Redmi puede estar tratando de darse a conocer como una marca diferencia de Xiaomi, pero no por ello deja de seguir los pasos de su casa madre en lo que a número de lanzamientos y a aprovechar al máximo sus diseño para ofrecer varios versiones de un mismo modelo. Hoy os contamos nuestra experiencia con uno de sus últimos lanzamientos, el Redmi Note 10S, terminal que sigue la senda de sus hermanos tratando de ganarse al público con unas prestaciones de buenas cifras y un precio ajustado, parámetros que han han logrado que la marca llegue donde está hoy en día.

Durante unos días hemos estado probando esta nueva propuesta de Redmi, comprobando que dan de si sus cámaras, como responde su rendimiento día a día o cuanta autonomía nos ofrece, Estas y otras preguntas os las respondemos a continuación.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 1

Diseño que busca un aspecto de gama alta

Los terminales de la gama media cada vez lucen diseños más logrados, lo que hace que modelos como el Redmi Note 10S luzcan como si estuviéramos ante un terminal de más rango. En este caso tenemos una trasera de plástico que engaña a la vista con opciones de color Azul Oceano, Blanco piedra y Gris Onix. Todos ellos a la luz de la iluminación ofrecen reflejos en distintos tonos, lo que unido a un acabado de tipo espejo logra que parezca que adopta distintos matices de color. El efecto es muy llamativo en exteriores, algo menos en interiores, pero desde luego visualmente queda muy atractivo. Por desgracia su acabado brillante se desluce al poco ya que es uno de esos terminales que muestran las huellas de forma notable al más mínimo toque.

Con unas medidas de 160.46 mm de alto, 74.5mm de ancho y un grosor de 8.29mm, para la balanza en los 178.8 gramos, lo que hace que en la mano se note cómodo y podamos agarrarlo sin mayores problemas a pesar de la curvatura de su trasera. Como punto positivo decir que este dispositivo viene con certificación IP53, lo que nos asegura que no se dañará por entrar en contacto con salpicaduras y polvo, algo que siempre es un plus de tranquilidad.

En la trasera encontramos el modulo de la cámara, el cual consta de dos partes: una exterior de acabado metalizado donde se sitúa el flash LED y una interior de fondo negro donde encontramos cuatro lentes y en el cual destaca la lente de 64 megapíxeles gracias a un anillo de metal cepillado que le da un aspecto distintivo. Si bien este modudlo sobresale ligeramente del cuerpo, no es tan acusado como en otros modelos que hemos visto, aunque no evita que se balancee si lo sitúanos sobre una superficie plana como una mesa. Por suerte en el paquete nos viene una funda transparente, por lo que no solo podremos proteger el smartphone, sino evitar las huellas en su trasera y que esta baile al apoyarlo.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 2

El marco metálico de acabado redondeado en los bordes acompaña la curvatura de contorno de la trasera, mientras que en la parte superior e inferior es plana. En la parte superior encontramos el sensor de infrarrojos que nos permite usarlo como mando a distancia, un micrófono y un altavoz.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 3

En la parte inferior encontramos el puerto USB C, un conector jack para los auriculares, un micrófono y un segundo altavoz que unido al que tenemos en la parte superior ofrece sonido estéreo. Esto es un buen añadido ya que se nota un sonido potente aunque sin grandes aspavientos en lo que a calidad se refiere. Nos permite escuchar nuestras playlist y disfrutar de nuestras películas sin necesidad de auriculares, aunque si lo que queremos es un sonido de calidas siempre es mejor usar unos buenos auriculares.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 4

En lo que a los laterales se refiere en la parte izquierda encontramos la bandeja para las dos microSIM y una tarjeta microSD si deseamos ampliar el almacenamiento.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 5

En la parte derecha encontramos los botones del volumen y a ras del marco un sensor de huellas que al mismo tiempo hace las funciones de botón de encendido y apagado. Este sensor nos ha ofrecido una respuesta muy correcta, aunque no perfecta, pero la gama en la que estamos podemos afirmar que no decepciona. Por otro lado si no nos convence siempre podemos usar el desbloqueo facial, opción que también está disponible en el Redmi Note 10S.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 6

