Ya hace un tiempo os mostramos el Glorious Model O, un ratón que llamaba la atención por su peculiar diseño repleto de orificios en formato panal de abeja. Hoy os traemos nuestro análisis del Glorious Model D, un ratón muy similar en su propuesta pero con un diseño ligeramente distinto y un cable que ha evolucionado a mejor. Durante un par de semanas me ha acompañado en mi día a día, llegando el momento de contaros mi experiencia y opinión.

Glorious Model D

Diseño reconocible y llamativo

Si bien es cierto que Glorious no invento este diseño en panal de abeja, está logrando convertirlo en un elemento identificador de la marca. El Glorious Model D está disponible está disponible en colores blanco y negro, con acabado mate o brillante. En mi caso he podido probar la versión en negro mate.

Para este modelo la marca ha trabajado en varios puntos concretos para mejorar su propuesta. El primero de ellos es el propio embalaje, que ahora es mas alargado y menos alto, permitiendo que el cable se sitúe a la misma altura que el ratón. Se mantiene la gama de colores blanco y negro con detalles en naranja para los laterales e interior.

En el interior encontramos el ratón con su cable, una serie de manuales y pegatinas, pero también una pequeña bolsa con unos deslizadores extras. El ratón viene con cuatro deslizadores de teflón  G-Skates, pero si queremos añadirle un plus de suavidad de deslizamiento podremos añadir estos extras, ampliando así de forma considerable el tamaño de los mismos.

Personalmente no considero necesario el uso de estos deslizadores extras, pero esto es algo muy personal que depende de vuestra forma de jugar y de la alfombrilla que uséis. Lo bueno es que es una opción que tenemos ahí y tu decides si hacer uso de ello o no, eso sí, ten cuidado al ponerlos ya que cada uno tiene su posición correcta.

La ergomía por bandera

Las medidas de este ratón dan una longitud de 128 mm con una altura máxima de 42 mm y un ancho de 67 mm. Dependiendo de la versión tenemos un peso de tan solo 68 gramos en el modelo mate y de 69 gramos para los acabados brillante.

El Glorious Model D cuenta con ligeras modificaciones con respecto al Model O, estando ahora enfocado a un uso diestro y con una joroba ligeramente más alta en la parte izquierda para poder facilitar un agarre tipo garra, aunque sin dejar de ofrecer una excelente respuesta si lo usamos tipo palma o incluso de dedos. Esto se traduce en un diseño realmente cómodo, que se ha adaptado a la perfección a mi mano, pareciendo haberse hecho a medida. Por supuesto esto depende mucho del tamaño de mano de cada uno.

Glorious Model D, un ratón gamer "perforado" - Análisis 3

Haciendo un repaso del ratón nos encontramos con una parte superior donde casi su totalidad está perforada con un diseño en panal de abeja, exceptuando en los botones y laterales. Esto permite ademas una reducción de su peso y una mejor ventilación del ratón, que si bien hace que transpiremos en exceso, también permite que entre porquería dentro del ratón.

El panel perforado se flanquea por dos lineas LED RGB, terminando en dos botones bajo los cuales tenemos unos switchs Omron que prometen 20 millones de pulsaciones. También tenemos la habitual rueda de scroll, dentada en este caso y con la misma iluminación RGB, sobre la cual tenemos un botón que nos sirve para cambiar entre los distintos DPI del ratón.

Glorious Model D

En la parte derecha nos encontramos un espacio ligeramente redondeada donde solo encontramos el nombre de la marca en su parte frontal.

Glorious Model D

En el otro extremo, es decir en el lado izquierdo del Glorious Model D, tenemos dos botones que siguen la linea de la joroba y que tanto en situación como en tamaño, se hacen muy accesibles, sin tener que forzar la postura para alcanzarlos. También vemos la imagen del “barbudo” logo de Glorious.

Glorious Model D

Sensor Pixart PMW-3360 con 12.000 DPI

Llegamos a la parte inferior, zona donde encontramos cuatro deslizadores blancos G-Skates de teflón que proporcionan una suavidad de movimientos sin fisuras. Esto nos permiten que realicemos movimientos muy rápidos de forma fluida, algo que agradeceremos sobre todo en juegos tipo shooter.

