Estas leyendo
Metro Exodus sale a la luz y analizamos el resultado

Metro Exodus

Los juegos de Metro son una adaptación de las novelas del escritor ruso Dmitri Glukhovsky, en ellos se nos lleva a una ciudad de Moscú post-apocaliptica donde los supervivientes tratan de mantenerse vivos en las tuneles del metro de la ciudad. Este ambiente agobiante, oscuro y lleno de peligros fue la base de la saga hasta la llegada de Metro Exodus, el título que hoy analizamos y que representa la salida de estos supervivientes a la superficie.

El fin de una mentira e inicio de un nuevo viaje

Hasta la llegada de Metro Exodus, la historia se desarrollaba en los tuneles del metro ya que salir de ellos representaba exponerse a la contaminación y la muerte. Sin embargo en Exodus, Artyom, protagonista de la historia, descubre que hay vida no solo fuera del metro, si no fuera de Moscú. Esto inicia un viaje donde deberemos afrontar nuevos peligros.

4A Games no es uno de los grandes estudios, por lo que sus medios son más limitados. Sin embargo logran unos resultados muy destacados, pero no exentos de problemas que dejan claro esta falta de presupuesto. El mismo estilo del juego, con muchos espacios oscuros y zonas en penumbra, logran disimular algunos de estos problemas pero no hacerlos desaparecer.

En general el apartado gráfico está muy bien resuelto, sobre todo las ambientaciones escogidas, así como las texturas y climatología. El comportamiento de los elementos del paisaje, la iluminación y texturas reflejan acertadamente un mundo devastado. Los personajes también cuentan con un modelado muy acertado y bien recreado, pero que no consigue mantener ese nivel en la expresividad de los rostros, los cuales son bastante planos y en la mayor parte de las veces carentes de credibilidad.

Metro Exodus

La historia comienza en un espacio conocido por quienes han jugado a sus predecesores, por lo que podemos apreciar mejor los avances del juego. Sin embargo estos inicios no son muy prometedores y parecen indicar unos ligeros retoques a lo que ya habíamos visto. Sin embargo, y por fortuna, esto cambia de forma sustancial cuando salimos a la superficie.

Metro Exodus nos lleva a una nueva dimensión en la saga, un mundo abierto con variedad de escenarios que recorrer y misiones a cumplir. Un juego que ademas varia de forma considerable en la forma de afrontarlo, ya sea de día o de noche. Cada uno tiene sus peligros y debemos adaptar nuestra forma de jugar a estas condiciones.

Metro Exodus

El mundo de la superficie representa con acierto lo que podríamos esperar de un área tras un apocalipsis, muchos espacios grises carentes de colores vivos donde lo mas chillón que veremos será el rojo de nuestra sangre. Sin embargo los espacios cerrados son casi hasta acogedores, lo que representa un cambio llamativo y que nos invita a buscar un espacio donde guarecernos en los peores momentos. Estos espacios también nos sirven para aprovisionarnos, descansar y fabricar nuestro armamento.

Supervivencia pura y dura

Uno de los aciertos de la saga es sus sistema de armas. No esperes ver armas nuevecitas, algo ilógico en un mundo destruido. Metro Exodus nos ofrece la posibilidad de usar armas “recicladas” con lo que tenemos a mano y que lógicamente varia en capacidad de destrucción y durabilidad. Esto nos obliga a tener siempre en cuenta el ahorro de munición y evita que vayamos en plan John Wayne disparando a todo lo que veamos.

A pesar de que la superficie es menos mortal de lo que se pensaba, esto no significa que este exenta de peligros y las zonas contaminadas aún existen. Las mascaras seguirán siendo uno de los aspectos a tener en cuenta, debiendo buscarlas y también repararlas cuando haga falta.

Metro Exodus

En nuestro camino tendremos la ayuda de algunos compañeros Espartanos y por supuesto de nuestra compañera Anna. Bajo el liderazgo del coronel Miller nos desplazaremos en un recorrido por Rusia aprovechando las vías férreas a bordo del Aurora. En nuestro camino nos enfrentaremos a decisiones difíciles que afectan a la historia y que permiten que vayamos sumando amigos en el camino.

