Para los que no deseen tener su escritorio ocupado por varios monitores pero necesiten de espacio para mostrar una gran cantidad de información la solución son los monitores ultrapanorámicos como el LG 40WP95C-W. Este monitor de gran formato viene con una impresionante pantalla de 40 pulgadas con un panel Nano IPS y resolución 5K, con un diseño curvo para hacerlo más inmersivo y una variedad de puertos que incluyen USB A y C, DisplayPort y HDMI para que podamos usarlo con un amplio abanico de dispositivos.

LG 40WP95C-W

Con la garantía que ofrece el ser un producto LG, referencia en lo que a pantallas se refiere, el LG 40WP95C ha sido nuestro monitor de trabajo y ocio durante los últimos días. Tras este tiempo ha llegado el momento de contaros nuestras impresiones y de ofreceros nuestra opinión sobre su rendimiento y calidad, comenzado por un repaso a sus principales características.

LG 40WP95C-W, especificaciones:

  • Pantalla:
    • Panel: LED NanoIPS
    • Curvatura: 2500R
    • Tamaño: 39.7 pulgadas UltraWide
    • Resolución: 5120 x 2160 (5K2K)
    • Ratio: 21:9
    • Tasa de refresco: Variable de 48 a 72Hz
    • Velocidad de respuesta: 5ms (GtG)
    • Brillo: 300 cd/m²
    • Contraste: 1000:1
    • Colores: 10bit (8bit + A-FRC), DCI-P3 98%, HDR10
    • Ángulos de visión: 178º (H) / 178º (V)
  • Ajustes de posición:
    • Inclinación (eje H): -5 ~ +20 º
    • Giro (eje V): -15 ~ +15 º
    • Rango Altura: 0 ~ 110 mm
    • Pivote: Sentido Horario
  • Montaje en Pared (VESA): 100 x 100 mm
  • Puertos:
    • Salida para Auriculares
    • 2x HDMI 2.0
    • 1x DisplayPort 1.4
    • USB C / Thunderbolt 4
    • USB C con potencia de carga de 96 W
    • 2 x USB A ver. 3.0 en el lateral
  • Características: AMD FreeSync, DynaMic Action Sync, Estabilizador de Negros, Modo PBP
  • Audio: 2 altavoces
  • Dimensiones:
    • 947.2 x 614.7 x 283.0 mm con peana
    • 947.2 x 419.2 x 114.8 mm sin peana
  • Peso:
    • 12.3kg con peana
    • 10.2kg sin peana

Diseño ultrapanorámico inmersivo

LG hace uso en este monitor de un panel Nano IPS, una de las tecnologías con los que la marca se ha destacado en los últimos tiempos en el mundo de los monitores y televisores, y es que el LG 40WP95C-W es un producto premium destinado sobre todo a la productividad. Así tenemos un marco simétrico que en la parte frontal es completamente negro y que aloja en la parte inferior el logo de LG en un acabado metálico.

El LG 40WP95C-W nos ofrece una pantalla con un ratio de 21:9 con formato curvo que podemos usar con su peana o utilizando cualquier sistema de soporte VESA 100 x 100.

LG 40WP95C

En la parte trasera LG nos ofrece un acabado completamente blanco donde el logo de la marca aparece en un bajorelieve muy discreto. Este cuenta en la parte central con un rebaje que nos servirá para el montaje VESA o para el soporte de la peana.

El acabado limpio y liso le da un aspecto elegante y fino, de esos que puedes usar en una oficina sin que desentone y que denota a primera vista que estamos ante un producto de alta calidad.

LG 40WP95C-W, mi experiencia con un monitor NanoIPS ultrapanorámico curvo - Análisis

De este monitor destaca el diseño curvado de 2500R, algo que para temas de diseño gráfico no siempre es del agrado de los más puristas, pero que para productividad hace que su formato ultrawide sea más cómodo de usar al ofrecernos una experiencia más inmersiva que abarcamos de un solo vistazo.

LG 40WP95C

La peana que nos llega junto con el monitor mantiene el habitual diseño de LG, con una base en medialuna que se una a una peana circular que a su vez se une al monitor con una sujeción que permite diversos ajustes. Todo ello se muestra en un acabado gris mate y que gracias a su peso permite asegurar la estabilidad del monitor.

