La necesidad de tener una alimentación más sana y el apostar por sistemas más autónomos a la hora de cocinar ha llevado a muchos a optar por comprar una freidora de aire caliente, un sistema que promete sustituir a las freidoras de aceite de toda la vida, pero que además permite otras opciones de cocinado.

Gracias a Proscenic hemos podido probar uno de estos dispositivos, concretamente la Proscenic T21, una freidora de aire que además cuenta con el apellido de «inteligente» ya que nos permite conectarlo y controlarla desde su propia aplicación, e incluso usar con Alexa o Google Assistant.

En los últimos días hemos probado como es la vida friendo sin aceite, pero también probando nuestras aptitudes (o la falta de ellas) cocinando diversa variedad de alimentos que de inicio no pensábamos que podríamos hacer. Ya os adelantamos que el llamarla freidora se queda corto, pero esto es algo que os vamos a desvelar en esta review si seguís leyendo.

Proscenic T21

Proscenic T21, especificaciones:

  • Capacidad: 5.5L
  • Potencia: 1.700 W
  • Rango de temperatura: 77º C – 205º C
  • Alexa, aplicación y control remoto 
  • Voltaje: 120V(US) / 220-240V (EU&UK)
  • Dimensiones: 31.4 x 31.6 x 32.6 cm
  • Peso: 5.9 kg
  • Ruido en decibelios (dB): ≤65dB
Proscenic T21

Inteligente, sana y de gran capacidad

Usualmente nuestras reviews comienzan por un rápido unboxing para conocer que nos llega con la compra de nuestro dispositivo, algo que en este caso con la Proscenic T21 no los vamos a hacer ya que el producto llega únicamente acompañado de una pequeña guía de usuario como único elemento a destacar. Eso si lo hace en una caja de buen volumen que ya nos deja ver que no estamos ante un producto de pequeñas dimensiones.

La Proscenic T21 es básicamente un cubo alargado puesto de pie, concretamente con unas medidas en su base de 31.4 x 31.6 centímetros y una altura de 32.6 centímetros. Lo hace con un cuerpo construido básicamente en plástico de alta resistencia que aún así no consigue rebajar un peso de 5.9 kilogramos, en gran medida debido a los componentes internos.

En su diseño se mezcla el plástico negro y el aluminio, en ambos casos con un acabado cepillado que busca minimizar el impacto de huellas y suciedad. La parte superior de aluminio se aprovecha para colocar una gran pegatina con algunas medidas de seguridad, mientras que la trasera cuenta con una rejilla de ventilación

La parte frontal de la Proscenic T21 divide su diseño entre el aluminio cepillado para la parte inferior, la cual es básicamente la cubierta de la bandeja, y el negro de la parte superior que no es otra cosa que una enorme pantalla táctil con la que poder controlar y programar el cocinado, encender o apagar la freidora e incluso habilitar la conexión Wifi.

Esta pantalla cuenta en la parte superior con una serie de iconos que representan los ocho menús preestablecidos, los cuales basta con seleccionar para iniciar la cocción del plato en cuestión con una temperatura y tiempo prestablecidos. Bajo estas tenemos una zona central donde se nos va a ir mostrando la temperatura y tiempo de cocinado, el cual está flanqueado con sendos iconos de + y – que nos va a servir para cambiar a la derecha el tiempo de cocinado y a la izquierda la temperatura. En este espacio encontramos también un pequeño icono Wifi que nos indica que nuestro dispositivo está conectado y un reloj que nos permite programar un cocinado con hasta 12 horas de anticipación.

En la parte inferior de esta pantalla tenemos los iconos de encendido y apagado junto al de pausa, el cual nos va a permitir pausar y reanudar el cocinado cuando tenemos que remover el contenido. También encontramos dos botones que van a ser más útiles de lo que pensamos y es que nos permiten precalentar la freidora o mantenerla a baja temperatura para que en vez de cocinar se limite a mantener los alimentos calientes.

Proscenic T21, cuando solo necesitas aire para cocinar de forma sana e

La mitad inferior de aluminio del frontal del Proscenic T21 cuenta con un asa que nos permite extraer la cesta antiadherente de 5.5L de capacidad donde colocaremos los alimentos a cocinar. Esta a su vez se divide en dos gracias a un botón situado en la parte superior del asa, el cual está normalmente cubierto por una tapa de plástico transparente para evitar que la accionemos por error. Este sistema facilita la limpieza de ambas parte de la cubeta y hace que sea posibles limpiarlas en el lavavajillas, además permite que determinados alimentos escurran el exceso de líquidos que puedan estropear nuestros platos.

