Una de marcas que mejor ha aprovechado el declive de Huawei para adentrarse en nuevos mercados es Vivo, compañía que nos dejó unas excelentes sensaciones con el Vivo X51 5G y que desde entonces ha ido lanzando nuevas propuestas con el Vivo X60 Pro, un terminal que hemos tenido la oportunidad de probar descansadamente para comprobar su rendimiento y poder ofreceros nuestras impresiones.

Este dispositivo representa una evolución de la marca en varios aspectos, incluyendo la una unión con Zeiss para tratar de sacar el mejor partido a los sensores de sus cámaras y el uso de un hardware de garantías para ofrecer un rendimiento optimo al tiempo que busca consolidar un diseño con el que distinguirse de la competencia. Todo esto lo pretende hacer sin que ello represente tener que subir el precio, tratando así de convertirse en una mejor opción ante unos competidores que en no pocos casos han disparado sus precios. El problema de esto es que en algún punto hay que recortar, por lo que la pregunta es ¿Ha logrado el propósito de ofrecer un terminal de alta gama a precio competitivo o estamos ante un gama media de con expectativas?, una duda que tras un mes con él vamos a tratar de resolver.

Vivo X60 Pro

Un diseño “premium” con el poder destacar

Antes de pasar a hablar del dispositivo en si vamos a comentar lo que viene en el paquete, algo que hasta hace no mucho podía parecer superfluo pero que ahora cobra una especial importancia ante la tendencia de algunas marcas de no incluir cargadores ni auriculares en algunos de sus dispositivos. En este caso tenemos la suerte de contar con todo lo que necesitamos para usar nuestro smartphone, desde un cargador con carga rápida hasta unos auriculares con sus correspondientes almohadillas de silicona, pero con el añadido de una carcasa con la que proteger el teléfono. Curiosamente los auriculares vienen con conecto jack de 3.5 mm aunque el teléfono no dispone de puerto para usarlos, por lo que tendremos que usar un adaptador jack a USB C que también se ha incluido en el paquete. Esto parece algo raro y más bien una forma de reutilizar los auriculares que de pensar en ofrecer unos creados ex profeso para este modelo. Por supuesto a esto hay que añadirle la habitual parafernalia de papeles que acompañan a este tipo de dispositivos.

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 1

Ya sabiendo lo que tenemos en el paquete vamos a ver que nos propone la compañía con el Vivo X60 Pro, algo para lo que no hay nada mejor que hacer un repaso a las prestaciones del equipo.

Especificaciones del Vivo X60 Pro

Diseño
Dimensiones: 158.8 x 73.24 x 7.59 mm (7.69 mm en la cámara)
Peso: 177-179 gramos
Colores disponibles: Midnight Black, Shimmer Blue
Software
Sistema Operativo: Android 11
Capa de personalización: Funtouch 11.1
Pantalla
AMOLED de 6,56 pulgadas Resolución FHD+ de (2376x1080p) Ratio del 92.7% HDR10+ Tasa de refresco de 120 Hz y 240 de muestreo táctil 1300 nits de brillo
Procesador
Qualcomm Snapdragon 870
Memoria RAM
12GB LPDDR5
Almacenamiento
256 GB UFS 3.1
Cámaras traseras
48 MP f/1.48 con sistema Gimbal 2.0 Teleobjetivo de 13MP f/2.46 con zoom óptico 2x y digital de hasta 20x Super gran angular de 13 MP f/2.2 con FoV de 120º
Cámara frontal
32MP f/2.45
Batería
4.200 mAh con carga rápida de 33W
Conectividad
5G
Otros detalles
Bluetooth 5.1, wifi MIMO 2,4 G/5 G, sensor de huellas bajo pantalla
Precio
799.00 €

Con el teléfono ya en las manos nos encontramos un diseño que ineludiblemente nos recuerda mucho al Vivo X51, aunque en esta ocasión con un acabado iridiscente más llamativo. Sus medidas de 158.8 mm de alto por 73.24 mm de ancho y un grosor de 7.59 mm que sube hasta los 7.69 mm en la zona más alta de la cámara hacen que sea bastante manejable con una mano, algo que se me ayudado por un peso de 177 gramos pero que por contra se ve penalizado por una cristal curvado que hace que a veces tienda a resbalarse

En su frontal encontramos una gran pantalla de 6.56 pulgadas que a pesar de los bordes curvados no muestra esa tendencia a verdear los laterales, no al menos de forma apreciable. La pantalla se integra a la perfección en el marco acentuando la sensación de continuidad y de acabado premium que nos conduce suavemente hacia la trasera del terminal.

