Estas leyendo
Dungeons 3, analizamos el Mal mas absoluto

Kalypso Media y Realmforge Studios nos traen una nueva entrega de todo un juegazo, se trata de Dungeons 3, un nuevo capítulo que mejora a sus predecesores y como siempre nosotros trataremos de daros las claves de estas mejoras. No te pierdas el análisis de este juego de estrategia en tiempo real en el que una vez mas el Mal está a nuestro favor.

Dungeons 3 es un juego de estrategia en tiempo real en el que controlaremos al Mal, con esta premisa tendremos que forjar nuestro propio ejército para atacar a la raza humana. Pero no todo es matar y matar, también tendremos que cuidar a nuestro ejército alojado en las mazmorras, lugar donde satisfacer sus necesidades y donde nos prepararemos para la batalla. Este punto también tendremos que fortificarlo para aguantar las embestidas del bien.

El punto fuerte de Dungeons 3 reside en el enfoque diferente, en el cual el malo pasa de ser un mero villano carismático al que matar, a ser el protagonista estelar de la historia y lo cierto es que esto nos gusta, le dan un toque totalmente diferente sin inventar nada nuevo pero que es donde reside su adicción una vez que lo pruebas.

Dungeons 3, igual pero diferente

El Bien contra el Mal, como decimos, una historia que viene desde el principio de los tiempos pero con ese cambio de perspectiva en el que el Mal mas absoluto somos nosotros y concretamente el Señor de la Mazmorra que por fin ha logrado unir a las fuerzas del mal y establecer su malvado imperio. Es el momento de pasar a la siguiente fase de su misión más diabólica: ¡expandir sus dominios! Al sacar a la malvada hechicera elfa Thalya de las suaves garras del mundo de la superficie y convencerla de que se convirtiera en su teniente jefe, el Señor de la Mazmorra ha encontrado una forma de dirigir su campaña de conquista desde los confines de su guarida del inframundo.

Con Thalya al frente es como comienza el modo campaña que la podemos jugar en solitario o acompañado. Tras nuestros intentos fallidos de atravesar el mar, tendremos que hacer todo lo posible por vencer a los benefactores del mundo exterior de una vez por todas y de esta forma conseguimos poseer a Thalya, llevarla al lado oscuro y sembrar el caos y el pánico en el mundo perfecto. Es curioso ver como según vamos a por Thalya se la escapan numerosas veces pinceladas de mal, pues no deja de ser una elfa oscura reconducida por su padre adoptivo.

“Un ejército único plagado de orcos, súcubos, dragones, serpientes, zombis…”

No solo controlaremos a Thalya si no que con el solo control del cursor podremos realizar todas las funciones que queramos, o mejor dicho encargar a nuestros esbirros que lo hagan por nosotros. Esto nos da una sensación de dios absoluto, de tener todo absolutamente controlado en todo momento, tanto es así que incluso podremos agarrar a nuestros Goblins, orcos, súcubos o incluso a nuestra protagonista y zarandearlos hasta cansarnos al mas puro estilo de Populus o Black & White y es que no olvidemos que todo empezó ahí, en su predecesor Dungeon Keeper el que fue capaz de darnos esta nueva perspectiva de maldad.

“Un juego con una mecánica muy redonda”

Tengo que reconocer que casi me ha gustado mas el tema de la construcción de las mazmorras que las batallas en si. En estas mazmorras tendremos que guardar el corazón del mal y construir habitaciones, en las que se puede construir maquinaria y acceder así a nuevas criaturas y habilidades.

También tendremos que investigar para descubrir nuevos hechizos y posibilidades y es que este apartado creció muchísimo en esta tercera entrega, no olvidemos que estamos ante un juego que también acapara el género de Tower Defense y en este punto es donde mas partido se sacará a las tecnologías. Tendremos que hacer un auténtico bunquer a prueba de héroes.