En lo que se refiere a las capacidades de la Proscenic T21 tenemos una potencia de 1.700W que permite que esta freidora alcance temperaturas que van desde los 77º a los 205º Celsius. Un rango que nos va a permitir desde cocinar grandes trozos de carne a simplemente mantener calientes las patatas.

Como todas las freidoras de aire este dispositivo cuenta con un ventilador que insufla aire en la cubeta pasando antes por una resistencia que lo caliente y que podéis ver en la siguiente imagen. Vamos que básicamente es un secador de pelo hormonado a lo bestia. A este Proscenic ha sumado la tecnología TurboAir, la cual nos promete una eficacia siete veces superior a la que obtenemos con otros sistemas de circulación de aire normal.

El diseño del habitáculo donde esta la cubeta junto con el sistema TurboAir permite una circulación del aire de 360º, lo que hace que los alimentos se cocine de forma uniforme al tiempo que promete mejorar la eficacia de cocción en un 30% al tiempo que retiene los nutrientes y logran un dorado uniforme. Eso sí, esto no impide que tengas que agitar de vez en cuando la cubeta en determinados preparados y es que si tratas de hacer, por ejemplo, patatas «fritas» estas se quedarán menos hechas en esas zonas donde están pegadas. Para evitar eso la practica nos indica que en determinados momentos es recomendable pausar el cocinado y darle un buen meneo a la comida que estemos preparando.

Proscenic T21, cuando solo necesitas aire para cocinar de forma sana e

Aplicación con recetario y control por voz (más o menos)

Con la Proscenic T21 estamos ante un «dispositivo conectado» apelativo que se lo da el hecho de que podemos conectarlo a la red Wifi de nuestra casa y a través de ella conectarlo a la aplicación de Proscenic Home, además de ser compatible con los asistentes digitales Alexa y Google Assistant para controlarla mediante comandos de voz.

Desde la aplicación podremos controlar de forma remota nuestra freidora de aire para iniciar, pausar o detener el cocinado, y ajustar el proceso de cocción tanto en temperatura como en tiempo. También podremos activar el modo de «Mantener caliente» de forma remota, lo que nos permitirá calentar nuestra comida si la hemos dejado en la cubeta para tenerla caliente cuando lleguemos a casa.

Esta aplicación también nos va a permitir adentrarnos con mas confianza en el mundo del cocinado por aire gracias a un buen número de recetas, permitiendo incluso que nosotros mismos contribuyamos creando nuestras propias recetas para compartirlas con la comunidad. Sin embargo me he encontrado con que algunas recetas vienen con traducciones algo chapuceras y he echado en falta valgo de variedad. Por suerte esto no es ningún problema ya que por internet abundan las recetas que podremos usar sin problemas en la Proscenic T21.

Además de poder usar la aplicación para controlar la freidora de aire, Proscenic nos ofrece la posibilidad de vincularla a Alexa o Google Assistant en función del asistente que usemos. Con eso podríamos encender o apagar la Proscenic T21 y pedirle que haga pequeñas tareas como iniciar la cocción o pausarla. En mi caso la experiencia ha sido bastante insuficiente, ya que si bien lograba que encendiera y apagara la freidora, el resto de comandos casi nunca los reconocía. Personalmente prefiero usar la aplicación por lo visual que es, la información que ofrece y sobre todo la excelente respuesta, aspectos que ni Alexa ni el Asistente de Google han logrado ofrecer.

Una freidora de aire que no solo puede freír

Cuando hablamos de freidora de aire pensamos en una freidora que sustituye el aceite por aire caliente, algo que es así pero que además permite ampliar las opciones de uso. Por supuesto permite freír patatas, carnes, etc. algo que hace reduciendo en un 85% las grasas de los alimentos si lo comparamos con una freidora por aceite convencional. Sin embargo también podemos usar la Proscenic T21 con otros modos de cocción. Por ejemplo podemos usarlos para cocer huevos o pescados, hacer palomitas, sandwiches y una enorme variedad de platos. Te aconsejo que te des una vuelta por la red buscando recetas y veras que las opciones son tan amplias como te de la imaginación.

Tras ponernos nuestro traje de chef (tiembla David Muñoz) nos hemos puesto manos a la masa y hemos probado distintas recetas, desde las esperadas patatas fritas y diversas frituras de pollo a otras más fuera de lo que pensamos en una freidora como es la cocción de huevos o de pescados. Dependiendo de la receta es posible que tengamos que usar utensilios como papel de hornear o cuencos donde colocar los ingredientes, pero por suerte la gran capacidad de la cubeta hace que esto no sea un problema.

