Aunque ya hemos visto en el pasado cajas de Razer, estas eran producto de una colaboración entre la compañía y Lian Li. Esto les sirvió como base para crear la nueva serie Tomahawk, las primeras cajas que pueden lucir plenamente el sello de Razer y de las que hoy os vamos a mostrar la nueva Razer Tomahawk ATX, la más grande de los dos modelos presentados.

Los últimos dispositivos de la marca tienden a lucir un diseño de líneas más finas y elegantes, con los puntos justos de iluminación y superficies limpias que en ocasiones tienden al minimalismo. La Razer Tomahawk ATX es un ejemplo de ello, dejando en manos del usuario el personalizar su equipo con componentes mas o menos llamativos que quedan a la vista gracias a unos laterales de cristal que dejan el interior a la vista.

Razer Tomahawk ATX - Review 1

Antes de comenzar a desmenuzar esta caja vamos a hacer un repaso de sus características, que nos ofrece y que potencial tiene para convertirse en el contenedor de nuestro equipo de trabajo y juego.

Razer Tomahawk ATX: especificaciones

  • Factor de forma del chasis: Mid-Tower
  • Placas base compatibles: E-ATX, ATX, Micro-ATX, Mini-ITX
  • Material de la Caja: Paneles laterales de acero laminado SPCC (0,8 mm) de espesor y laterales de vidrio templado
  • Ranuras de expansión: 7 ranuras de expansión
  • Unidades compatibles: 3x 3.5” o 2.5” HDD o 2x 2.5” SSD
  • Compatibilidad del radiador: Hasta 360 mm:
  • Altura máxima del enfriador de la CPU: Hasta 176 mm
  • Longitud máxima de GPU: Hasta 384 mm
  • Longitud máxima de PSU ATX, hasta 210 mm
  • E / S del panel frontal:
    • 2x puertos USB3.2 Gen1 tipo A
    • 1x puerto USB3.2 Gen2 tipo C
    • 1x puerto de micrófono dedicado
    • 1x puerto combinado de micrófono y auriculares
    • 1x botón de encendido
    • 1x botón de reinicio
  • Soporte RAZER Chroma Underglow
  • Dimensiones de la caja: Altura: 494,6 mm, Ancho: 235,4 mm y Profundidad: 475 mm
  • Peso: 13,5 kilogramos

Líneas puras con enfoque en la accesibilidad

Como siempre vamos a comenzar con el desempaquetado del producto, el cual se trata con el mismo mimo que con el resto de sus productos. Estamos ante unas cajas premium y la marca quiere que lo sepamos desde que llega a nuestras casas. Asi tenemos el habitual pack con el negro como color protagonista y el verde como color de contraste. El frontal muestra una imagen de la caja con la iluminación de su logo frontal e inferior destacando, mientras que la trasera nos muestra los laterales de cristal abierto y las principales características de la caja.

Complicado que al llegar tengamos algún disgusto en forma de algún daño. Razer ha dispuesto su caja de tal forma que viene protegida con dos gruesas planchas en cada extremo, asegurándose que esta no se mueva lo más mínimo, pero también poniendo a prueba nuestra paciencia para sacarla sin romper la caja ni su envoltorio. Además en la parte posterior una pequeña caja de cartón sirve de soporte para unas instrucciones de uso espartanas, básicamente dedicadas a mostrar las especificaciones de la caja y el uso de sus conectores principales.

Llega el momento de sacar la caja, de colocarla sobre nuestra mesa y verla en todo su esplendor, solo para comprobar que aún nos quedan cosas por hacer antes de ponernos a probarla. La Razer Tomahawk ATX cuenta con unas medidas de 49,46 cm de alto, por 23.54 de ancho y un fondo de 47.5 cm, alcanzando un peso de 13,5 kilogramos. En su diseño con paneles de cristal que se abren mediante un sistema de presión, es decir presionas en la parte frontal, justo a media altura, y el lateral se abre lo justo para que tu puedas abrirlo. Para evitar aperturas accidentales contamos con una serie de tiras que debemos despegar.

Razer Tomahawk ATX

El sistema de lateral de cristal templado con bisagra se amplia a ambos laterales, lo que hace que ambos abiertos le den una sensación de “alas”, pero que nos facilitan el acceso a cada componente que tengamos instalado.

