Estas leyendo
The Legend of Zelda: Breath of the Wild, así se creó el juego de Nintendo

Zelda Breath of the Wild

Que The Legend of Zelda es una de las sagas más reputadas de la historia de los videojuegos, es algo indiscutible, y que su último capítulo Breath of the Wild ha calado en público y crítica, también. Mientras el mundo decide si es el mejor juego de la historia o no, Nintendo ha lanzado tres capítulos en los que podemos ver como se creó la última aventura de Link y Zelda, y donde apreciamos como de complicado supuso su desarrollo.

El juego fue lanzado el 3 de marzo en Nintendo Switch y Wii U y ha sido todo un éxito en ventas y crítica, posicionándose en Metacritic con una media de 98/100, y solo superado por otro juego de Zelda, Ocarina of Time. En los tres capítulos de como se creó el mundo de Breath of the Wild, tanto su director Hidemaro Fujibayashi como su productor y máximo responsable de la saga, Eiji Aonuma, repasan todo el proceso creativo de esta entrega, empezando desde los primeros bocetos y pasando también por decisiones difíciles.

Hablan, por ejemplo, de que empezaron diseñando el reino de Hyrule en 2D, y adaptándolo poco a poco a un mundo 3D como lo conocemos ahora mismo, consiguiendo adaptar cada parte a su manera y enriqueciéndola con diferentes aspectos donde los jugadores pudieran interactuar. Además, el mayor reto de este The Legend of Zelda, fue adaptar el juego a un estilo de mundo abierto, además de que tenían en mente crear nuevas mecánicas así como romper con ciertas convenciones del pasado. También resultó difícil el diseño de la princesa Zelda, puesto que debía encajar en el juego y mantener un equilibrio entre Link y ella, sin olvidar que es la protagonista principal de la historia.

El juego más grande de Zelda, y Nintendo

Este juego presume de tener el mundo de la saga Zelda más grande jamás creado, siendo 12 veces más grande que Twilight Princess (el anterior juego que ostentaba este mérito) y el más grande salido de la fábrica de Nintendo, y vaya si es grande. Uno de sus mayores méritos es conseguir que, prácticamente, vayas donde vayas, puedes hacer algo, y además de maneras completamente distintas. Hay algo que se comenta mucho alrededor de la industria e internet, y es que, Nintendo nunca había hecho un juego de mundo abierto hasta Breath of the Wild, y no solo lo han hecho estupendamente, si no que además han dado un giro a su significado y lo han hecho suyo. La sensación de libertad en este juego es simplemente apabullante comparada con otros del mismo género. Y es que, al parecer, Nintendo no ha perdido su maestría a la hora de diseñar videojuegos, algo que han demostrado brillantemente en este Zelda.

Al oír hablar a sus creadores se puede apreciar perfectamente el mimo y cariño puesto en el desarrollo del mismo, con un juego lleno de detalles por todos los rincones y un montón de cosas por hacer. Si algo no falta en un Zelda, es su inconfundible música, que en este juego también han querido dar una vuelta de tuerca. Explican que en ningún juego anterior se había utilizado el piano para sus canciones, algo que cambia en este juego y que, comentan, fue casi de improvisto al comprobar que antiguas melodías de Zelda quedaban estupendamente bien al piano. También se le ha dado un extraordinario detalle a la composición de sonidos, tanto a la hora de cocinar, andar, luchar o hasta cuando los monstruos se hurgan la nariz (sí, hasta ahí llega el detalle).

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es sin duda uno de los mejores juegos de la historia, y como fan de esta industria del entretenimiento no puedo estar más contento de estar viviendo este momento y lanzamiento, donde más que nunca queda reflejado como los videojuegos también son arte. Si no quieres perderte los tres vídeos publicados por Nintendo, aquí los tienes, si no estás muy ocupado salvando el reino de Hyrule, claro.

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Eric Herranz
Eric Herranz

Editor en OneTech y OneWindows. Escribo cosas, hago cosas, y me gustan la música y el cine. Y muchas otras cosas. Ah, y la tecnología, claro. Si no, ¿Qué haría aquí?