La peana permite ajustar la altura del monitor hasta 110 mm y que este pivote en sentido de las agujas del reloj. Además permite ajustar la inclinación en un rango de -5º a +20º y de giro entre -15º y +15º. Eso sí, como único sistema de gestión de cableado cuenta con un anillo que permite sujetar los cables al mástil de la peana, pero que en ningún caso sirva para ocultarlos o disimularlo. Aquí LG debería mejorar este aspecto ya que siempre luce mejor un escritorio sin cables a la vista.

Amplias conexiones y un Joystick para su control

Uno de los puntos a destacar de este dispositivo es su conectividad, contando con dos puertos USB-A 3.0 que se han colocado en el lateral para ser más accesibles, mientras que en la parte trasera encontramos dos puertos USB C, uno de ellos con soporte para realizar la carga de dispositivos con una potencia de 96W y otro Thunderbolt 4 que nos permitirá también conectar otros monitores con resoluciones hasta 5120 x 2160 @ 72Hz.

Junto a estos puertos encontramos un conector de audio jack de 3.5mm, un DisplayPort 4.1 y dos HDMI que por desgracia se limitan a la versión 2.0 y es que LG deja claro que no es un producto destinado al público gamer que ya busca versiones 2.1 para sacar lo mejor de las consolas de nueva generación.

Hay que tener en cuenta que si bien este monitor ofrece una calidad 5120 x 2160 @ 72Hz si utilizamos la conexión HDMI se ve limitada a 3440 x 1440 @ 72Hz. Eso sí, con estos puertos podremos usar el modo PBP que nos permite dividir la pantalla en dos para poder tener dos dispositivos conectados al mismo tiempo al LG 40WP95C-W.

LG 40WP95C-W, mi experiencia con un monitor NanoIPS ultrapanorámico curvo - Análisis

Como ya hemos visto en otros modelos de la marca el sistema de control se ha unificado en un único Joystick que también es un botón y que se oculta a la vista en la parte inferior del marco, aunque podemos hacerlo más visible activando la iluminación LED que nos indica cuando está conectado el monitor.

Este sistema de control es sorprendentemente efectivo y cómodo de usar, por lo que incluso si estás acostumbrado a monitores con sistema de control basado en botones no te será difícil acostumbrarte a este Joystick,

LG 40WP95C-W, mi experiencia con un monitor NanoIPS ultrapanorámico curvo - Análisis

Pantalla NanoIPS de gran formato

Cuando colocamos el LG 40WP95C-W en nuestro escritorio este se hace de inmediato con el protagonismo absoluto del espacio. Lo hace por sus dimensiones su formato ultrawide da como resultado un dispositivo que con su peana arroja unas medidas de 947.2 mm de ancho por 614.7 mm de alto y 283 mm de fondo. Estas dimensiones se materializan en una pantalla con formato 21:9 de 39.7 pulgadas que nos aporta un 32% más de espacio que un monitor en formato estándar.

Lo bueno de este formato es que en la practica es casi como tener dos monitores en uno, perfecto para creadores gracias a que podemos tener abiertas dos áreas de trabajo y que ambas estén plenamente visibles y accesibles. Así podemos tener en un lado abierto un programa de edición o un editor de texto mientras al lado tenemos abierto el navegador para consultar información o una carpeta desde donde arrastrar los archivos que necesitemos. Es más incluso podemos dividir la pantalla en tres o cuatro espacios y que estos sigan siendo razonablemente manejables.

LG 40WP95C-W, mi experiencia con un monitor NanoIPS ultrapanorámico curvo - Análisis

Este panel cuenta además con una resolución 5K2K de 5120 x 2160 píxeles y una tasa de refresco de hasta 72 Hz, contando además con diversos modos de pantalla en función del uso que le demos. Para permitir a los creadores contar con una buena interpretación de los colores el LG 40WP95C-W ofrece una profundidad de color de 10bit (8bit + A-FRC), alcanzado una cobertura del espacio DCI-P3 del 98%.. Además cuenta con soporte HDR10 y un brillo de 300 cd/m3. En función del uso que le demos podemos escoger varios modos de imagen, incluyendo la posibilidad de calibrarla usando LG Calibration Studio.