Un aspecto que han cuidado es hacernos participes del desarrollo de nuestro personaje haciéndole enfrentarse a situaciones moralmente delicadas. Por ejemplo a la hora de enfrentarnos a nuestros enemigos tendremos la opción de dejarles inconscientes, libres o acabar con ellos.

Metro Exodus

Metro era conocido por ser un juego algo cerrado y es que en los tuneles las posibilidades son limitadas. La elección de hacernos salir de ellos ha permitido ampliar de forma exponencial las posibilidades. De forma muy acertada lo han hecho haciendo que el juego discurra por varias regiones, pero también variando las estaciones.

El resultado de esto es el ampliar en gran medida nuestras experiencias de juego, aunque no han conseguido desvestirse del todo del pasado y algunas misiones aún mantienen el encorsetamiento de los túneles, permitiéndonos una escasa movilidad que contrasta con la nueva propuesta de mundo abierto. Ya que han decidido salir, hubiera preferido que lo hicieran de pleno, aunque para los que no terminen de hacerse con este nuevo enfoque abierto, esas partes les parecerán autenticamente Metro.

Como buen shooter en primera persona, los enfrentamientos contra monstruos y bandidos son uno de los puntos destacados del juego. Los monstruos son variados, pero no así su comportamiento que se ve algo justo y cuya IA podría ser mejorable. Nuestra máxima preocupación será la de contar con el arma adecuada y la oportuna munición para usarla.

Por otro lado el combate contra humanos está a otro nivel y se convierte en la parte mas desafiante. Al contar con un armamento limitado y no ser tan simple el recuperar lo gastado, el sigilo y una adecuada aproximación son vitales. Nuestros adversarios cuentan con comportamientos más reales y en situaciones donde pierden la ventaja numérica, no dudarán en rendirse y pedir piedad.

Metro Exodus

Un detalle importante y que nos encanta es que no solo debemos aprovisionarnos de armas y/o fabricar la correspondiente munición. En un mundo polvoriento, lleno de zonas embarradas o humedades, el mantenimiento de nuestro equipo es fundamental. Desde pasarnos la mano por nuestra visera para ver mejor, hasta limpiar nuestras armas para un correcto funcionamiento, todas estas son pequeñas decisiones que se vuelven trascendentales para completar nuestra misión.

Conclusiones

Cuando detras de un juego hay una buena historia, eso se nota. Metro Exodus es sobre todo eso, una historia que continua el devenir de unas personas ante un mundo destruido pero que continua evolucionando. La desesperación de verse solos, como únicos supervivientes en unos pocos kilometros cuadrados de existencia, cambia de forma dramática en este nueva entrega. Los enemigos y nuevos retos que tenemos que afrontar son el trasfondo de una epopeya de supervivencia muy bien planteada.

El haber salido a la superficie y ampliar el espacio a recorrer le ha sentado muy bien a la saga. A pesar de las limitaciones que se le han planteado a nivel presupuestario y técnico, el equipo de 4A Games ha logrado recrear el mundo de las novedades de Dmitri Glukhovsky a un gran nivel.

Una ambientación muy lograda, unida a una banda sonora que raya la perfección, hacen que nos sumerjamos en la historia y sus personajes. Por supuesto esta primera aproximación a lo que podemos llamar un “verdadero mundo abierto” aun tiene sus defectos, aspectos que colean de un pasado claustrofobia, pero que no logran quitarnos la sensación de estar ante una gran obra.

Metro Exodus

69.99€
8.8

JUGABILIDAD

9.0/10

GRÁFICOS

8.5/10

BANDA SONORA

8.5/10

DURACIÓN

9.0/10

A favor

  • Una bocanada de aire fresco que hacia falta
  • Una historia con un buen desarrollo y ambientación
  • Escenarios inmersivos que podremos recorrer a placer

En contra

  • Personajes poco expresivos

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro
Pedro
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.