Vivo X60 Pro

En la parte posterior tenemos un acabado que en interiores desmerece y es en el exterior donde saca a relucir (literalmente) su diseño. El Vivo X60 Pro se ofrece en acabados Midnight Black, para los más discretos, y Shimmer Blue para los más atrevidos. Este último modelo es el que ha llegado a nuestras manos y es sin duda el más espectacular visualmente, ya que su acabado iridiscente hace que a la luz del sol la trasera va cambiando de color en un arcoíris realmente llamativo. A más luz e inclinación, mayor es el espectro de colores que veremos y que particularmente me ha encantado tanto por lo llamativo como por lo extremadamente difícil que es de ensuciar. Ver una huella es casi un hito, lo que hace que siempre luzca su mejor aspecto incluso tras días de uso. En este aspecto solo podemos decir que hay muchas marcas que deberían de aprender de Vivo en este aspecto.

En esta trasera también tenemos un modulo que repite diseño con respecto al modelo del año pasado, con un doble escalón donde el primero luce un acabado similar a la de trasera y aloja un doble flash LED, mientras que el segundo escalón es negro y muestra sus tres cámaras junto al sello de Zeiss que luce con orgullo.

Vivo X60 Pro

El marco del Vivo X60 Pro sigue la misma línea del X51, con un acabado redondeado en los laterales, plano en la parte superior y ligeramente convexo en la parte inferior. La parte superior muestra la leyenda de “Fotografía profesional” con la lateral izquierdo completamente limpio dejando los controles en el lateral derecho con los botones de encendido/apagado y el control del volumen, mientras que la parte inferior muestra su puerto USB tipo C, la bandeja para la tarjeta nano SIM y un altavoz. Vivo sigue apostando por un solo altavoz por lo que no tenemos sonido estéreo.

La sensación en la mano es la de tener un terminal de algo gama, con cuidados acabados y un aspecto que en interiores gusta, pero que en el exterior enamora con cualquier rayo de luz que toca su trasera. Vivo es muy consciente de este punto, por lo que la carcasa protectora que incluye es transparente para que podamos seguir viendo esta trasera incluso teniendo el teléfono protegido con ella.

Experiencia de uso

El Vivo X60 Pro cuenta en su frontal con una pantalla AMOLED de 6.56 pulgadas con resolución Full HD+ de 2.376 x 1.080 píxeles soporte HDR10+ y una tasa de refresco de 120 Hz con la que nos quieren ofrecer una experiencia de buena calidad y fluidez. Puede que no alcance las calidad de algunos gamas altas que hay en el mercado, optando por el equilibrio entre la fluidez y la resolución.

Esta pantalla viene con un ratio de 92.7% que logran con unos marcos minimalistas que es ligeramente mayor en la parte inferior, los laterales curvados acentúan esta sensación junto con un orificio de pequeñas dimensiones para la cámara frontal. En exteriores su brillo de 1.300 nits es suficiente para poder ver lo que tenemos en pantalla sin problemas a plena luz, mientras que en condiciones normales tenemos una configuración que de fabrica se presenta algo saturada para sorprender a los usuarios por su colorido, pero que por suerte podemos ajustar en la configuración a nuestro gusto para tener colores más realistas, activar el modo anti parpadeo, brillo adaptativo y otros ajustes.

