Hoy tenemos con nosotros los Silent Wings 4 en su modelo en acabado blanco, la nueva versión de unos de los mejores ventiladores de Be Quiet!, quienes siguen ampliando su gama de productos en acabado blanco para dar así cobertura a una demanda creciente de mayores opciones de personalización.

Al igual que en su versión en negro, los Silent Wings 4 White cuentan con versiones de 120 mm y 140 mm tanto en modelo PWM como en modelo PWM high-speed. También tenemos versiones Pro para los que requieran de mayores prestaciones. En nuestro caso hoy analizamos los Silent Wings 4 120 mm PWM White, ventiladores que hemos probado desde hace días y de cuya experiencia hoy vamos a hablar.

Silent Wings 4 120 mm PWM White, especificaciones:

  • Medidas: 120 x 120 x 25 mm
  • Motor de ventilador de 6 polos con 3 fases
  • Velocidad de ventilador a 100% PWM / 12 V: 1600 RPM
  • Nivel de ruido a 100% PWM / 12 V: 18.9 dB(A)
  • Flujo de aire a 100% PWM / 12 V: 48.7 / 82.7 CFM m3/h
  • Presión de aire a 100% PWM / 12 V: 1.79 mm H2O
  • Conector: 4 pines PWM
  • Vida útil: 300 000 horas
  • Diseño con 2 opciones de montaje

Unboxing

Antes de nada comenzares con nuestro habitual unboxing, que en este caso es triple ya que son el número de ventiladores que Be Quiet! nos ha enviado. Al igual que en los modelos en negro en empaquetado nos viene en unas cajas de color negro, lo que hace que resalte más el acabado blanco de la imagen de los ventiladores.

En la parte posterior encontramos las especificaciones de los ventiladores, además de lucir con orgullo el sello que les distingue como un producto construido en Alemania. También encontramos un código QR que nos lleva directamente a la pagina de producto en la web de Be Quiet!.

Dentro de esta caja tenemos a su vez dos cajas, además de una guía de seguridad y un folleto de recogida del producto.

Dentro de las dos cajas tenemos el ventilador en la mayor de ellas, mientras que en la más pequeña encontramos los accesorios que acompañan a cada uno de ellos. En concreto tenemos dos bolsas con los tornillos y unas sujeciones plásticas, además de una base de cartón con el segundo sistema de montaje, por que sí, los Be Quiet! Silent Wings 4 120 mm PWM White dispone de dos modelos distintos de anclaje intercambiables.

Un ventilador cuyo diseño se adapta a su uso

Con unas medidas de 120 mm x 120 mm y un grosor de 25 mm, los Be Quiet! Silent Wings 4 120 mm PWM White cuentan con un total de 9 aspas, las cuales vienen con el habitual diseño estriado con el que la marca logra mejorar el flujo de aire. Su color blanco níveo se lleva a todos las secciones del diseño, lo que se remarca también con el nombre de la marca en la parte del motor, el cual viene en un acabado claro a juego con este diseño.

Uno de los aspectos que me han encantado de este ventilador es que a pesar de ser un producto de alto rendimiento, cuenta con un diseño que despierta la atención, con detalles como el grabado del nombre de la marca y un aspecto minimalista que es fiel reflejo de lo que ofrece la marca: pura calidad.

En la parte posterior del ventilador encontramos reflejadas algunas de sus especificaciones, además de dejar a la vista los cuatro nervios que unen esta zona al marco del ventilador.

Su motor de seis polos con tres fases cuenta con un rodamiento con soporte dinámico líquido, lo que reduce las vibraciones y ayuda a un funcionamiento más silencioso, pero que también sirve para que el ventilador alcance la cifra de hasta 300 000 horas de vida útil.

En función del modelo que escojamos tenemos distintas cifras de presión, velocidad y nivel sonoro. En los Be Quiet! Silent Wings 4 120 mm PWM White que hemos podido probar tenemos una velocidad máxima de hasta 1.600 RPM, logrando una presión de 1.79 mm/H2O y un flujo de aire de 48.7 / 82.7 CFM m3/h. En cuanto al nivel sonoro la marca nos anuncia un máximo de 18.9 dB(A).

