Estas leyendo
Conoce los requisitos del sistema para Assassin’s Creed Origins

La saga Assassin’s Creed vuelve con una de sus entregas más ambiciosas y es por ello que se está trabajando en que cada detalle esté en su sitio. En el pasado las versiones de PC de los videojuegos de Ubisoft han sufrido retrasos o problemas importantes de rendimiento y se espera que esta vez no ocurra lo mismo con Assassin’s Creed Origins.

Uno de los factores determinantes para poder si saber si tu ordenador será capaz de mover el nuevo videojuego de Ubisoft ambientado en el Antiguo Egipto son los requisitos del sistema marcados por el equipo de desarrollo. Y es que a pocas semanas del lanzamiento del título, se han publicado las especificaciones y requisitos del sistema para poder mover Assassin’s Creed Origins.

Jose Araiza, el productor encargado de coordinar todas las versiones de Assassin’s Creed Origins ha dejado estas palabras:

La plataforma de PC es muy importante para nosotros. Por este motivo, la versión de PC fue desarrollada en paralelo a las otras versiones por el equipo principal de Montreal, en colaboración con el equipo dedicado a PC en Ubisoft Kiev. Esto fue aprovechado para que mientras las características del juego eran diseñadas, también se pensase en el ratón y el teclado para que formaran parte de la ecuación.

Características específicas de la versión de PC

Por lo tanto, parece claro que la versión de PC es más que un simple port. Para empezar, si tienes el hardware mínimo para poder hacer funcionar el juego, éste funcionará a 720p y 30 fotogramas por segundo (fps) usando las opciones de autoconfiguración. Como no podía ser de otra forma, los jugadores con un ordenador más potente serán capaces de jugar a Assassin’s Creed Origins a 4K a 30 fps o más, entre otras muchas combinaciones de resolución y tasas de fotogramas por segundo.

En el caso de los fotogramas por segundo, Assassin’s Creed Origins cuenta con dos opciones de personalización. La primera permite marcar la tasa de fotogramas base que se quiere poner, pudiendo escoger entre ser 30, 45 o 60 fps. La segunda opción permite marcar el máximo de fotogramas por segundo que quieres que se alcance si el ordenador lo permite. En este último caso, los valores pueden ser de 30, 45, 60 o 90 fps, o bien, directamente desbloqueado.

El juego también incluye un multiplicador de resolución para jugadores que tienen un ordenador potente para ejecutar el juego en 4K, pero cuentas con un monitor 1080p. Esto significa que tu puedes decirle al juego que renderice a mayor a resolución para beneficiarte del Oversampling o el Supersampling. Pero también puedes hacer lo inverso y es forzar al juego a funcionar a una resolución menor para que luego se escale a la resolución de la pantalla.

Otra funcionalidad también patente en la versión de Xbox One X, es el renderizado de resolución dinámica. Ésta es una técnica que se utiliza para mantener estables los fotogramas por segundo siempre que sea posible en todo momento ajustando la resolución en tiempo real donde en la mayor parte de los casos es invisible para el jugador.

Finalmente, por primera vez en la saga de Assassin’s Creed se ha incluido un Benchmark de rendimiento dentro del propio juego para ayudar a los jugadores a validar la configuración de este. El análisis del rendimiento del juego es gestionado por el motor gráfico que monitoriza y hace una traza del PC (FPS, uso de la CPU y GPU) para mostrar a los jugadores el rendimiento del hardware.

Requisitos del sistema para Assassin’s Creed Origins

Assassin's Creed Origins en PC

Requisitos mínimos

  • Sistema Operativo: Windows 7 SP1, Windows 8.1, Windows 10 (versiones de 64 bits)
  • Procesador: Intel Core i5-2400s @ 2,5 GHz o AMD FX-6350 @ 3,9 GHz o equivalente
  • Tarjeta gráfica: NVIDIA GeForce GTX660 o AMD R9 270 (2048 MB VRAM con Shader Model 5.0 o mejor)
  • Memoria RAM del sistema: 6 GB
  • Almacenamiento requerido: 45 GB (sin contar la actualización del Día 1 con un peso por determinar)
  • Resolución: 720p
  • Preconfiguración de vídeo: la más baja

Requisitos recomendados

  • Sistema Operativo: Windows 7 SP1, Windows 8.1, Windows 10 (versiones de 64 bits)
  • Procesador: Intel Core i7- 3770 @ 3,5 GHz o AMD FX-8350 @ 4,0 GHz
  • Tarjeta gráfica: NVIDIA GeForce GTX760 o AMD R9 280X (3GB VRAM con Shader Model 5.0 o mejor)
  • Memoria RAM del sistema: 8 GB
  • Almacenamiento requerido: 45 GB (sin contar la actualización del Día 1 con un peso por determinar)
  • Resolución: 1080p
  • Preconfiguración de vídeo: alta

Tarjetas gráficas y mandos compatibles

En el momento de lanzar el juego, estas son las tarjetas gráficas compatibles.

Tarjetas gráficas NVIDIA soportadas en la fecha de lanzamiento:

  • GeForce GTX600 series: (Recomendada) GeForce 680 o mejor
  • GeForce GTX700 series: (Recomendada) GeForce GTX760 o mejor
  • GeForce GTX900 series: (Recomendada) GeForce GTX970 o mejor
  • GeForce GTX10-Series: (Recomendada) GeForce GTX1050 o mejor

Tarjetas gráficas AMD soportadas en la fecha de lanzamiento:

  • Radeon 200 series: (Mínima) Radeon R7 270 o mejor
  • Radeon 300/Fury X series: (Recomendada) Radeon R7 370 o mejor
  • Radeon 400 series: (Recomendada) Radeon 460 o mejor

Mandos con soporte:

  • Mando de Xbox 360
  • Mando de Xbox One (Original/Elite)

Assassin’s Creed Origins se lanza a nivel mundial el próximo 27 de octubre para Xbox One, PlayStation 4 y PC. Recuerda que si te compras una Xbox One X o tienes una PS4 Pro, el juego está preparado para aprovechar las ventajas de ambas consolas, sobretodo la nueva Xbox One en la que el juego funcionará a resolución 4K dinámica, con HDR y más mejoras técnicas.

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Albert Pina
Albert Pina

Programador, amante de las nuevas tecnologías, jugador puntual (cuestión de tiempo), con muchas cosas que me gustan y todas tienen una en común: tecnología, por eso estoy aquí, en OneTech.