Vivo X60 Pro

En general la experiencia es realmente buena, aunque si se aprecia que el ajuste automático del brillo se toma un tiempo para adaptarse a las condiciones, no es una exageración, pero se nota. A la hora de navegar o jugar es donde la tasa de refresco de 120 Hz saca a relucir sus capacidades para ofrecernos unos movimientos suaves que se aprecian sobre manera al realizar scroll en una pagina con mucho texto. Hay que tener en cuenta que si dejamos que sea el sistema el que decida la tasa de refresco tendremos ocasiones donde esta funcione a 60 Hz, mientras que si la forzamos a 120 Hz esto se notará en la autonomía. Personalmente aconsejo lo primero, ya que el sistema ajusta él refresco en función de la situación de forma muy correcta para tener el equilibrio perfecto entre autonomía y fluidez.

En este espacio encontramos también el sensor de huellas, el cual podemos configurar para que se nos muestre con una animación que nos ayuda a situarlo, el cual tiene una respuesta correcta en la detección pero algo lenta a la hora de desbloquear el terminal. Si lo preferimos podremos usar la autenticación mediante reconocimiento facial, o incluso dejar los dos activados, aunque en este caso el facial suele anticiparse al sensor de huellas.

Este panel cuenta con una película plástica que ayuda a protegerla de arañazos, la cual inicialmente apenas apreciamos pero con cuando ya han pasado algunas semanas se ha comenzado a levantar en los laterales curvados, por lo que haceros a la idea de que lo normal es que terminemos quitándola. También he sufrido algunos toques fantasma por su pantalla curva, algo que en ocasiones obliga a ajustar el agarre para evitarlos.

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 6

El interior del Vivo X60 Pro tenemos un procesador Qualcomm Snapdragon 870, que si bien no es el más potente del mercado se apoya en una RAM de 12 GB LPDDR5 que se puede expandir con el uso de 3 GB de almacenamiento y que en conjunto nos aseguran un rendimiento de primer nivel, digno de cualquier dispositivo premium del mercado. Junto a esto tenemos una única configuración con 256 GB de almacenamiento UFS 3.1, prestaciones que en el día a dia han demostrado ser todo un seguro.

Como siempre hemos utilizado el dispositivo como nuestro teléfono de cabecera para las labores más habituales, pero también buscando alcanzar sus extremos exigiéndole su máximo con juegos como Genshin Impact o COD Mobile, donde el tiempo le ha dado la razón ha Vivo y no hemos tenido problemas de funcionamiento, rendimiento o fluidez, con solo ocasionales momento de picos de temperatura tras un tiempo prolongado de juego.

Autonomía justa, pero con carga rápida

Buscando reducir el peso parece que Vivo ha racaneado en la batería, quedándose en una capacidad de 4.200 mAh pero que a cambio obtiene una carga rápida de 33W, aunque sin carga inalámbrica ni inversa.

Manteniendo el brillo y refresco en automático hemos logrado medias de entre 22 y 24 horas de autonomía, con un tiempo de pantalla que rondaba las 6 horas en condiciones normales, pudiendo incrementar estas cifras si nos pasábamos a una pasa de refresco de 60Hz, aunque de forma tan nimia que sinceramente no merece la pena. Si escogemos usar una tasa de refresco de 120 Hz la autonomía puede bajar una hora, pero lo cierto es que la experiencia apenas nota el cambio, por lo que me reafirmo en que la mejor opción es dejar que sea el propio dispositivo el que regule la fluidez.

Aunque hace poco la carga rápida de 30W sorprendía, ahora es casi una cifra normal en ciertos rangos, hubiéramos agradecido algo más de rapidez de carga, aunque aún con todo hemos logrado completar una carga en algo menos de una hora y llegar a un 50% en unos 25 minutos. Cifras muy decentes que hacen que si hay algo que reprochar a Vivo es seguir prescindiendo de la carga inalámbrica en un terminal de esta categoría.

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 7

Fountouch OS, una capa intuitiva y completa

Funtouch es una de las capas que mas me agrada del mercado, tanto por su estética como por su simplicidad y gran número de opciones que ofrece, pero sobre todo por el buen trato que hace del hardware para no penalizar la experiencia. En este modelo contamos con Funtouch 1 sobre Android 11

Se trata de una capa con opciones de personalización para adecuar su pantalla a nuestro gusto, junto con bastantes opciones de personalizar las distintas animaciones y un modo juego para mejorar el rendimiento y la experiencia gamer, pero que no nos inunda de aplicaciones duplicadas como otras capas. Si hemos notado que están añadiendo algunas aplicaciones preinstaladas como TikTok, aunque son pocas y nos permite desinstalarlas con solo dejar pulsado el icono para que nos salga la opción.

