Estas leyendo
Razer Kraken Tournament Edition con THX Spatial Audio, este es nuestro análisis

En el IFA 2018 Razer presentó sus nuevos auriculares Razer Kraken Tournament Edition con THX Spatial Audio y una pinta muy atráctiva. Solo unos días tardaron en caer en nuestras manos, y hemos podido probarlos a fondo para comprobar si es cierto todo lo que la marca nos prometió en su lanzamiento. Ahora vamos a contaros nuestras impresiones, que nos ha parecido y si merece la pena hacerte con ellos. Si quieres saber nuestro veredicto, a continuación te lo contamos.

Un diseño contundente pero cómodo

Los nuevos Razer Kraken Tournament Edition llegan en una caja con una base de plástico que sirve como cama del dispositivo y sus componentes. Como suele ser habitual en los productos de la marca, tanto el diseño del conjunto como la presentación son de gran calidad y se acompañan de los colores verde y negro, de referencia en Razer.

Una vez abierta la caja vemos los cascos y entre ellos el Control de audio USB, del que os hablaremos más adelante. A sus pies y escondido tras un área de cartón, encontramos los cables trenzados, negro para el control y verde para los auriculares. Junto a ellos encontramos la habitual guía, dos pegatinas y una postalita agradeciendo nuestra compra.

Ya fuera del paquete comprobamos que estamos ante unos cascos de buen tamaño, sobre todo en la zona de los auriculares. El conjunto se compone de una diadema semirigida que une los dos auriculares con una zona de tejido acolchado. 

Para amoldarse a nuestra cabeza cuenta con unas bandas de aluminio que se despliegan tirando hacia abajo de los auriculares. Estas están numeradas para que podamos encontrar y recordar la posición idónea, aunque lo cierto es que es más sencillo colocarse los cascos y ajustarlos al momento.

Especificaciones técnicas

  • Frecuencia de Respuesta: 12 Hz – 28 kHz
  • Impedancia: 32 Ω @ 1 kHz
  • Sensibilidad (@1 kHz): 109
  • Potencia de entrada: 30 mW (Max)
  • Altavoces: 50 mm, de neodimio
  • Diámetro de su copa interna: 56 mm / 2.2 in.
  • Tipo de conexión:  Analógica 3.5 mm minijack
  • Longitud del cable: 1.3 metros / 4.27 ft.
  • Peso aproximado: 322 gramos / 0.71 lbs.
  • Almohadillas ovaladas: Diseñadas para insonorización completa con almohadillas de gel refrigerantes para máxima comodidad durante largas sesiones de juego.

Almohadillas refrigeradas para largas sesiones de uso

Los auriculares de 50mm se ven grandes e incluso pueden dar la impresión de exagerados por su proyección, sin embargo lo cierto es que una vez puestos no se aprecia su tamaño y si su comodidad. Cuenta además con unas almohadillas de piel sintética con un gel refrigerante, que nos hace más cómodas las largas sesiones de juego, Esas en las que sueles terminan con las orejas cocidas y sudadas, algo que con los Razer Kraken Tournament Edition no me ha sucedido.

En la parte externa de los auriculares vemos el logo de Razer, mientras que en la parte delantera/inferior del auricular izquierdo tenemos el micrófono extensible, el cual podemos doblar al gusto para situarlo en la mejor posición para su uso.

Conectado mediante Jack o USB

Los Razer Kraken Tournament Edition cuentan con un cable trenzado para la conexión mediante jack 3.5mm, por lo que podremos conectarlo a casi cualquier dispositivo. A media altura de este cable tenemos un pequeño mando que nos permite controlar el volumen del auricular y mutar el Micrófono.

Sin embargo a la hora de conectarlo a un PC o portátil podemos usar el Control de audio USB, el cual a su vez instala el Software Synapse 3.0 propio de los dispositivos Razer.

El pequeño mando se conecta a los auriculares mediante el conector jack 3.5mm y al PC mediante un puerto USB. En el encontramos varios controles con los que manejar las varias opciones de los cascos de Razer. En este control tenemos en la parte frontal los mandos para el volumen y un botón para enmudecer el micrófono.

En los laterales nos encontramos con más mandos. Entre ellos uno que nos permite controlar el ratio de audio entre los auriculares y el micrófono, es decir primar uno sobre otro según las necesidades. También vemos uno dedicado al control de los graves y un último botón que es el que se encarga de activar o desactivar el sonido THX Spatial Audio.