Especificaciones del Redmi Note 10S

Diseño
Dimensiones: 160.46mm × 74.5mm × 8.29mm
Peso: 178.8 gramos
Colores disponibles: Blanco Piedra, Gris Ónix y Azul Océano
Software
Sistema Operativo: Android 11
Capa de personalización: MIUI 12.5
Pantalla
AMOLED 6.43 pulgadas FHD+ (2400 x 1080) 409 PPI 1100 nits DCI-P3
Procesador
MediaTek Helio G95 a 2,05 GHz
Arm Mail-G76
Memoria RAM
6 GB LPDDR4X
Almacenamiento
64 GB / 128 GB UFS 2.2
Cámaras traseras
64MP con apertura ƒ/1.79, 6P lens 8MP ultra gran angular - 118° FOV - ƒ/2.2 2MP macro - ƒ/2.4 2MP sensor de profundidad - ƒ/2.4
Cámara frontal
13 MP, f/2.45
Batería
5.000 mAh con carga rápida 33W
Conectividad
4G
Otros detalles
Bluetooth 5.0, NFC, Sensor de huellas en el lateral, IP53
Precio
a partir de 249,99 €

Pantalla: pecando de conservador

En el frontal encontramos una pantalla AMOLED de 6.43 pulgadas con una resolución Full HD+ de 2400 x 1080 píxeles, lo que hace que obtengamos una densidad de 409 PPI y en teoría logra picos de brillo de 1100 nits. Si miramos sus especificaciones en la web de Xiaomi vemos que no hay mención de tasa de refresco, y es que aquí no hay de que presumir y debemos contentarnos con una tasa de refresco clásica de 60 Hz.

Si tenemos en cuenta el buen trabajo hecho con la trasera para darle un aspecto «de gama alta», el frontal no está al mismo nivel. Un marco de bordes muy apreciables nos quita esa sensación, algo que se acentúa con una barbilla de buen grosor.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 7

En la parte superior encontramos un orifico centrado donde se aloja la cámara selfie. Su diámetro es de buen tamaño, por lo que hubiera estado mejor esconderlo en una esquina y no dejarlo tan centrando, ya que con un fondo claro resalta bastante. Tanto el tema de los marcos como el de la cámara no hubiera sido tan apreciable sino tuvieran que competir con el buen acabado trasero, lo que le deja un peldaño por debajo.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 8

El panel AMOLED le permite ofrecer unos colores vivos y un buen contraste que podemos disfrutar también en exteriores gracias un muy correcto funcionamiento del sensor de iluminación, el cual adapta el brillo según las circunstancias y que ha demostrado un buen rendimiento general, solo con puntuales retardos en adaptarse a cambios bruscos de luz. Es cierto que no parece que llegue a los picos prometidos por Xiaomi de 1100 nits, pero en general permite una buena visibilidad. Este panel también le permite contar con la función de «Pantalla siempre activa», la cual podremos personalizar escogiendo en tres varias opciones disponible.

En su configuración por defecto la pantalla del Redmi Note 10S viene con una buena calibración, con unos colores y contraste que hacen honor a su panel pero que podemos ajustar vía software si no nos convence. Este nos permite realizar ajustes del esquema de colores escogiendo entre saturado, automático y estándar

MiUI 12.5, mejora en diseño pero no en limpieza

El tema de las capas de Xiaomi es una constante pelea con la cantidad de aplicaciones presinataladas o que nos invitan a instalar, algo que es como una piedra en el zapato y que no tiene visos de que vaya a cambiar a medio plazo. Con MiUI 12.5 tenemos una mejora en rendimiento y funcionalidad, con una interfaz que busca darle un aire más minimalista e intuitiva. Se nota una mejora en el rendimiento y fluidez general de la capa, sus transiciones y efectos, lo que se une a las opciones de personalización que nos ofrece como escoger si queremos usar el sistema clásico o el de cajones de aplicaciones, tener o no Discovery de Google, etc.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 15

En general la experiencia ha mejorado, y lo hace aún mas cuando el dedicas un buen rato a limpiar el sistema de la cantidad de aplicaciones preinstaladas, muchas de ellas que duplican servicios al ser las propias de la compañía y las de Google. Se puede hacer, pero es un autentico fastidio tener que comenzar tu experiencia con un nuevo smartphone eliminando estas aplicaciones.

