Tras haber estado probando durante un tiempo la nueva función de Compartir con Nearby, o Nearby Share por su nombre en inglés, hoy Google ha oficializado su lanzamiento en Android, comenzado el despliegue por los terminales de Samsung y los Pixel.

Nearby Share

Un sistema rápido y confiable

Esta función se ha comparado con el Airdrop de Apple, y es que realmente es el mismo sistema. Con este podemos compartir cualquier tipo de archivo entre dispositivos con Android 6 o superior, desde fotografías hasta documentos o enlaces.

Nearby Share solo necesita un par de toques para compartir entre dispositivos, siendo el receptor el encargado de admitirlo o rechazarlo gracias a una notificación que se muestra en el dispositivo. El sistema de forma automática escogerá el mejor protocolo para compartir de manera rápida, ya sea mediante Bluetooth, Bluetooth Low Energy, WebRTC o WiFi punto a punto.

Nearby Share

Como ya os mostramos Nearby Share ofrece opciones de privacidad que permiten que no estemos visibles, que lo estemos solo para nuestros contactos o solo para algunos de ellos, por lo que no deberemos temer que se vulnere nuestra privacidad.

Hemos comprobado que ya aparece en un Google Pixel 3Xl y en un Samsung Galaxy Z Flip, por lo que parece que el despliegue ha sido inmediato. De todas formas Google ya anuncia que están trabajando para llevar esta función a los Chromebooks en los próximos meses.

Si no tienes un terminal Google o Samsung aun deberás esperar un poco, pero parece que no mucho, pues ya se anuncia que en las próximas semanas estará disponible para más modelos.

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.