Estas leyendo
Total War: Three Kingdoms, análisis de la última creación de Creative Assembly

Tan solo un año después de la publicación de Total War Saga: Thrones of Britannia, Creative Assembly lanza uno de sus proyectos más ambiciosos hasta la fecha: Total War: Three Kingdoms.

La saga Total War, considerada como una Grand Strategy Game, basada en un sistema de turnos contra la IA, gestión de ciudades, territorios y con una gran cantidad de batallas en tiempo real, nos traslada a una nueva tierra hasta ahora desconocida en la franquicia: China.

Con una gran experiencia y diversidad de épocas entre sus juegos, pero muy focalizados en Europa (a excepción de Total War: Shogun del Japón Medieval), Creative Assembly nos lleva a una temprana China feudal situada a finales del Siglo II d.C. donde surgieron grandes figuras históricas que combatieron en una cruenta guerra civil por la reunificación del país.

El alzamiento de nuevos emperadores

Sin alterar el modus operandi de la saga, Three Kingdoms mantiene todos los anteriores modos de juego retomando incluso hasta seis nuevas batallas históricas entre personajes o facciones que hicieron que pasaran a los anales de la historia. Pero la base principal del juego seguimos encontrando la Campaña tanto para jugar de forma individual o cooperativa, ahora en 2 vertientes: la clásica renombrada como “Registros” y una nueva versión, y la cual me centraré, llamada modo “Romance”. Este nuevo modo de juego a diferencia del Total War clásico se centra más en los personajes históricos que tomaron notoriedad. Estos nuevos señores de la guerra en vez de estar escoltados por una unidad de soldados élite, se vuelven héroes de carácter casi fantástico con habilidades y poderes que rozan lo sobrenatural.

Como siempre hay que reconocer la labor y la dedicación en la búsqueda y recopilación de los datos de cada uno de los personajes históricos que se nos presentan, en este punto Creative Assembly siempre realiza un trabajo excelente aportando a cada uno de estos señores de la guerra sus características únicas así como sus intereses o ambiciones.

Aunque nos encontraremos con una interfaz totalmente nueva e inspirada en la China feudal, los jugadores veteranos de Total War pronto verán que su estructura básica sigue siendo la misma que la de la saga. Quizás algo enrevesada para los iniciados a este tipo de juego, pero no os preocupéis porqué. esta vez el equipo de Creative Assembly ha ideado una serie de video-tutoriales y guías muy intuitivas que te ayudarán a no perderte antes de iniciarte en el combate, ¡y sin tener ni que salir del menú de la partida!.

El ascenso al poder no es un camino de rosas…

Una vez inicies una nueva partida de campaña te encontrarás en un país sumido en el caos y la guerra civil, la Rebelión de los Turbantes Amarillos y el secuestro del nuevo emperador ha desencadenado una serie de eventos que obliga a nuevos héroes alzarse para evitar que el país se desmorone… con ello esta vez la saga Total War cuenta con un nuevo estilo de combate entre estos Señores de la Guerra permitiendo que se batan en un espectacular e impactante duelo personal al más puro estilo combate de gladiadores. Con tu personaje en un duelo a vida o muerte contra el líder del ejército enemigo sientes realmente que “animas a tu equipo” ¡y más te vale! ya que de ello puede depender la victoria o derrotar en la batallas, hay que tener en cuenta que si derrotas al líder enemigo sus tropas verán mermada su moral, entre otros efectos.

Pero esa no es la única novedad, la organización militar sufre una ligera modificación y ahora tus ejércitos se basan en séquitos donde un héroe dirige hasta 6 unidades distintas, siendo un ejército completo la suma de 3 héroes y 18 unidades. Este nuevo elemento ayuda a involucrarse aún más en la política de la nación, tema que gana peso en Three Kingdoms ya que cada señor de la guerra tiene sus propias ambiciones y las relaciones entre tus comandantes pueden llevar a una sinergia positiva o negativa.

No podemos olvidar que para conquistar un país no solo hay que saber combatir en el campo de batalla, también hay que saber defenderse en la política y la diplomacia. En este sentido Creative Assembly ha querido refrescar la diplomacia complicándola un poco más de lo habitual, tanto a la hora de pactar como en la propia interfaz diplomática. Un jugador veterano se sentirá engañado por la IA y verá que no tendrá tanta libertad para negociar los tratados como en anteriores entregas de la saga.

Pero a pesar de que la diplomacia entre facciones te deja algo vacío, se compensa con las tramas políticas entre tus familiares y los miembros de la corte. Deberás controlar la satisfacción e ambiciones de cada uno de tus vasallos para asegurarte su lealtad, ten en cuenta que si gobiernas como un tirano y ninguneas a tus súbditos estos podrán rebelarse y declararte la guerra… y estando ya el país con una guerra civil ¡no te interesará estar en otra!

Las relaciones entre tus nobles deberán ser importante, mantener una amistad o rivalidad pueden ayudarte a crear sinergias muy positivas como comentábamos anteriormente en el aspecto militar. A lo largo que avance la partida y progreses en la escala social a la que perteneces recibirás bonificaciones y hasta crear un propio consejo con tus más allegados que te darán una serie de misiones para ayudarte a mantener tu incipiente imperio.

Por si las tramas diplomáticas no fueran suficientes, Three Kigndoms incluye un nuevo y mejorado sistema de personalización de los Señores de la Guerra con toques RPG heredados de los Total War: Warhammer. Cada personaje se centrará en un estilo de vida distinto que marcará sus características y atributos permitiéndole así disponer al jugador de una gran variedad de opciones de personalización de comandantes y administradores regionales basados en distintas ramas de talentos.

