El pasado año Samsung logró un gran éxito de ventas en la gama media con el Samsung Galaxy A50 y ahora busca repetir jugada con una evolución que ya hemos podido probar, el nuevo Samsung Galaxy A51.

La compañía ha apostado por mejorar algunos aspectos como su diseño, que ahora destaca en su parte trasera con un modulo rectangular y que en su frontal se olvida de nocth o gotas de agua, apostando por un pequeño orificio para la cámara. Durante unas semanas hemos podido probarlo y ahora os traemos nuestro análisis.

Samsung Galaxy A51

Un aspecto renovado muy acertadamente

Lo cierto es que ya en el modelo precedente nos gustó mucho su diseño, pero con el Galaxy A51 se ha llevado a otro nivel. Pequeños ajustes y retoques han bastado para darle una apariencia más digna de un gama media que pretende reinar en el sector.

Su cuerpo de lineas redondeadas cuenta con unas dimensiones de 158.5 x 73.6 x 7.9 mm y un peso de 172 gramos, lo que hace que su manejo sea muy cómodo y agradable. Su trasera no solo destaca por su nuevo modulo de cámaras, si no que cuenta con un diseño con patrones geométricos, todos en el mismo color pero con diferentes tonos que se acentúan con los reflejos de la luz. Eso sí, a pesar de ser de plástico mantiene un acabado cristalino que, como era de esperar, es un imán para las huellas.

Samsung Galaxy A51

Su frontal está ocupado por una pantalla de super AMOLED de 6.5 pulgadas con resolución FHD+ de 2400 x 1080p y una densidad de 405 píxeles por pulgada, una ligerisima subida con respecto al Galaxy A50, pero que visualmente se ve más grande al no contar con el sistema de gota de agua.

Nuevamente nos hemos llevado una gran impresión de este display, que ha cumplido con corrección en situaciones de plena luz, aunque el sensor que controla el brillo sigue sin ser el mejor. El brillo automático es algo lento a la hora de adaptarse, aunque cuando funciona lo ajusta correctamente. Por otro lado el balance de color de fabrica sigue tendiendo a la saturación, pero nuevamente el software nos permite ajustarlo, eso si, de forma limitada.

Samsung Galaxy A51

Bajo esta pantalla tenemos un sensor de huellas, el cual sigue sin convencernos. Su respuesta por norma es bastante lenta y mas de una vez tendrás que reposicionar el dedo para que se desbloquee. Generalmente responde antes el reconocimiento facial, el cual funciona realmente bien y permite incluso que lo configuremos para que nos reconozca con gafas.

Samsung Galaxy A51

El marco metálico del Samsung Galaxy A51 mantiene los botones de volumen y encendido/apagado en la parte derecha, este último también viene preconfigurado para activar Bixby con una pulsación prolongada. Por otro lado en la parte izquierda tenemos unicamente la bandeja dual sim y microSD en la parte superior de este lateral.

Ya en la parte inferior tenemos el puerto USB tipo C, un puerto Jack 3.5mm y un altavoz, mientras que la parte superior viene limpia a excepción de un micrófono.

Samsung Galaxy A51

Interior sin grandes novedades

Samsung ha preferido mantener un procesador Exynos 9611 Octa-Core con 4GB de RAM para dar vida al Samsung Galaxy A51. Hablamos de un chip que ya está contrastado, pero que comienza a quedarse algo corto. Su potencia permite manejarse con comodidad en la mayoría de circunstancias pero comienza a sufrir en situaciones exigentes. En vista de como la competencia ya usa conjuntos más potentes, Samsung podría a ver sido más generoso, aunque sea como la RAM.

A pesar de todo la experiencia de uso no es mala y apenas notamos ralentizaciones a menos que le sometamos a pruebas como jugar a títulos exigentes.

En lo que a almacenamiento se refiere seguimos con 128GB, las cuales podremos ampliar mediante una tarjeta microSD de hasta 512GB si lo consideramos necesario.

Samsung Galaxy A51

En lo que a autonomía se refiere, sus 4.000 mAh con una carga rápida de 15W mantienen la misma configuración del Galaxy A50 y dado que el hardware casi no ha cambiado, el resultado de duración tampoco lo hace. Es decir, y aunque nos hubiera gustado una crecida de la batería, lo cierto es que llegaremos sin problema al fin del día con unas 7 horas de pantalla con brillo automático.

One UI 2 basado en Android 10

Samsung cuenta con una de las capas más reconocibles del mundo Android, One UI 2.0, la cual nos da muchisimas opciones de configuración, pero también se cuenta entre las más pesadas y menos intuitiva. A pesar de ello el Samsug Galaxy A51 mueve con soltura el mismo en la mayoría de ocasiones, solo pareciendo costarle un mayor esfuerzo el uso de la multitarea y algunos juegos de mayor exigencia, momentos en los que hemos notado cierta ralentización e incluso algún lag ocasional.

Entre las muchas opciones que nos vamos a encontrar tenemos la calibración de la pantalla y la pantalla Edge. Esta nos permite contar con una serie de acceso que nos aparecen como una barra lateral con solo deslizar una pequeña pestaña que tenemos en el lateral derecho de la pantalla.

Su distintivo panel de configuración se divide en distantas zonas que nos facilitan acceder a la sección que nos interese. En ella encontramos la configuración de las distintas opciones de desbloqueo, incluyendo el sensor de huella bajo pantalla y el reconocimiento facial.

Aquí también vamos a encontrar opciones para configurar el botón de función, el cual nos permite invocar a Bixby o si lo preferimos iniciar la cámara o apagar el teléfono. También nos ver y configurar la integración con Windows, uno de los sistemas que mas van a mejorar todo lo relacionado con la productividad y donde Samsung va un paso por delante de sus competidores, gracias a su buena sinfonía con Microsoft.