La conexión de los ventiladores se realizan mediante un cable mallado con conector PWM de 4 pines, por supuesto en el mismo color blanco que el resto del ventilador para mantener la estética del producto.

Una de las peculiaridades de los Silent Wings 4 120 mm PWM White es que cuentan con dos sistemas de anclaje, por lo que podemos escoger cual usar en función del uso que le vayamos a dar.

Por defecto viene con unas esquinas con montaje antivibración, con unos soportes de goma que hacen que se reduzcan las vibraciones y por consiguiente los posibles ruidos asociados. Por otro lado tenemos cuatro esquinas de plástico, las cuales nos aconsejan usar para usar con disipadores o radiadores.

El proceso de cambio de sistema de montaje se realiza de forma sencilla, constando de una serie de presillas que pulsaremos para poder sacar las esquinas, montando las que necesitemos con solo colocarlas en su posición y realizar un mínimo de presión, logrando un anclaje firme.

Junto con el habitual sistema de tornillos, para fijar los ventiladores también contamos con un sistema de topes de plástico, lo que de paso añade un plus a la hora de reducir las posibles vibraciones que se puedan transmitir y cuyo uso ya va en cuestión de donde vayamos a colocar los ventiladores.

Experiencia de uso

En las pruebas que hemos realizado con los Silent Wings 4 120 mm PWM White podemos decir que los ventiladores hacen honor al nombre de la marca, siendo unos de los ventiladores más silenciosos que hemos probado, algo que por otra parte ya esperábamos.

Mencionar que lo cierto es que yo apenas he notado la diferencia entre ambos montajes, al menos en lo que a rendimiento/ruido se refiere, pero se agradece poder escoger y que nos brinden más opciones, siendo en ambos casos el resultado una instalación sencilla y cómoda.

A pesar de haber montando los tres ventiladores, se hacen difícil escucharlos incluso al 100% de RPM. Consiguiendo un buen flujo de aire y una presión estática de 1,79 mm/H2O logramos mantener una refrigeración que, en nuestro equipo de pruebas logró bajar la temperatura de la CPU al colocarla como complemento del radiador hasta dejarla en unos buenos 35º en reposo a 1.600 RPM, alcanzando los 78º si lo bajamos a 600 RPM para primar el silencio. En ambos casos destaca la baja sonoridad incluso mientras jugamos, hasta el punto de que colocados en la parte frontal del chasis me era más sencillo escuchar los ventiladores que tenía instalados en el radiador que los Be Quiet! a pesar de estar en el frontal, ya que este trio apenas alcanzaba los 44 dB(A) a unos 30 centímetros.

Conclusiones y opinión

Be Quiet! vuelve a demostrar la buena fama que se ha cosechado a lo largo de los años, con unos ventiladores que ofrecen un excelente rendimiento, con una elevada presión estática y flujo de aire que consigue uniendo las prestaciones de un motor capaz de llegar a las 1.600 RPM y un diseño de aspas lo potencia. Lo hace logrando mantener un nivel de ruido bajo mínimos, por lo que podemos asegurarnos que los componentes de nuestro equipo están a una temperatura idónea, pero sin que ello suponga tener que aguantar un alto nivel de ruido.

Los Silent Wings 4 120 mm PWM White de Be Quiet! no solo ofrecen una extraordinaria calidad y rendimiento, sino que lo hacen con un precio de 24.90€ y garantía de 5 años que hace que tengamos la seguridad de que vale cada euro gastado.

Emblema producto destacadoEmblema relación calidad-precioEmblema producto recomendado

Silent Wings 4 120 mm PWM White

24.90 EUR
9.7

Valoración

9.7/10

Pros

  • Diseño con dos sistemas de montaje
  • Excelente rendimiento
  • Bajo nivel de sonoridad
  • Calidad de construcción

Síguenos en nuestros canales de Telegram y Google News para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.


Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.