Estas leyendo
PlayStation 3 comienza a dejarse de producir en Japón

PlayStation 3 Slim

Noviembre de 2006. El mundo seguía girando como cualquier otro mes o año, pero en ese momento todos los ojos estaban puestos en una compañía y un producto en concreto. En Sony y su nueva y flamante PlayStation 3. Lanzada prácticamente un año después de su rival Xbox 360 y con un principio bastante turbulento hasta en su país natal, los años siguientes consiguió remontar y ha tenido mucho éxito alrededor del mundo. Recordemos que salió a un precio de 599€ para la versión de 60GB, algo que hasta hoy es caro para una consola.

PlayStation 3 una consola que hizo historia

Esta máquina nos ha dado grandes alegrías destacando sus dos joyas de la corona que, no son otras que Uncharted y The Last of Us, además de Demon’s Souls, Heavy Rain, InFamous, Little Big Planet o Ni No Kuni, juegos que marcaron un antes y después de la mano de los estudios de Sony. En cuanto a sus virtudes teníamos el lector de Blu-Ray, muy novedoso entonces y uno de los motivos de su alto precio de salida, además de un procesador creado específicamente para PlayStation 3 de la mano de IBM que tantos quebraderos de cabeza dio a las third-parties.

Aún así, PlayStation 3 ya tiene un lugar en la historia de los videojuegos, con uno de los mejores catálogos de la historia (junto a Xbox 360), tres modelos lanzados al mercado y más de 80 millones de unidades vendidas en sus 10 años de vida. En su país de origen, Japón, ya han empezado a parar la producción definitivamente del único modelo en venta, el modelo Super Slim de 500GB., por lo que va siendo hora de empezar a despedir a una de las grandes consolas de la historia, que a pesar de su tortuoso inicio alcanzó las lindes de la gloria.

Relacionado  Arms para Nintendo Switch ya tiene fecha de salida

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Eric Herranz
Eric Herranz
Editor en OneTech y OneWindows. Escribo cosas, hago cosas, y me gustan la música y el cine. Y muchas otras cosas. Ah, y la tecnología, claro. Si no, ¿Qué haría aquí?