Proscenic T21, cuando solo necesitas aire para cocinar de forma sana e

Junto con la pantalla táctil la aplicación son las mejores formas de controlar la cocción. Con ella podemos incluso configurar el tiempo ajustándolo tanto para el cocinado completo como para que nos avise cuando debamos agitar la comida, algo que como ya he comentado tendremos que hacer en cualquier preparado donde los alimentos se puedan pegar, como patatas, alitas de pollo, filetes, croquetas, etc. Además la aplicación guarda un registro de los últimos cocinados, los cuales podremos volver a usar si queremos repetir un plato que no este entre los programas prefijados.

A la hora de valorar la cocción he de reconocer que al ser mi primera experiencia con este tipo de freidoras la sorpresa ha sido muy agradable. Loss 1.700W de potencia del Proscenic T21 junto con el sistema TurboAir ha logrado que deseche por completo el uso de freidoras convencionales. La cocción se realiza de una forma muy homogénea, logrando dorar los alimentos de forma que adquieran un tono que hace difícil que podamos decir que no se han hecho en aceite hasta que los probamos. Eso sí, hay platos donde podremos extrañar ese punto extra de sabor que nos da un buen aceite de oliva, algo que en mi caso he suplido con un bote de pulverizador de aceite.

Proscenic T21, cuando solo necesitas aire para cocinar de forma sana e

No hay una norma general para cocinar con esta freidora y por mucho que os diga, incluso aunque sigáis las instrucciones de las recetas, lo cierto es que al final es más una cuestión de practica que otra cosa. En mi caso he optado por adoptar la norma de no poner mas de una capa de alimentos si no puedo removerlos convenientemente. Es decir platos como croquetas, empanadillas o filetes mejor poner solo una capa y con algo de separación entre ellos. Para otros como alitas de pollo o patatas es mejor pausar la cocción cada 4 o 5 minutos y removerlos para asegurar que se hace por todos lados por igual.

Los resultados son realmente buenos una vez le has cogido el punto, aunque hay que tener en cuenta que los tiempos de cocinado son mayores que los que necesitamos con una freidora de aceite. Esto conlleva que si bien los cocinados son más sanos, el tiempo extra y la potencia requerida hace que el consumo de electricidad sea superior y por ende cada plato nos salga más caro.

Una de las cosas que me ha gustado sobremanera de esta freidora es la facilidad de limpieza. Solo quien lo ha sufrido sabe lo que es limpiar una freidora de aceite y poder olvidar eso no tiene precio. La Proscenic T21 cuenta con una cubeta extraíble con una canasta ambas de aluminio con doble capa de revestimiento de teflón antiadherente. Ya de por si eso logra que los alimentos no se peguen y facilita mucho la limpieza, pero es que además se pueden lavar en el lavavajillas, lo que facilita aún más el proceso. A la hora de mantener limpia este freidora un par de minutos suelen ser más que suficientes, lo que hoy en día es algo que agradecemos especialmente.

A lo que es el tema de la comodidad y la salud, me gustaría apuntar que si eres de freidora de aceite te vas a ahorrar el tratamiento del aceite tras cada cambio, ya que no necesitas buscar una garrafa para almacenarlo y llevarlo luego a un punto limpio. Un eco-punto para las freidoras de aire.

Conclusiones y opinión

Con un precio de 129€ podemos encontrar la Proscenic T21 en la web de la marca o en Amazon. Si eres una persona preocupada por tu salud, necesitas controlar las calorías o el colesterol, sin duda esta es una excelente opción para lograr una alimentación más saludable, consiguiendo «freir» alimentos sin que estos tengan que nadar en una piscina de aceite. Es cierto que en algunos casos el sabor no es el mismo que conseguimos al freír con aceite, algo obvio, pero que en mi caso no ha sido tan notorio como esperaba.

La comodidad que da esta freidora unida a lo saludable y facilidad de mantenimiento se ven algo mermados por un mayor consumo por los tiempos de cocción, por lo que todo es tener presentes las prioridades de cada uno. En mi caso las ventajas que me da esta freidora inclinan la balanza, lo que hace que no dude en darle el emblema de producto recomendado.

Emblema relación calidad-precioEmblema producto recomendado

Proscenic T21

129.00€
8.5

Valoración

8.5/10

Pros

  • Cocina más sana
  • Comodidad de uso
  • Opciones de cocinado
  • Cocción homogenea
  • Facilidad de limpieza
  • Aplicación para manejar a distancia

Contras

  • Alexa y Google assistant de uso anecdótico

Síguenos en nuestros canales de Telegram y Google News para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fi y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.