Pero si queremos que nos conozcan en todo el mundo no podemos quedarnos en lo mas profundo de nuestra mazmorra y podremos o mejor dicho tendremos que salir a seguir extendiendo el mal por donde pisemos y que seamos temidos y odiados por el bien. Este es otro de los puntos mas divertidos del juego ya que tendremos que mezclar el proteger nuestra mazmorra y su corazón malvado con seguir extendiendo y dominando el mundo. Para ello tendremos que ir realizando las diferentes mejoras disponibles y jugando con nuestro ejercito en dejar una parte que proteja la mazmorra mientras el resto se van de caza.

Durante las misiones y según ataquemos al bien, esto repercutirá y vendrán a intentar eliminarnos a nuestra propia mazmorra. Un aviso nos indicará que nos están atacando y con la cruceta hacia abajo podremos ir rápidamente a ella para defenderla.

Lo mejor es que cada partida es única gracias a la aleatoriedad con la que se genera todo. En el modo campaña tenemos 20 niveles principales totalmente diferentes en cada partida que juguemos con lo que rejugar este juego no será cansado si no todo lo contrario, será desafiante al no encontrarnos con una partida igual que la anterior.

Dispondremos también del modo combate en el cual podremos crear partidas en modo infinito, para desarrollar al máximo todas nuestras tecnologías, y en modo supervivencia, en el que tendremos que sobrevivir a 20 oleadas de héroes. Tanto aquí como en el modo campaña podremos jugar en cooperativo mediante invitación de amigos, algo que no nos ha gustado ya que es una pena no poder disfrutar de partidas aleatorias con rivales que no conozcamos de nada.

El modo multijugador también nos ofrece dos versiones, una de duelo con hasta otros tres jugadores y jugar una partida para hasta cuatro jugadores con poca personalización. El problema que encontramos nuevamente es que no hay matchmaking, de forma que, o bien abres una nueva partida o abres el chat para ver los identificadores de otros jugadores que hayan abierto partida y entras en ella.

Os explicamos un poco la mecánica de construcción

Cada partida comenzará en el centro de una cueva o mazmorra subterránea, con 5 nimios que son los encargados de construir y 2 caminos que llevan a la superficie. Esta cueva es completamente personalizable de manera que nuestros obreros tendrán que ponerse a picar, , no olvides que la mano del mal eres tu, y tu decides que se hace en cada momento.

Una vez que tenemos huecos y recursos podremos comenzar a construir edificios y unidades previamente desbloqueadas en el árbol de investigación. Estas las desbloquearemos con Oro recogido de las menas o con maldad, de esa vamos sobrados jejeje. Detalle importante en la construcción es que nuestros esbirros también pasan necesidades y al mas puro estilo de los Sims tendremos que satisfacer sus necesidades de sueño o hambre con lo que en este punto no escatimes, construye habitaciones y camas acorde a los miembros de tu ejército o granjas suficientemente grandes para que estén bien alimentados. Nuestros esbirros no trabajarán gratis y es fantástico ver como se les paga un jornal por hacer el mal.

Un punto también muy atractivo dentro de la construcción, son las trampas. Cada varios minutos, entrarán oleadas de héroes en nuestras mazmorras para atacar el núcleo como dije anteriormente, y además del ejército que tengamos en ese momento dentro de la mazmorra para defendernos, también podremos crear en el taller diferentes tipos de trampas para que todos los que osen entrar en nuestros pasillos, mueran antes de llegar al núcleo. Recuerda que si el núcleo es destruido la partida finalizará

Lucha “casi” despiadada

En Dungeons 3 las batallas pasan a un segundo plano aún que lo cierto es que son el argumento principal. Si no ganas y luchas, no obtendrás la victoria. Las batallas son muy pobres y veremos como el máximo de criaturas que podremos tener en liza son 15 unidades, y estas que a pesar de ser diferentes en cuanto a que producen resistencia, daño o curación, carecen de mecánicas de estrategia. Quizás aquí nos hubiera gustado mas respuesta por los enemigos y algo mas de variedad en el manejo de nuestras tropas.

