Estas leyendo
Probamos el Google Nest Hub. Porque en una pantalla todo luce mejor

Google Nest Hub

Google sabe que su asistente ofrece un amplio repertorio de funciones, pero también que sus posibilidades crecen con una pantalla. De ello nace el Google Nest Hub, un dispositivo que no hace mucho llegó a España y que quiere ofrecer a los usuarios una nueva percepción de lo que podemos hacer con un asistente digital.

La pelea entre Google Assistant y Alexa sigue siendo encarnizada y tras la llegada de los Echo Show, era previsible un dispositivo Google con pantalla. En las últimas semanas hemos podido convivir con el Google Nest Hub, probar sus funciones y ver cuales son sus fuertes y donde cojea. Ahora llega el momento de dar nuestro veredicto.

Un diseño con “pantalla flotante”

En la caja del Google Nest Hub vamos a encontrar el dispositivo en sí junto con un cable que sirve para conectarlo a la red, alguna documentación sobre su uso y garantía, y nada más. Ello ya es indicio de su fácil instalación y es que todo se hace desde la aplicación de Google Home. Algo que deja claro el propio dispositivo al iniciarse, con un mensaje en su pantalla invitándote a descargar la aplicación.

Este dispositivo está disponible en dos colores, un gris claro llamado “Tiza” y una versión oscura llamada “Carbón vegetal”. En nuestro caso hemos contado con la versión Tiza y sin duda me parece la más atractiva de ambas, aunque esto es algo que también depende de nuestra decoración y gustos.

Google ha optado por un pie compuesto por el altavoz y una pantalla que sobresale del mismo, este diseño hace que de entrada la pantalla de la impresión de flotar, sin que toque la superficie sobre la que se apoya. Una apuesta que me ha gustado y que hace que la protagonista, la pantalla, destaque aún mas.

Google Nest Hub

En lo que al pie se refiere, al igual que el resto de dispositivos Google con base, esta se compone de una goma naranja sobre la que se apoya todo el conjunto. El cuerpo del altavoz está recubierto por una tela color gris en medio de la que destaca la G de Google y un orificio para el conector. Si nos fijamos, apreciamos en la parte superior una zona donde está el altavoz de rango completo, el cual cubre casi todo el ancho.

Un deslizable para mayor privacidad

En cuanto a la pantalla en sí, si nos vamos a la parte trasera veremos que está es de un plástico mate, blanco en este caso, que solo cuenta con dos zonas que rompen sus lineas. En la parte superior tenemos un botón deslizable, el cual es primordial si somos de los que cuidamos nuestra privacidad. Como sabéis Google escucha todo lo que decimos a la espera de que demos la orden “Ok Google”. Esto es algo que incomoda a muchos. Gracias a este botón podremos activar el modo mute que bloquea los dos micrófonos. Tras hacerlo, sabremos que está activado de dos formas. La primera es que aparece un color naranja en el deslizable, la segunda es un pequeño led rojo que se ilumina en la parte frontal, justo a la derecha del sensor de ambiente

Por otro lado y situado en un lateral tenemos un largo botón que no vas a usar. Este sirva para subir o bajar el volumen, pero es algo que normalmente harás mediante voz o incluso desde la pantalla táctil, por lo que no vas a darle mucho uso.. Lo cierto es que Google se podía haber ahorrado este botón, haciendo el diseño más limpio de paso.

7 pulgadas bien enmarcadas

Llegados a este punto toca hablar del frontal, la parte mas destacada y el motivo por el que este dispositivo se diferencia de otro altavoz Google Home.

El Google Nest Hub cuenta con una pantalla de 7 pulgadas y resolución 1024 x 600 pixeles. Esta se encuentra enmarcada por unos laterales amplios, demasiado para mi gusto, aunque no mayores que lo que ya vimos en el Echo Show. Donde si hay diferencia es en la resolución, pues donde el dispositivo de Amazon se quedaba corto para sus 10 pulgadas, en el Google Nest Hub dan una calidad muy aceptable.

El grosor de los laterales y la parte inferior no tiene más uso que el armonizar el diseño con un marco superior. En este es donde vamos a ver los dos micrófonos de largo alcance y centrado entre ambos un sensor de luz Ambient EQ. Como ya hemos indicado, muy disimulado e inapreciable cuando no se usa, también tenemos un LED que se ilumina en rojo cuando tenemos bloqueados los micrófonos.