Para los que pasamos muchas horas delante de un monitor LG añade una capa antireflejos y la tecnología Live Color Low Blue Light con certificación TÜV Rheinland Eyesafe para proteger nuestros ojos.

LG 40WP95C-W, mi experiencia con un monitor NanoIPS ultrapanorámico curvo - Análisis

A la hora de probarlo el LG 40WP95C-W destaca por la excelente calibración de fabrica que trae, con unos colores realmente notorios en su precisión que aporta esa sensación de realismo y naturalidad que tanto buscan los profesionales gráficos.

En función del modo escogido la experiencia varía mucho, pero lo bueno que tiene es que si queremos naturalidad solo debemos dejar activado el modo por defecto. Con este además tenemos un balance de blancos realmente bueno y unos negros de buena calidad aunque no perfectos ya que si bajamos la iluminación no cuesta notar como estos adoptan un tono grisaceo. Aún con todo este monitor destaca ofreciendo una gran calidad donde las imágenes son nítidas y detalladas, con buen nivel de brillo que además se va ajustando en función de la iluminación, aunque esto no siempre es lo efectivo que nos gustaría.

A la hora de jugar debemos recordar que no estamos ante un producto gamer, algo que se nota cuando vemos una tasa de refresco que se queda en unos pauperrimos 72Hz y un tiempo de respuesta de 5ms, aunque eso sí, contamos con FreeSync de AMD y DynaMic Action Sync para mantener una mejor sincronía en el movimiento. LG ha tenido a bien permitirnos configurar el tiempo de respuesta y la estabilización de negros e incluso nos ofrece varios modos pensados para el publico gamer. Esto hace que a la hora de jugar podamos tener una buena experiencia, pero lejos de lo que tenemos con monitores especializados, algo que sobre todo se nota cuando hacemos uso de consolas como la Xbox Series X y sacamos a relucir las limitaciones del puerto HDMI 2.0.

A favor hay que decir que el LG 40WP95C-W cuenta con dos altavoces estéreos de 10W que con tecnología Rich Bass Speaker logran unos bajos realmente buenos, aunque a la hora de jugar aún no hay nada como unos buenos cascos.

LG 40WP95C-W, mi experiencia con un monitor NanoIPS ultrapanorámico curvo - Análisis

Con el LG 40WP95C-W no se varia la habitual interfaz de menús que acompañan a los monitores de la marca, al cual accedemos pulsando el joystick, aunque si lo movemos hacia los lados accedemos a funciones rápidas como los modos de imagen, la fuente de la misma o el volumen del sonido. Está interfaz nos permite configurar la imagen para mostrar en la pantalla el formato por defecto de nuestro dispositivo o adaptar esta al formato de la pantalla. También nos permite activar el modo PBP que nos permite dividir la pantalla en dos, cada una de ellas mostrando un dispositivo distinto.

El modo PBP es una forma de poder acceder al unísono a dos equipos distintos. Por ejemplo podemos conectar dos ordenadores o un ordenador y una consola. Con este modo disponemos en total de tres formatos de pantalla: Pantalla completa, pantallas al 50% y doble pantalla al 66% y 33% respectivamente.

Conclusiones y opinión

Con su diseño ultrapanorámico y su curvatura este monitor nos permite trabajar con varios programas abiertos al unísono o incluso a varios dispositivos conectados a él, accediendo a toda la información de un solo vistazo. Por contra su precio y dimensiones hace que este destinado a un usuario que busque algo muy especifico ya que no todos los bolsillo ni todos los escritorios puedan asimilarlo.

Si lo que buscamos es un monitor de gran formato y que tenga una excelente representación cromática el LG 40WP95C-W es un candidato que debe estar en nuestro radar, siempre y cuando nos podemos permitir los más de 1.600€ que cuesta.

LG 40WP95C

1.675 €
8.3

Valoración

8.3/10

Pros

  • Diseño elegante
  • Formato ultra ancho que mejora la productividad
  • Precisión del color
  • Panel NanoIPS de alta resolución
  • Conectividad

Contras

  • Precio
  • Baja tasa de refresco
  • Negros poco profundos
Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.