THX Spatial Audio

Este es uno de los puntos destacados de los Razer Kraken Tournament Edition, y es que son los primeros de la compañía en contar con THX Spatial Audio. ¿Y esto que es? te preguntarás. Pues se trata de simular un sonido posicional en una esfera de 360° a tu alrededor. En cristiano, que consigues oír como si estuvieras en el centro de la acción de una forma realmente notable y que puede ser decisiva para tu éxito en según que juegos.

Synapse 3.0 y los Razer Kraken

Como es habitual en los productos Razer, el uso de los cascos en conjunto con la personalización que permite el software Synapse 3.0, es un plus que se agradece. En mi caso al conectar los cascos a mi PC inmediantamete se inicio la descarga de una actualización especifica para ellos. 

En este punto he de decir que a pesar de descargar la actualización el programa no me reconocía los auriculares, ni siquiera tras reiniciar el dispositivo. La solución vino por reinstalar el programa Synapse y nuevamente actualizarlo, tras lo cual no presentó más problemas.

Tras actualizar el programa ya me salieron las diferentes opciones: Sonido, Mezclador, Mejora, Ecualizador y Micrófono. En ella podemos crear perfiles y personalizar como responden los Razer Kraken Tournament Edition cuando lo usamos para ver una película, escuchamos música, jugamos , etc. También podemos configurar la mejora del sonido del micrófono con reducción del sonido ambiental o mejorando la claridad de voz.

Día a día con los Razer Kraken Tournament Edition

Razer lanzá estos auriculares con un precio de 99.99€, lo que no está nada mal para los precios que acostumbramos a ver y que tras probarlos me parece aún mas atractivo.

Como digo la primera impresión es la de unos cascos de buen tamaño, pero que gracias a un excelente diseño consigue que puedas adaptarlo con facilidad a nuestra fisionomía. Su grandes auriculares se ajustan a la perfección y, junto con la refrigeración por gel, te permiten llevarlos puestos en jornada maratonianas de disfrute sin problemas ni incomodidades.

Análisis Auriculares Razer Kraken

En el apartado de sonido, el más importante en este tipo de dispositivos, el Kraken ofrece potencia y calidad tanto en PC como en su uso con consola. Nada más sacarlo de su caja y comenzar a usarlo te das cuenta de que estas ante un dispositivo muy cumplidor, que deja buenas sensaciones y calidad. Sin embargo cuando lo conectas a Synapse y comienzas a aprovechar las posibilidades del ecualizador y del THX Spatial Audio, ahí es cuando aprecias todo el potencial del Razer Kraken Tournament Edition.

Usándolo en PC a través del control de audio la experiencia escuchando música o viendo una película es sensiblemente mejorada, pero es en los juegos donde realmente aprecias todo lo que da de si este dispositivo. Cada día el sonido espacial es más importante a la hora de jugar.

Contar con unos auriculares que te ofrezcan la fiabilidad de saber desde que dirección te viene un sonido, pero no de una forma aproximada, sino con concreción y de forma clara, es algo que mejora de forma exponencial la experiencia de juego. Un ejemplo es hacer la prueba de jugar haciendo uso del THX Spatial Audio y de repente quitarlo, la diferencia es tan evidente que un juego con un apartado sonoro excelente, de pronto baja un par de enteros si pasas al modo estéreo.

No podemos finalizar sin hablar del micrófono, el cual cuenta con un sistema que le permite esconderse en el auricular, para luego desplegarse y poderlo ajustar a nuestra conveniencia gracias a la flexibilidad de su brazo. A la hora de usarlo capta sin problema nuestra voz y la transmite con fidelidad, pero nuevamente el uso de Synapse marca la diferencia. El poder ajustar la sensibilidad, la claridad vocal o reducción del ruido de fondo, mejora de forma considerable la claridez del audio, pero a cambio de que nuestra voz suene ligeramente rara, como artificial. La cosa está en lograr un equilibrio haciendo uso de los ajustes.

Conclusiones y veredicto

Creo que ha quedado claro que mi experiencia con los Razer Kraken Tournament Edition ha rozado el pleno de satisfacción. Pequeñas incomodidades como el tener que reinstalar Synapse, o un micrófono que solo puedes silenciar con los botones del control de audio o el situado en el cable, no pueden ocultar que estamos ante uno de los cascos que mejores impresiones me ha causado.

Su comodidad en la cabeza, el poder usarlo durante horas sin tener gotas de sudor resbalando desde los auriculares, y el gran resultado del THX Spatial Audio, logran un conjunto de los que puedes recomendar sin miedo a defraudar.

Particularmente me ha encantado el color verde del modelo que he probado, pero si quieres algo más discreto tiene uno en negro, menos vistoso para mi. Ambos puedes encontrarlos en la web de Razer por 99.99€
o en Amazon

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro
Pedro
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.