El conjunto de este diseño nos da un peso de 480 gramos y unas dimensiones muy comedidos. Esto nos permite que podamos mover el dispositivo allá donde lo necesitemos, con comodidad y pudiendo ponerlo en cualquier sitio, siempre y cuando tengamos cerca un enchufe. Ademas esto no hará que tengamos que volver a configurarlo, ya que todo queda guardado al emparejar el dispositivo y nuestra app Google Home. Eso sí, si vamos a cambiarlo de habitación de forma definitiva, es mejor cambiar la ubicación también en la app. Pero si solo lo llevamos a la cocina para ver una receta, no hace falta que te molestes.

EspecificacionesGoogle Nest Hub
Dimensiones:Grosor de 6,73 cm, ancho de 17,85 cm y una altura de 11,8 cm.
Peso:480 Gramos
Colores:Tiza y Carbón vegetal
Pantalla:Táctil LCD de 7″ (177,8 mm) y resolución 1.024 x 600 píxeles
Micrófonos:2 de largo alcance
Altavoz:1 de rango completo
Conectividad:Bluetooth 5.0 y Wi-Fi 802.11b/g/n/ac (2,4 GHz/5 GHz)
Otros:Chromecast integrado
Google Nest Hub

Una pantalla táctil intuitiva y precisa

La pantalla táctil da mucho de si, pero siempre y cuando sea sencilla de usar. En el caso del Google Nest Hub tenemos un sistema muy simple e intuitivo. Para comenzar si desplazamos desde abajo hacia arriba, se nos abre un menú que nos permite configurar el brillo y el sonido, silenciandolo o subiendo/bajando el volumen, activar el modo no molestar, programar alarmas o acceder al apartado de configuración. Realizando el movimiento contrario, es decir de arriba hacia abajo, acceder a una serie de acciones rápidas como controlar las luces si tenemos algún sistema de iluminación inteligente, programar rutinas, multimedia o realizar un anuncio.

Los movimientos horizontales son el correspondiente al botón “Atrás”, que se realiza deslizando de izquierda a derecha, y el desplegar el sistema de fichas, el cual se realiza deslizando de derecha a izquierda. Este sistema de fichas nos muestra algunas de las ultimas acciones que hemos realizado, por ejemplo la música que hemos escuchado, los vídeos de Youtube que hemos visto o las recetas que hemos consultado.

Ciertamente es una forma muy rápida de acceder a algunas funciones de forma táctil y se hace más útil de lo que en principio parece.

En lo que al comportamiento se refiere, el táctil es preciso y rápido de respuesta. Puede que no sea la mejor pantalla en resolución, pero su funcionamiento ante cualquier toque es de primer nivel.

Uso y posibilidades del Google Nest Hub

Google incide mucho en un uso que al final he usado más de lo que pensaba, el poder ver una receta a la hora de cocinar. Si eres un cocinillas o simplemente te gusta ponerte retos en la cocina, el Google Nest Hub se convierte en una accesorio al que vas a sacar un enorme rédito. Basta con pedirle una receta de arroz para que nos muestre un abanico de opciones entre las que elegir. Estas recetas vienen detalladas en ingredientes y forma de preparación, convirtiéndose en un ayudante de lujo en los fogones.

Si hay que ponerle alguna pega es que no todas las recetas que nos muestra cuentan con vídeo, si no que se basan en instrucciones escritas. Por otro lado esto es algo que depende de donde se sacan las recetas, por lo que tampoco podemos achacar todas las culpas al dispositivo. Al final, usando Youtube sales casi siempre del apuro.

Sin embargo esta función de pinche en solo una de entra las opciones del Google Nest Hub. Si tienes un hogar con otros dispositivos inteligentes, las opciones se multiplican. En mi caso tengo varios equipos, por lo que no solo puedo usar las funciones base del altavoz. De forma visual puedo controlar y ver que luces tengo encendidas o encender el televisor, además gracias a las rutinas puedo programar que el dispositivo apague todo cuando salga de casa o encienda determinados equipos cuando regreso. Esto también se aplica cuando nos vamos a acostar o cuando nos despertamos.

Un ejemplo: cuando salgo de casa el dispositivo apaga todas las luces cuando le indico que me voy. Cuando regreso el dispositivo me da la bienvenida, enciende las luces de la entrada, me muestra si tengo tengo algún recordatorio y me pone música. Todo ello lo vemos reflejado en la pantalla, con un mensaje de bienvenida y la caratula del álbum que este reproduciendo.