Cámaras de la mano de Zeiss

Vivo se ha asociado con Zeiss para lograr mejorar sus sistemas fotográficos, algo que con el Vivo X60 Pro da sus primeros pasos con añadidos como el retrato “Biotar de ZEISS” pero que en el futuro debería brindarnos un salto de calidad para la marca. En este caso tenemos un total de cuatro cámaras, con una frontal que viene con una sensor de 32 megapíxeles con apertura f/2.45 escondida en un pequeño orificio en la parte superior central de la pantalla.

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 20

En la parte posterior el modulo de doble altura muestra el logo de Zeiss en la esquina superior derecha, bajo la cual encontramos una lente principal de 48 megapíxeles con sensor Sony IMX598 con apertura f/1.48 y estabilización Gimbal 2.0, la segunda versión de un sistema que es una de las estrellas de este conjunto y que se combina con EIS para lograr un sistema de estabilización de video de cinco ejes.

Acompañando a esta lente principal tenemos un dúo con una teleobjetivo de 13 megapíxeles con apertura f/2.46 capaz de ofrecer un zoom óptico de 2x y digital que alcanza hasta los 20x. La última lente es un ultra gran angular también de 13 megapíxeles, aunque en este caso con apertura f/2.2 y un campo de visión de 120º.

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 21

La encargada de sacar el mejor rendimiento a este hardware es la aplicación de Cámara de Vivo, la cual no ha variado en exceso con respecto a lo que vimos en modelos precedentes, ofreciendo un carrusel inferior con los accesos más usuales y dejando en “más” fotografías como el modo “48MP”, “Superluna” y otros de uso menos frecuente.

En la parte superior cuenta con una serie de accesos que varían en función del modo, pero entre los que agradecemos ver el control de HDR Se trata de una aplicación muy completa en la que nos gusta ponernos a curiosear e ir probando sus distintas opciones para poder sacar nuestra vena artística.

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 22

Teniendo presente sus predecesores y que ahora cuentan con la ayuda de Zeiss teníamos muchas esperanzas en las cámaras del Vivo X60 Pro, aunque por desgracia el resultado se ha quedado por debajo de lo nos hubiera gustado salvo contadas ocasiones.

Lo primero que notamos al usar las cámaras del Vivo X60 Pro es como estas tienden a una clara saturación de los colores, destacando sobre todo los colores más vivos de las imágenes, algo que las hace más llamativas pero que no reflejan la realidad que ven nuestros ojos. Esto pasa con HDR y sin él, aunque cuando se activa es capaz de salvar algunas zonas que de otra forma llegan al extremo.

Las fotografías usan un sistema de 4 en 1 que nos ofrece resultados en 12MP, con una buena definición y detalle, además de un contraste muy adecuado. Si queremos obtener resultados de 48MP debemos ir a “Más” para encontrar este modo, aunque los resultados no ofrecen una mejoría tan notable como para que merezca la pena a menos que tengamos pensado su edición posterior en el PC.

Fotos Auto

El modo nocturno aprovecha la estabilización del Vivo X60 Pro para obtener unos resultados que destacan por la poca presencia de ruido y un mejor trato del color de lo esperado, aunque he de decir que cuando cae la noche el modo que más me ha gustado sin duda ha sido el llamado “Superluna“, el cual en ciudad y con ayuda de un apoyo como son los railes de mi ventana y la cuenta atrás ha logrado resultados como el que os muestro a continuación, dejándome con ganas de ver que puede hacer con un cielo limpio de contaminación lumínica que por desgracia no he podido probar.

Superluna

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 25

Cuando usamos el gran angular obtenemos resultados que bajan el nivel de saturación que obteníamos con la lente principal, aunque sin hacerlo desaparecer, tenemos fotografías menos impactantes pero que se acercan algo más a la realidad.