Aunque las opciones son muchas, el peso que conlleva esta capa penaliza la experiencia de uso. Parece que Samsung debería haber dado un empujón con el hardware para ayudar a compensar las exigencias del software, y aunque en general cumple, la experiencia podía haber sido mejor.

Rendimiento de las cámaras

Llegamos al punto donde debería destacar el Samsung Galaxy A51, sus cámaras. Visualmente su modulo trasero ya nos hace albergar esperanzas de estar ante una gran evolución con respecto al Galaxy A50, sin embargo la experiencia demuestra que esta mejoría está mas enfocada a ampliar su opciones que su calidad.

En cifras la evolución del terminal es más que evidente, con un equipamiento trasero que consta de una cámara principal de 48.0 MP con apertura f/2.0, un gran angular de 12.0 MP con apertura f/2.2, un sensor de profundidad de 5.0 MP con apertura f/2.2 y una lente para fotos macro de 5MP con apertura f/2.4. Sus resultados son buenos en general, aunque sin llegar a alcanzar la calidad y detalle que esperábamos.

Samsung Galaxy A51

La competencia en este segmento está muy reñida y parecía que Samsung iba a echar el resto para avasallar a la competencia, el resultado por contra es un sistema cumplidor pero que no sobresale.

La fotografías del Galaxy A 51 en condiciones de óptima iluminación dan como resultado una buena definición y nitidez, con colores que tienen a la saturación mostrándose muy vivos. Donde no se desenvuelve también es en la separación de zonas con luces y sombras, no logrando que se aprecia suficientemente la separación entre ambas.

Samsung Galaxy A51

El sensor de profundidad nos permite lograr retratos con una buena percepción de las distancias, pero con un efecto de desenfoque que no logra una buena definición de contornos a poco que se complique la imagen.

Por su parte el modo macro y el gran angular son dos aspectos que están demostrando ser muy requeridos por los usuarios y es que con ellos conseguimos tomas realmente llamativas. El gran angular mantiene una buena interpretación del color aunque se aprecia una perdida de detalle si las condiciones son exigentes, eso sí, con la esperada deformación es los extremos. Donde si he quedado más complacido ha sido con el modo macro, ya que representa una mejora significativa, permitiendo que podamos sacar fotografías cercanas con un buen nivel de detalle.

Como no, el Galaxy A51 tiene su correspondiente modo nocturno, el cual lo cierto es que solo capta más luz, iluminando la imagen pero también acentuando el ruido y sin aportar mucho más. Lo cierto es que no se puede considerar que haya una mejoría en este aspecto con respecto al A50.

Por otro lado la cámara frontal de 32 MP con una apertura f/2.2, los resultados son simplemente correctos, aunque con una tendencia a excederse en el suavizado de los tonos y darles un tono artificial poco realista.

Samsung A51

El lo que a grabación de vídeo se refiere, sus cámaras traseras permiten hacer grabaciones en resolución UHD 4K a 30fps con estabilización de imagen y superestabilización a 1080p, también permite grabaciones a cámara lenta en resolución HD a 240 FPS. Los resultados están bastante bien, siendo destacables con la superestabilización puesta si hacemos grabaciones en movimiento, aunque a costa de perder algo de calidad.

Especificaciones Samsung Galaxy A51

Diseño
Dimensiones: 158.5 x 73.6 x 7.9 mm
Peso: 172 gramos
Colores disponibles: Azul, Negro y Blanco

Software
Sistema Operativo: Android 10
Capa de personalización: One UI 2.0

Pantalla
Super AMOLED de 6.5 pulgadas con resolución FHD+ 1080 x 2400p

Procesador
Exynos 9611 Octa-Core 2.3GHz, 1.7GHz

Memoria RAM
4 GB

Almacenamiento
128 GB
Ampliables vía tarjeta microSD de hasta 512 GB

Cámara principal
48.0 MP f/2.0
12.0 MP f/2.2
5.0 MP f/2.4
5.0 MP f/2.2

Cámara frontal
32 MP apertura f/2.2

Batería
4.000 mAh con carga rápida 15W

Conectividad
2G GSM, 3G WCDMA, 4G LTE FDD, 4G LTE TDD

Otros detalles
Sensor de huellas bajo pantalla, USB tipo C, NFC, Bluetooth 5.0

Precio
369.00 €

Conclusiones

Samsung Galaxy A51

Esperábamos mucho del Galaxy A51, sobre todo tras las buenas impresiones del Galaxy A50. Su nuevo sistema de cámaras nos hacen la impresión de estar ante una versión miniaturizada del Galaxy S20, pero es todo simple apariencia. Lo cierto es que si bien se trata de un terminal correcto, las mejoras no aportan la evolución que esperábamos. Su atractivo diseño se ve penalizado por un rendimiento justo y unas cámaras que no llegan a los niveles que se podían esperar, limitándose a cumplir sin llegar a destacar sobre la competencia.

Una buena batería y un gran diseño son sus principales atractivos, pero ello no hace que nos olvidemos de que hay aspectos que se deberían haber pulido más si se quería repetir el éxito de su predecesor.

Samsung Galaxy A51

369.00 €
8

DISEÑO

8.5/10

PANTALLA

8.2/10

CÁMARAS

7.8/10

BATERÍA

8.0/10

RENDIMIENTO

7.5/10

RELACIÓN CALIDAD/PRECIO

8.0/10

A favor

  • Diseño
  • Pantalla

En contra

  • Rendimiento
  • Precio

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro A.
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.