Los dos cristales de los laterales de la Razer Tomahawk ATX vienen protegidos por una película plástica que deberemos retirar, algo que aconsejo hagáis al final del proceso de montaje para evitar desagradables sorpresas. Una vez abierto el lateral izquierdo vemos el compartimento principal donde instalar nuestra placa base, tarjeta grafica y demás elementos, mientras que en la parte inferior hay una enorme tira metálica con el nombre de Razer en ella que no es más que una tapa que sirve para ocultar el hueco donde colocaremos la fuente de alimentación y las bahías de almacenamiento.

Este sistema nos permite no solo ocultar este aspecto menos estético de nuestro equipo, si no también poder extraer las unidades de almacenamiento de forma simple, simplemente abrimos con una pestaña cada bahía y extraemos la unidad. Por cierto en una de estas bandejas hay una caja con la tornillería, unas bridas extra y un par de pegatinas de Razer.

Si nos fijamos en la parte superior veremos el único ventilador de 120 mm que viene preinstalado en la Razer Tomahawk, algo que sinceramente nos ha decepcionado un poco ya que en los rangos de precio en los que se mueve hubiera esperado algún ventilador más preinstaladoo.

Razer Tomahawk ATX

En la parte derecha al abrir el cristal encontramos un espacio sorprendentemente diáfano, algo que Razer ha conseguido gracias a un sistema de tapas que lo que hace es ocultar la zona del cableado y orificios, dejando a la vista un aspecto limpio.

Si retiramos estas placas nos encontramos con todas las conexiones y espacios para acceder a zonas como la parte trasera de las bandejas de las bahías para conectarlas, además de un hueco ocupado por una pedazo de corcho negro que es donde colocaremos la fuente de alimentación de hasta 210 mm. Este pedazo de espuma se saca gracias a un sistema que permite desplazar la zona de las bandejas gracia a retirar un solo tornillo y que al mismo tiempo permite adecuar este espacio al tamaño de nuestra fuente.

Aquí vemos también el conector de los puertos USB que tenemos en la parte superior, del botón de encendido, la conexión de la iluminación RGB, audio HD y reinicio del PC. Todas estas conexiones viene sujetas con unas bridas, pero además si necesitamos más siempre podemos recurrir al par de sujeciones y bridas extra que Razer añade en la caja. Tenemos también el HUB de Razer Chroma, el cual se conecta a la placa base mediante una toma a USB, algo que se indica en la propia conexión.

Si nos vamos al frontal de la Razer Tomahawk ATX veremos un gran recuadro negro con el logo iluiminable de Razer y unos laterales microperforados para ayudar en su ventilación. Este frontal se puede retirar para dejar a la vista unos pines que conectar la iluminación del logo al resto del cuadro electrónico, pero también unas guías para la instalación opcional de más ventiladores.

Razer Tomahawk ATX

En estas guías podemos instalar 2 ventiladores de 140mm o bien 3 de 120mm, en este caso podemos ver como tres ventiladores Corsair iCUE SP120 RGB se pueden instalar sin mayores problemas. Así añadimos un flujo de refrigeración que nos va a ayudar a mantener el equipo a una temperatura correcta, sin duda un aspecto que es aconsejable tengáis en cuenta ante la escases de ventiladores preinstalados.

Razer Tomahawk ATX

En la parte trasera vemos que todo el conjunto está perforado para ayudar a la circulación del aire, además de tener espacio para siete ranuras de expansión y una gran apertura inferior para colocar la fuente de alimentación.

Si miramos la parte superior de la Razer Tomahawk ATX veremos todo la botonería y puertos, además de una gran zona de refrigeración con una protector contra el polvo que se sujeta de forma magnética. Bajo este protector, desde el interior de la caja podremos situar dos ventiladores de 120 o 140 mm.

En esta misma parte, pero ya en casi en la parte frontal tenemos dos puertos USB3.2 tipo A Gen1, un puerto USB3.2 tipo C Gen2, un puerto para el micrófono, un puerto combinado de micrófono y auriculares, el botón de encendido y un botón de reinicio. Los dos puertos USB A viene con el acabado verde típico de Razer para hacerles destacar sobre el cuerpo negro mate del equipo.

Finalmente en la parte inferior nos vamos a encontrar con 4 robustas patas con dos tiras RGB que van desde las patas frontales a las trasera y que junto con el logo del frontal componen todo el sistema de iluminación de la caja. También vemos una bandeja extraíble que ayuda a filtrar y dirigir el aire a la fuente de alimentación.