En el centro de esta parte nos encontramos el sensor Pixart PMW-3360 con hasta 12.000 DPI y un pequeño LED, el cual según el color que luzca nos indica que nivel hemos escogido con el botón superior.

Este sensor es el mismo que vimos en el Model O y otros dispositivos, se trata de un sensor ya contrastado con 250 IPS y una aceleración de 50G, cuyo buen funcionamiento no nos ha supuesto ninguna sorpresa. Eso si, en el Glorious Model D la distancia de despegue es de 2 milímetros, aunque podemos configurarlo mediante software hasta los 3 milímetros.

Un software completo

Para poder personalizar nuestro Glorious Model D deberemos bajar el correspondiente software desde la web de PC Gaming Race. Con el podremos crear perfiles y personalizar los seis botones del ratón (cinco mas la rueda clicable). Esto nos permite crear macros y asignarlas a un botón para poder usarlo en nuestras partidas, algo que no nos supondrá problemas ya que todo es muy intuitivo.

Este software también permite configurar la iluminación del ratón y diversos parametros como la distancia de despegue, la tasa de sondeo o el tiempo de respuesta. Ademas nos permite configurar los niveles de DPI hasta un total de seis, permitiendo modificar su sensibilidad en conjunto como en deslizamiento X e Y de forma independiente.

Experiencia de uso

Mi primera experiencia con un ratón de esta marcar me dejo muy buenas sensaciones, por lo que esperaba repetir con el Glorious Model D. En linas generales su funcionamiento es muy similar, algo que no sorprende al compartir sensor y swicthes, pero hay puntos que han variado y que me gustaría señalar.

Del Model O me lleve la sensación de contar con un cable que si bien era muy flexible, su trenzado externo quedaba holgado y daba una impresión bastante fea. En Glorious Model D cuenta con el mismo sistema Ascended Cord ultra-flexible, pero en este caso el trenzado se ajusta correctamente al cable, lo que mejora el aspecto considerablemente. Reconozco que solo es estético ya que el funcionamiento sigue siendo el mismo, pero era algo que en el Model O me parecía realmente feo.

Glorious Model D

El diseño diestro hace que el agarre sea más cómodo, lo que repercute en la experiencia de uso y facilita su manejo. En su uso para jugar se ve preciso y rápido, mientras que a la hora de usarlo en labores del día a día se agradece su ergonomía para aguantar una jornada sin molestias.

Glorious Model D

Conclusiones y opinión

A la hora de escoger un ratón gamer hay muchas cosas a valorar. Desde luego hay que fijarse en su sensor, en su peso, construcción y ergonomía para nuestro tipo de agarre. Sin embargo no menos cierto es que hay que fijarse en que nos sea atractivo, que nos guste como luzca en nuestro setup gamer.

El Glorious Model D es cómodo de usar, es bueno en su respuesta y es muy llamativo en su diseño, sin embargo también tiene sus contras. El contar con tantos orificios hace que la suciedad de acumule, no es exagerado ni excesivo, pero hace que tengamos que ser conscientes de que chorro de aire de vez en cuando no le viene mal.

Glorious Model D

Me gusta que se haya mejorado puntos como el cable y que su diseño se ajuste mejor a mi mano, incluso el echo de que contemos con unos deslizadores extras, pero sin duda una de sus mejores bazas es su precio de 59,96€.

Desde luego es un ratón muy aconsejable para el jugador medio y para aquellos que compatibilicen con un uso mas cotidiano, pero sobre todo es el indicado para aquellos que quieran destacar y hacerlo sin dejarse mucho dinero para ello.

Glorious Model D

59.96 €
8.3

Valoración

8.3/10

A favor

  • Diseño y peso
  • Rendimiento
  • Precio
  • Software
  • Sensor contrastado

En contra

  • Sus agujeros facilitan que se acumule suciedad

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.