Un rendimiento correcto, ni más ni menos

En las tripas del Redmi Note 10 S encontramos una nueva apuesta por MediaTek y es que este terminal montan un procesador Helio G95 de ocho núcleos, dos de ellos alcanzan los 2,05 GHz, mientras que los seis restantes lo hacen a 3 GHz. Esta elección se muestra como conservadora, comenzando por que no contamos con soporte para redes 5G ni WiFi 6, lo que a día de hoy no es un punto positivo en lo que a conectividad se refiere.

El modelo que hemos probado viene con 6 GB de memoria RAM LPDDR4X y almacenamiento interno de 128 GB UFS 2.2. Este conjunto en las pruebas y en el uso día a día ha demostrado que en la mayoría de las ocasiones cumple, aunque por supuesto no tenemos la velocidad de conexión que nos ofrece un terminal 5G y eso a la hora de navegar…. pues se nota. No hemos notado retardos ni fallos en las aplicaciones habituales, pero si una bajada del rendimiento cuando comenzamos a exigirle, algo que se aprecia sobre todo en algunos juegos que hace que nos debamos pensar bajar la calidad en aras de un funcionamiento más fluido.

Donde nos hemos llevado una agradable sorpresa es con la temperatura que alcanza y la autonomía que nos ofrece, donde se ve que la elección de ser comedidos en algunos aspectos como la tasa de refresco obedece a que se ha primado otras cosas. En lo que a temperatura se refiere apenas hemos notado un aumento significativo, lógicamente jugando se nota que sube, pero lejos de lo que solemos ver en modelos de prestaciones similares.

La batería de 5.000 mAh viene con carga rápida de 33W, lo que hace que en una media hora tengamos un 50% de autonomía y nos lleve a completar la carga completa en poco más de una hora y cuarto. Son cifras que sin llegar a ser extraordinarias, lo cierto es que para esta gama no es nada mala, sin embargo donde puede sacar pecho es en la autonomía, con casi ocho horas de uso de pantalla. Está claro que Redmi ha sacado la tijera en puntos como el refresco de la pantalla, pero gracias a ello y a una evidente mejoras de su capa nos asegura una gran autonomía para el Note 10S.

Cámaras, más no siempre es mejor

En muchos modelos hemos visto como claramente se sigue apostando por «más números» para dar la impresión de mejores cámaras. No tienes más que ir a una tienda y preguntar las diferencias entre dos modelos similares. Junto a la RAM y almacenamiento, muchos vendedores hacen hincapié en el número de cámaras y sus megapíxeles. Redmi al igual que Xiaomi sigue está tónica y en este caso nos encontramos ante una cámara frontal de 13 megapíxeles con apertura f/2.45 y una trasera de cuatro lentes:

  • Principal de 64 megapíxeles con un sensor de 1/1,97″, un tamaño de píxel de 0,7 μm y apertura f/1,79
  • Ultra gran angular de 8 megapíxeles con 118° de FOV y apertura f/2.2
  • Lente macro de 2 megapíxeles y apertura f/2.4
  • Sensor de profundidad 2 megapíxeles y apertura f/2.4

En la practica las dos primeras son las que destacan, mientras que las dos últimas simplemente «ahí están».