Los combates, como dije anteriormente los disputaremos en la superficie que son los que podremos controlar o en la mazmorra que ahí simplemente tienes que limitarte a tener un ejercito mínimo para aguantar las embestidas y como mucho abofetear al enemigo para que todos nuestros guerreros se centren en el.

Una vez finalizado la batalla en cada campamento base, este se corromperá y ya nos pertenecerá, desde este momento veremos como surge del suelo un generador de maldad que nos servirá también para desbloquear elementos del apartado de investigación cruciales en nuestra victoria.

Técnicamente cumple en el apartado visual

Es un juego con unos gráficos que le sientan realmente bien, donde vemos como son muy diferentes el mal del bien pero que guardan el mismo estilo de dibujos animados que tanto nos gustan, o mejor dicho que tanto me gustan a mi. Un juego sin unas pretensiones excesivas en este apartado y por eso Unity hace un gran trabajo y lo mantiene a unos constantes 60fps sin ninguna caída. Las partes de animación o cinemática que tiene la historia como la inicial cuando nos cuentan como se hunden los barcos son simplemente geniales, una animación estilo Flash mezclada con dibujo tradicional con unos toques de humor acompañado del sublime narrador de las sagas anteriores.

Un narrador que merece un Oscar

El apartado sonoro nuevamente al igual que en sus predecesores es clave y muy acertado, todo encaja a la perfección, sentiremos que estamos haciendo el mal en todo momento, bien con la banda sonora como con los efectos FX que nos acompañan a lo largo de cada misión. Mención especial al doblaje, trabajado y vital para los que no dominamos el inglés. Una vez mas en este punto tenemos que agradecer el enorme esfuerzo realizado por sus desarrolladores. Narrador por cierto con un sentido del humor muy peculiar y que a pesar de ser malvados nos reiremos en unas cuantas ocasiones de los comentarios tan sembrados que dice. Sin duda de lo mejor del juego podemos decir que es el apartado sonoro.

Horas y horas para sembrar el Mal

La duración como siempre es subjetiva pero las misiones del modo campaña nos llevarán a las 20h aproximadamente con lo que tenemos juego para rato. Ya depende de ti exprimirlo mas, rejugarlo o querer sacar el 100% de los logros o trofeos disponibles.

Conclusión final sobre el Mal mas malvado

Kalypso Media y Realmforge Studios no descubren nada nuevo, pero hacen que si sea único jugarlo, creo que esto tiene mas valor aún que sin innovar son capaces de engancharnos a el. Quizás nos hubiera gustado ver alguna novedad respecto a sus pasadas entregas pero lo poquito que se ha cambiado le dan un nuevo aire a Dungeons 3, nuestra Elfa Oscura es muy acertada, la historia una vez mas gracias al fantástico doblaje es simplemente sublime y nos enganchará desde el primer minuto con la cantidad de toques de humor y sarcasmo que nos propone. +

Quizás tenemos que exigirle un poco mas a los combates, creo que es donde el juego verdaderamente se le ven las costuras y es que el resto está tan bien trabajado que es inevitable pedirle mas a este apartado que se queda bastante pobre. Pero lo cierto es que Dungeons 3 cumple con sus premisas, juego desenfadado en el que pasaremos unas horas de diversión, entretenimiento y de calidad delante de nuestro PC, Xbox o PS con el. Puede parecer exagerada la nota que le estoy otorgando pero cuando juegues la entenderás. Recomendado sin duda si eres seguidor de la saga ya que no te decepcionará y si eres de los que quiere darle una primera oportunidad te dejará un “Malvado sabor de boca”.

Puedes conseguirlo para Steam, Xbox One y PS4.

Dungeons 3

49,99€
Dungeons 3
8

Jugabilidad

7/10

Gráficos

8/10

Sonido

9/10

Duración

8/10

A favor

  • El narrador es de lo mejor
  • Construcción de las Mazmorras brillante
  • Propuesta de controlar el Mal

En contra

  • Batallas algo pobres
  • Cooperativo poco explotado

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
David Fraile

Amante de la tecnología, el fútbol, el dibujo y los perretes.
Aprendiendo y enseñando día a día.