Lo bueno de este sistema es que es muy configurable, pudiendo añadir opciones como el que nos diga cuanto tiempo tardaremos en llegar al trabajo, mostrando un mapa del recorrido. Al hacerse a través de la aplicación Google Home, es algo que puedes probar también en tu móvil, pero que luce mejor en una pantalla grande.

Por supuesto todas las funciones que nos brinda Google Assistant están presentes y cada vez que lo invoquemos se mostrará un icono en la parte superior de la pantalla. Desde poner una alarma hasta ver un video en Youtube, todo lo podemos hacer con la voz y la respuesta son casi siempre correctas. Depende de nuestra maña podemos sacarle mayor ventaja al dispositivo o no, pudiendo programar recordatorios, alarmas, ver el tiempo que va a hacer o conocer el estado de la bolsa.

Para el final he dejado el apartado del sonido y es que no nos olvidamos de que hablamos de un altavoz con pantalla. En esta ocasión tenemos un dispositivo con un buen volumen, pero cuya colocación en la parte trasera hace que muchas veces el sonido no nos llegue de forma directa y, dependiendo de lo que tenga detrás, pueda llegar mas o menos amortiguado. En cuando a calidad, podemos decir que está en un nivel muy parejo a lo que tenemos con el Google Home. Sin embargo esta disposición tiene un porqué, que implica el uso de otros dispositivos

El nombre “Hub” no es accidental, y es que está pensado para ser el concentrador de otros dispositivos. En mi caso al contar con otros dispositivos como el Google Home Mini, opté por emparejarlos en un grupo y usarlos al unisono. Ello amplia no solo la calidad, al contar con dos o mas fuentes de sonido, si no que compensa este enfoque hacia atrás. Lógicamente si no tenemos otros altavoces podemos usar solo el Nest Hub, ya que funciona a la perfección sin compañía.

Por último comentar el principal punto negativo, y es que se echa en falta una cámara. Este añadido hubiera redondeado el dispositivo, permitiendo hacer videollamadas o interactuar con dispositivos como las mirillas inteligentes. Por desgracia Google no lo ha considerado necesario, aunque en eso no coincidimos.

Conclusión y opinión

El asistente de Google es uno de los grandes competidores de esta particular lucha, pero al igual que Alexa depende mucho del ecosistema que pongamos a su alrededor. A más dispositivos conectados tengamos, tanto más útil nos será nuestro Nest Hub. Por desgracia no he podido probarlo con alguna cámara de vigilancia, ya que es uno de las grandes utilidades de estos sistemas, por lo que no puedo decir que tal funciona. Con respecto al resto de usos, fuera de los habitual de encender luces, conectar un aspirador, etc. Se me ha quedado algo corto en el apartado multimedia y nos tenemos que conformar con usar el sistema Chromecast, el cual por suerte es bastante completo en aplicaciones compatibles.

Google Nest Hub

A la hora de plantearte la compra de un Google Nest Hub la pregunta clave es ¿Realmente merece la pena pagar por tener una pantalla?, la respuesta corta es sí, pero dependiendo del uso que le vayas a dar. Si eres de los que solo usan el asistente de Google para alarmas, recordatorios y preguntas ocasionales, un Home Mini te será suficiente. Si por el contrarío eres de los que exprimen el asistente al máximo, te gusta poder ver esa receta que estás preparando, tener la previsión del tiempo o tus citas de un vistazo o simplemente tener un altavoz que al tiempo sea un elemento decorativo, con las fotos que guardes en Google Fotos o un bonito fondo al azar, el Google Nest hub es un dispositivo a tener en cuenta.

He de reconocer que su tamaño compacto, una pantalla bastante decente en lo que ha calidad se refiere y un funcionamiento mas que correcto, hacen que se me plantee como una opción mucho más atractiva que un simple altavoz.

Su precio oficial es de 129€, pudiendo adquirir en la Google Store y distribuidores oficiales. También lo vemos en Amazon, donde se anuncia su disponibilidad para el 3 de Agosto.

Google Nest Hub

129.00
8.1

Diseño

8.0/10

Pantalla

8.0/10

Sistema

8.0/10

Funciones

8.5/10

Sonido

7.5/10

Rendimiento

8.5/10

A favor

  • Un rendimiento sin fisuras
  • Diseño acertado con "pantalla flotante"
  • Pantalla correcta con un táctil muy fino

En contra

  • Un sonido que se aleja de nosotros
  • Marcos muy anchos
  • Falta de cámara

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.