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 36

Este conjunto se aprovecha con la habitual aplicación de cámara que ya conocemos y que como punto de agradecer es muy sencilla de usar, con accesos directos a puntos como el uso de HDR, AI, etc. Se trata de una aplicación arto conocida y que aunque tiene margen de mejora, es sencilla de usar, algo que siempre se agradece y nos facilita la labor. Aquí apuntar que por defecto la lente de 64 MP usa el sistema de 4 en uno, es decir que agrupa los píxeles para lograr fotografías de 12 MP, por lo que si queremos sacar en 64 MP deberemos seleccionar ese modo en la aplicación o escoger el modo «Pro». En el caso del modo Pro podemos mejorar sustancialmente los resultados, mientras que el modo de 64MP lo cierto es que solo merece la pena si pensamos recortar alguna zona o similar, ya que en general no ofrece unos resultados por los que merezca la pena usarlo.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 37

La cámara principal no lo es solo de nombre, sino que es básicamente es la que mejor juego nos va a dar. En las pruebas que hemos realizado hemos comprobado que de inicio las fotografías se ven muy condicionadas por la situación y en muchas ocasiones es conveniente usar el HDR para lograr los mejores resultados. En general si hacemos una foto en buenas condiciones notamos que los colores se ven ligeramente lavados, conservando buen contraste y detalle. Si activamos el HDR mejora el contraste y logra una mayor viveza del color, aunque en este caso tendente a saturación. Esto es aún más llamativo en escenas con exceso de iluminación, donde el uso del HDR se convierte en una obligación.

En la toma de fotografías nocturnas los colores son muy certeros con lo que vemos, logrando destacar zonas oscuras sin que las zonas iluminadas se «coman» las áreas cercanas. Como cada fotografía toma un tiempo y ante la falta de estabilización a mejor pulso tengamos o si nos podemos apoyar, mejor sale la foto.

Como era de esperar al no tener teleobjetivo real todo depende de la cámara principal, lo que hace que con un aumento de hasta 2x se pueda sacar una imagen decente, pero que si vamos más allá podemos olvidarnos de los detalles.

La segunda lente, es decir el gran angular de 8 megapíxeles con campo de visión de 118º, podemos usarla para sacar fotografías donde se ven una mínima distorsión pero si se nota un lavado de los colores que sin llegar a ser exagerado si es claramente apreciable. Por contra tenemos un buen nivel de detalle y contraste, lo que hace que en general las fotografías logren un aprobado.

El conjunto se completa con dos sensores de 2MP, algo que ya hemos mencionado en otras ocasiones que en no pocas ocasiones aportan poco. En este caso nos ofrecen unas fotografías macro con poca definición y algo de ruido, mientras que el sensor de profundidad carece de detalle y no logra un correcto recorte del objeto en primer plano si esta cuenta con zonas complejas como es el pelo.

Redmi Note 10S, una apuesta más por la gama media - Análisis 47

Galería

Redmi Note 10S

Conclusiones y opinión

El Redmi Note 10S es un claro ejemplo de la política de la compañía china, peleando en la gama media gracias las especificaciones y precio, pero que en este caso se ayudan de un diseño que destaca sobre todo en su trasera. Podemos achacarle una pantalla con una tasa de refresco ya algo anticuada e incluso un procesador que podía ser mejor para que no perdiéramos el factor de la conectividad 5G, pero cuando vemos que parte de un precio de 249,99€ estas pegas pierden fuerza.

Una gran autonomía y pantalla AMOLED le dan un plus a la hora de competir, algo que no le va a resultar fácil ante el enorme número de modelos disponible en su rango de precios, muchos de ellos de su misma marca o bajo el sello de Xiaomi. La elección de compra queda más en una cuestión de detalles y si simplemente «nos gusta» antes que en la búsqueda de un elemento diferenciador, por lo que es tan aconsejable como otras opciones del gigante chino.

Redmi Note 10S

269,99 €
8

DISEÑO

8.2/10

PANTALLA

8.0/10

CÁMARAS

7.5/10

BATERÍA

8.4/10

RENDIMIENTO

7.7/10

CALIDAD-PRECIO

8.0/10

Pros

  • Autonomía
  • Pantalla
  • Diseño

Contras

  • Cámaras de rendimiento justo
  • Rendimiento general
  • Aplicaciones preinstaladas
  • Pantalla a 60 HZ

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.