En el caso del teleobjetivo el resultado es bastante bueno con el Zoom óptico, tanto a nivel de destalle como de nitidez, aunque nuevamente se tiende a la saturación del color. Con el Zoom digital el detalle se reduce y sube el ruido a medida que crecen los aumentos, pese a lo que logra que incluso llevado al máximo logre resultados mejores realmente buenos.

Zoom

El modo retrato con el apoyo de Zeiss debería haber destacado, pero lo cierto es que no parece haber mejorado e incluso con mi cabeza lisa no logra un buen recorte con respecto al fondo. Es cierto que en ocasiones lo ha conseguido, pero en la mayoría de las ocasiones el resultado deja un aura entorno al sujeto principal.

Retrato

Vivo X60 Pro, experiencia tras un mes de uso - Análisis 29

En lo que respecta a la cámara frontal se mantiene una tónica similar a la trasera, logrando imágenes de buena nitidez y detalle, pero sin lograr un recorte adecuado incluso en condiciones idóneas. Por contra tiene un mejor trato de color y no tiende a saturar tanto la imagen.

Donde nuevamente destaca el Vivo X60 Pro es el momento en que tiene que hace uso de su sistema de estabilización, algo que por supuesto se aprecia a la hora de grabar videos en 4K con su cámara principal, donde no solo tenemos una excelente calidad de vídeo y audio, si no que el sistema de estabilización logra que la escena sea fluida y sin que se vea estropeada por el movimiento al grabar andando, la cual se sigue notando pero de una forma mucho más reducida que casi podremos eliminar si tenemos algo de pulso. Para los menos mañosos tenemos el sistema de estabilización superior, aunque en este cao el resultado queda algo artificial a la vista.

Galería

Vivo X60 Pro

Conclusiones y opinión

El Vivo X60 Pro es un terminal que en diseño y acabados se eleva a la gama alta, mas aún con la opción que nos ha tocado probar que junto con unos efectos iridiscentes tiene a su favor su capacidad para no ensuciarse. A simple vista tenemos la impresión de un terminal de calidad que entra por los ojos pero que con el paso del tiempo desvela que aún tiene margen de mejora. Si lo comparamos con el X51 se ve que la evolución ha sido menos de la esperada, pero si lo comparamos con otros dispositivos del mercado vemos que por precio ofrece unas prestaciones que hacen de él una opción muy interesante.

Semanas de uso han dejado claro que pese a no tener lo más potente en procesador, el conjunto con su RAM y un sistema operativo que sabe como tratarlos adecuadamente ofrecen un dispositivo cuyo rendimiento está al máximo nivel. Seguimos añorando un doble altavoz, la carga inalámbrica y una mayor autonomía, o en su defecto una carga más rápida, pero en general no son cosas que te echen para atrás si te planteas lo positivo que te ofrece. Donde nos hemos quedado con ganas de más ha sido en el apartado fotográfico, ya que si bien el sistema Gimbal 2.0 y modos como el “Superluna” son muy atractivos las fotografías han experimentado poca evolución y apenas se aprecia su acuerdo con Zeiss.

En resumen podemos decir que lo mejor que ofrece el Vivo X60 Pro es su diseño, su garantía de excelente rendimiento con el paso del tiempo y un equilibrio general de sus prestaciones que se ofrecen a un precio más que interesante de 799€, difícil de imitar tal vez no en cifras pero sin en el resultado de uso.

Vivo X60 Pro

799.00 €
8.6

DISEÑO

9.0/10

PANTALLA

8.5/10

CÁMARAS

8.3/10

BATERÍA

8.0/10

RENDIMIENTO

9.3/10

Pros

  • Diseño y acabados
  • Excelente rendimiento
  • Pantalla a 120 Hz
  • Cámara con sistema Gimbal 2.0
  • Memoria RAM ampliable
  • Funtouch OS

Contras

  • Esperábamos más de sus cámaras
  • Sin carga inalámbrica
  • Sin doble altavoz
  • Carga rápida de "solo 33w"

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.