoke, incluyendo por supuesto chat o sesiones a dúo con otros streamers o jugadores. Esta aplicación se desarrolló en conjunto con Harmonix, los desarrolladores de Rock Band, y a partir del 1 de enero de 2021 dejará de estar disponible y todos sus VoDs y clips serán borrados, cargándose así la comunidad de Twitch Sings de un plumazo.

Después de la tormenta de Twitch Sings, llegó la de las reclamaciones de la DMCA (Ley sobre Derechos de Autor en el Milenio Digital o DMCA, por sus siglas en inglés), donde un aluvión de críticas inundó a la plataforma por parte de sus creadores de contenido, que veían como les llovían reclamaciones y notificaciones de reincidencia hasta el punto de cierres de canales sin ningún tipo de apelación o información de cuál era el fallo, vídeo o canción en cuestión. Se ha llegado a situaciones tan absurdas como músicos reproduciendo su propia música en su canal de Twitch, reportados por la discográfica por usar dicha música.

Twitch

Twitch asegura que están tratando de ser lo más transparentes posibles con sus creadores y buscar una solución que contente a todos. Afirman que soluciones como las de Facebook Gaming, dónde se llegó a un acuerdo con la industria discográfica, no son aptas para la comunidad y funcionamiento de Twitch, puesto que eso impactaría las ganancias de todos los creadores, incluyendo aquellos que no hacen uso de ningún tipo de música.

De momento las recomendaciones de la plataforma son evitar reproducir cualquier tipo de música en directo que tenga derechos y pueda ser reclamada y usar alternativas como la música sin copyright o extensiones como Twitch Soundtrack, que está actualmente en beta y se integra con los principales softwares de streaming, permitiendo separar la música reproducida en directo con la música guardada en clips y VoDs.

También prometen más y mejores herramientas de gestión para los creadores, más información en las notificaciones y reportes, más comunicación por parte de la empresa y un trabajo constante en el que aseguran están poniendo todas las energías posibles, entonando más de una vez el mea culpa y la responsabilidad de los fallos o daños creados. Está por ver como evolucionará todo este embrollo, pero está claro que igual que pasó con YouTube, Instagram u otras plataformas que hagan uso de la música, la industria no lo pondrá nada fácil si no ve beneficio de su parte.

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Eric Herranz
Editor de videojuegos en OneTech. Creo que creo contenido. También hago directos en Twitch jugando de forma cuestionable.