Con la diferenciación de los distintos señores de la guerra te puedes encontrar que uno de ellos se vuelva un auténtico duelista llamado Campeón, otros más centrados en la moral al ser los Comandantes, por otro lado también tenemos a los Centinelas mucho más tácticos a la hora de dirigir ejércitos o gobernar una ciudad; o los Vanguardias, unas verdaderas máquinas de matar unidades enemigas… Todo ello basado en los 5 elementos de la cultura popular (agua, madera, tierra, fuego y metal).

Este nuevo sistema le da un toque táctico extra que se agradece mucho, siendo una de las mayores novedades para la saga. Con este nuevo sistema no solo se implementa el árbol de talentos, cada personaje tendrá su armadura, armas y otros objetos personales que le darán ciertas bonificaciones. Sentirás que cada personaje es único.

…Y para ello correrá la sangre

Como es habitual y conocido en los juegos de Total War las batallas siguen siendo espectaculares, los combates siguen siendo el gran protagonista del juego. Los choques entre las unidades al cargar hacen que se te pongan los pelos de punta, sufras la tensión y vivas la batalla. Una batalla que aumenta su duración gracias a una IA más inteligente y un mejor sistema de moral, parece que Creative Assembly recibió el feedback de la base de jugadores del Total War Saga: Thrones of Britannia donde la resolución manual de batallas se resolvía rápidamente.

A pesar de que pueda parecer que el juego ofrece poca variedad de unidades al centrarse solamente en la China feudal como país o región, hay que decir que la nueva temática de las unidades, las cargas de caballería o el sonido de las armas de asedio al lanzar sus pesadas rocas contra las murallas de las ciudades enemigas hacen que te olvides de esos pequeños detalles y te centres en ganar la batalla.

¡Pero cuidado! también deberás cuidar de tus ejércitos, un nuevo sistema de suministros, parecido a la moral del Total War: Attila, permite un mayor o menor desgaste de tus tropas en territorio enemigos, que sufra pérdidas durante invierno o que su moral descienda tanto que tus soldados decidan desertar.

Además no solo corre la sangre en el campo de batalla. Por un lado, para este juego, se recupera la figura del espía, la cual perdimos en las anteriores entregas y que vuelve totalmente renovada. Ahora nuestros espías se infiltran directamente en las cortes enemigas para destruirlos desde dentro con un gran abanico de opciones que irás descubriendo mientras tu espía asciende en la corte enemiga.

Por otro lado, en este juego perdemos los combates navales. Al ser China un país básicamente interior, solo en la costa oriental del país o en los grandes ríos nos podemos encontrar que navegamos en naves de guerra. Es por ello que Three Kingdoms adopta el sistema de combate naval de los Total War: Warhammer, dejando los combates en manos de una resolución automática equilibrada según las unidades de ambos ejércitos.

Una inmersión total

Acostumbrados a una saga centrada básicamente en los países y territorios de Europa, Total War: Three Kingdoms, nos sumerge en una China feudal hasta ahora desconocida, la ambientación musical y visual es más que excelente. El mapa de la campaña te descubre una demografía totalmente distinta a la que estamos acostumbrados, con una gran cantidad de colores más vivos que nunca y unos detalles muy bellos, sobre todo al florecer los árboles en primavera. Es una andana de aire fresco que encuentro muy necesaria para la saga.

Después del grisáceo Total War: Thrones of Britannia, la banda sonora te envuelve y te transporta directamente a China, olvidándote por unos instantes que estás combatiendo en la otra punta del mundo, con una calidad y delicadeza de las piezas musicales excelente.

En este aspecto, Creative Assembly sigue sorprendiéndonos y para ello añade una serie de diálogos entre los héroes y las unidades manteniendo las voces en Chino para ayudarte a involucrarte en la defensa del reino. Pero no os preocupéis que los consejos durante la campaña y la batalla cuentan con una excelente traducción al español o al idioma en el que juguéis.

Aunque no hay una mejora notable en los gráficos del juego, Three Kingdoms se apoya en videos basados en dibujos o ilustraciones artísticas para ayudar a sentirte parte de la historia. Estos videos aparecerán a lo largo del juego, en distintos eventos o circunstancias y te explicarán parte de la historia al igual que sucedía en anteriores entregas.

Conclusiones sobre Total War: Three Kingdoms

Tanto si eres un veterano de la saga o una persona interesada en sumergirse e iniciarte en el mundo de los juegos de gran estrategia no puedo hacer otra cosa que recomendarte encarecidamente este pedazo de juego. Para mí ha sido la mezcla perfecta entre los juegos clásicos de la saga Total War con los de la saga de Total War: Warhammer. Las novedades que ha incluido le han dado un carácter especial, que en mi caso, han hecho que renueve las ganas de dedicarle horas a este tipo de juego y en especial a la saga Total War.

Total War: Three Kingdoms

59,99€
9.1

Jugabilidad

9.5/10

Gráficos

8.5/10

Banda sonora

9.5/10

Duración

9.0/10

A favor

  • La inmersión del jugador en la cultura china feudal
  • La novedad del modo romance que te permite darle un toque RPG con los héroes
  • Espectacularidad de las batallas, sobre todo los combates 1vs1/duelos

En contra

  • Unidades muy similares entre facciones
  • Interfaz algo complicada al inicio, sobretodo la diplomática

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Avatar
Pau Martínez