Razer Tomahawk ATX

Una caja para lucir nuestros componentes

Razer ha escogido un diseño con el toque justo de iluminación y una elegancia basada en la limpieza de sus líneas dejando que sea el interior el que destaque el destaque, al tiempo que apuesta por la versatilidad y la comodidad de la instalación de los componentes.

En este punto decir que si bien sus laterales se pueden desplegar, esto lo hace hasta los 90 grados, algo que de inicio puede no parece suficiente, pero que lo es cuando nos damos cuenta de que podemos retirar por completo los cristales simplemente abriendo cada lado y empujando los cristales hacia arriba. Con este moviemiento los cristales se separan y podemos tener más espacio para trabajar.

Razer Tomahawk ATX

En este aspecto recordar que podremos instalar en la Razer Tomahawk ATX placas base de formato E-ATX, ATX, Micro-ATX y Mini-ITX, con disipador para la CPU de hasta 176 mm de alto, además de poder instalar un radiador de hasta 360 mm y admitir gráficas de hasta 384 mm. Se abre así un amplio abanico de opciones para que podamos instalar un equipo acorde a nuestras necesidades y posibilidades.

Por otro lado sus bandejas extraíbles nos permiten instalar almacenamiento hasta 3 unidades de 3.5” o 2.5” HDD o SSD, mientras que en la parte posterior tenemos espacio para otras 2 de 2.5” SSD. Aunque inicialmente puede parecer que el espcio que dejan las bandejas posteriores puede ser demasiado pequeño para el cableado, lo cierto es que con un poco de maña y gracias a las bridas podemos amoldarlo todo de tal forma que la trasera quede prácticamente libre de cables a la vista, excepto en la parte inferior.

En lo que a refrigeración se refiere la que nos llega preinstalado un ventilador trasero de 120 mm que es claramente insuficiente para crear una correcta circulación del aire para refrigerar el equipo. Sin embargo cuenta con capacidad para alojar tres ventiladores de 120 mm o 2 de 140 mm en el frontal y 2 de 120 o 140 mm tanto en la parte superior como en la inferior. Con esto tenemos suficiente para refrigerar el interior, pero sin duda unas aberturas de mayor tamaño en el frontal hubieran ayudado a hacerlo de forma más eficaz. Una pequeña concesión en aras de la estética que estamos dispuestos a pagar.

Para muchos usuarios la iluminación es parte fundamental de su PC. La Razer Tomahawk ATX cuenta con dos tiras en la parte inferior que dan una iluminación potente y con un gran espectro de color, lo que le da un aire que llama la atención, aunque sin restar protagonismo a la que nos den los componentes que tengamos en su interior

Conclusiones y opinión

A la hora de valorar la Razer Tomahawk ATX debemos decir que lo primero que llama la atención, además de su propio diseño, es la calidad de construcción que tiene, algo que unido a la marca Razer representa que para hacernos con ella debamos abonar la nada desdeñable cantidad de 229,95€. Esto nos asegura contar con un equipo que parece nos durará tanto como el tiempo que tardemos en querer cambiar de caja. Sus construcción denota resistencia, algo que se aprecia incluso en los detales como las propias bisagras de los laterales o los mismo anclajes de estos cristales.

Razer Tomahawk ATX - Review 21

Siguiendo con las líneas de diseño que últimamente acompañan a los dispositivos Razer, con la Razer Tomahawk ATX tenemos una caja que llama la atención por sus líneas e interior más que por lo estridente de su diseño o iluminación. Razer ha sabido sacar buen provecho de sus experiencia con Lian Li y presenta una caja que puede competir de igual a igual con cualquiera de los grandes fabricantes, solo a falta de mejorar algunos puntos como la de solo incorporar un ventilador que para esta gama de precios parece más que escaso y por supuesto de ajustar algo más el precio. A pesar de ello es sin duda una excelente opción para montar nuestro equipo.

Galería

RAZER TOMAHAWK ATX

229,95€
9

Valoración

9.0/10

Pros

  • Diseño y acabados
  • Sistema de alas extraibles para los laterales
  • Iluminación Razer Chroma
  • Con puerto USB C
  • Calidad de construcción y materiales

Contras

  • Precio
  • Un solo ventilador incluido
  • Peso

Siguenos en nuestro canal de Telegram para no perderte nada.


Esta web usa enlaces de afiliación que ayudan a su mantenimiento, con ellos recibimos una comisión por cada compra que los usuarios hagan, aunque esto no supone un aumento de su precio, solo nos echas una cable en los gastos de la web.

Sobre El Autor
Pedro A.
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.