Las nuevas consolas ya son una realidad y desde hace unas semanas se han convertido en nuestras compañeras de batalla. Junto con ellas han llegado una serie de accesorios y complementos que nos permiten exprimirlas al máximo. Para los que habéis apostado por haceros con una consola de Microsoft, hoy os traemos la review del nuevo Seagate Storage Expansion Card para Xbox Series, el cual como su nombre indica es una tarjeta de expansión que nos permite añadir 1 Terabyte de espacio a nuestra consola.

Cuando tiene una consola con un almacenamiento interno de 1TB parece difícil tener problemas de espacio., Sin embargo los juegos son cada vez mas pesados y si quieres tener una cantidad aceptable siempre instalados, al final te das cuenta que contar con un extra de almacenamiento es muy de agradecer.

Expandiendo el almacenamiento con lo mejor de Xbox Series

Seagate Storage Expansion Card para Xbox Series - Análisis

Una de las mejores características que tiene la Xbox Series X es la rapidez de carga de los juegos. Microsoft ha conseguido reducir de forma considerable los tiempos, por lo que cuando pensamos en ampliar el almacenamiento lo hacemos pretendiendo que la experiencia se mantenga las mas cercano posible a las cifras que nos arroja iniciar un juego desde el almacenamiento interno. Por eso en este análisis nos hemos centrado en este aspecto, midiendo los tiempos de carga de los juegos que tenemos en la tarjeta de expansión y comparando esto con lo que tarda cuando lo iniciamos desde el almacenamiento interno de la consola. Pero también en conocer la respuesta a la hora de transferir juegos entre el almacenamiento interno y la tarjeta de expansión de Seagate, y claro está, también a la viceversa.

Unboxing

La Seagate Storage Expansion Card nos llega en una caja de color blanco con unas dimensiones de 139. 7 mm de alto por 76.2 mm de ancho y 50.8 mm de grosor. Como suele pasar en este tipo de accesorios, este tamaño enmascara una contenido que está muy lejos de estas medidas y es que la tarjeta apenas ocupa una decima parte de este espacio.

Al abrir la caja encontramos una guía de inicio rápido y la propia tarjeta con una cubierta protectora de plástico duro. Retirando esta cubierta nos queda en la mano una tarjeta con una dimensiones de 7.8 mm x 31,6 mm x 52,9 mm y un peso de solo 30 gramos.

Instalación

Como era de esperar la instalación no tiene ningún tipo de misterio, es tan sencillo como colocar la tarjeta en la ranura de nuestra Xbox Series X|S. Eso si, tienes que colocarlo en la dirección correcta, algo que podemos diferenciar gracias a que la parte superior de la tarjeta tiene por un lado el logo de Xbox junto con un resalte, mientras que por solo muestra este resalte para ayudar a su agarre. En el caso de nuestra Xbox Series X la situación es dejar la parte con el logo de Xbox mirando hacia el puerto Ethernet.

Una vez tengamos la tarjeta instalada la consola la detectará de forma automática, algo que podremos ver en la sección “Almacenamiento” de configuración, donde además podremos ver que hay instalada en cada sección, ya sea interno o de la tarjeta, y mover o copiar contenido de una a otra.

Seagate Expansion Card para Xbox Series X|S

Experiencia de uso

La Seagate Storage Expansion Card para la Xbox Series X|S ofrece una velocidad de lectura de 300 Megabytes por segundo y 2.4 Gigabits por segundo de transferencia, por lo que ya podemos esperar un rendimiento de altísimo nivel. Además es compatible tanto con Xbox Velocity Architecture como con la reanudación rápida, cosas que en nuestro análisis veremos como se traduce en el día a día.

Desde que hemos recibido nuestra tarjeta hemos realizado distintas pruebas de uso, pasando juegos desde el almacenamiento interno de la consola a la tarjeta y haciendo el recorrido inverso. También hemos probado a iniciar distintos juegos desde una y otra, para hacernos una idea de como afecta esto a la experiencia de uso.

Seagate Expansion Card para Xbox Series X|S

Para empezar decir que el los juegos con reanudación rápida no parece haber una diferencia mensurable, algo que por otro lado era esperable.

Inicio de juegos

A la hora de iniciar un juego como Dirt 5 hasta que el menú principal nos ha tomado 1 minutos 26 segundos desde el disco, mientras que desde la tarjeta nos ha llevado 1 minutos y 38 segundos.

En el caso de un juego como Call of Duty: Black Ops Cold War tomó 26.07 segundos desde el disco y 27.60 segundos desde la tarjeta.

Probando esto en Sea of Thieves hemos querido probarlo hasta el mismo momento en que hemos podido comenzar a jugar en modo “Aventura”, ya que se trata de un juego que desde el menú hasta iniciar la partida solía tomar mucho tiempo en la anterior generación. Lo hemos hecho saltando las intro y demás, por lo que hay que tener en cuenta el factor humano, pero en varias pruebas las diferencias han sido mínimas. Hemos escogido una prueba media para que os hagáis una idea del resultado, tardando un minuto con 3 segundos desde la tarjeta, mientras que desde el disco la diferencia apenas ha llegado a unos 4 segundos.

Transferencia

En cuanto a transferir juegos de entre la consola y la tarjeta, pasar un juego como Dragon Quest XI S de 31.59GB nos tomo 1 minutos 14.72 segundos desde el almacenamiento interno a la tarjeta mientras que el proceso a la inversa nos llevó 52,61 segundos. Con Call of the Sea de disco a tarjeta tomó 17.01 segundos para sus 10.24 GB, mientras que tomó 16.75 segundos en hacerlo de tarjeta a disco.

Buscando mayores diferencias he usado un juego pesado, concretamente CoD: Black Ops Cold War con cuatro complementos, lo que se traduce en un peso de 147.52 GB, En este caso pasar de disco a tarjeta nos ha llevado la cantidad de 4 minutos con 5 segundos, mientras que el camino contrario ha tomado 4 minutos con 3 segundos.

Seagate Expansion Card para Xbox Series X|S

Por supuesto esto es solo un ejemplo de las pruebas que hemos realizado con otros juegos, tanto a nivel de inicio como transferencia. Sin embargo en líneas generales y t4eniendo en cuenta al factor humano en las mediciones, podemos decir que el rendimiento con la tarjeta es tan similar al que nos ofrece el almacenamiento interno que no merece tenerse en cuenta. Po supuesto puede haber excepciones pero en los juegos que hemos probado no las hemos encontrado.

Junto con esto la tarjeta de expansión de Seagate nos permite configurarla como lugar de instalación predeterminado o ser establecido como el punto de guardado de las capturas de pantalla.

Seagate Expansion Card para Xbox Series X|S

Conclusiones

A la hora de expandir la capacidad de almacenamiento de nuestra Xbox Series X|S mediante tarjeta de expansión, ahora mismo la única opción es usar la que nos proporcionar Seagate. A su favor tiene que cumple con lo que promete, con una experiencia de uso cuya diferencia con la que tenemos con el almacenamiento interno es apenas mensurable, en contra un precio de 249.99€ en la Microsoft Store o de 229.99€ que podemos ver ahora en Amazon. Eso si, si tenemos la necesidad de ampliar el almacenamiento de nuestra Xbox Series y el precio no es un problema, la tarjeta de expansión de Seagate no nos va a defraudar y es la mejor opción para mantener la misma experiencia de uso.

Seagate Storage Expansion Card

229.00 €
9

Valoración

9.0/10

A favor

  • Rendimiento
  • Capacidad

En contra

  • Precio

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.