Estas leyendo
SpaceX concluye con éxito la primera fase de la misión CRS-11

dragon CRS-11

Ayer finalmente se pudo realizar el lanzamiento de la misión de reabastecimiento CRS-11 de SpaceX, una misión con un componente histórico para la compañía de Elon Musk y también para los programas espaciales privados, ya que se trata de la primera vez que han logrado lanzar un vehículo espacial reutilizado, una nave Dragon que ya había sido utilizada en el 2014 en la misión CRS-4.

Este lanzamiento también es histórico para el Centro Espacial Kennedy, ya que con ella se llegan a los 100 lanzamientos desde sus instalaciones. 11 vuelos del programa Apolo, 82 vuelos de transbordadores, un lanzamiento del Skylab y cinco lanzamientos de SpaceX le habían precedido a la misión CRS-11.

La compañía ya logró hace tiempo la reutilización de la fase primaria de sus misiones con la recuperación del cohete propulsor, el Falcon 9. Ayer se concluyó nuevamente con éxito esta primera fase de la misión, es decir el lanzamiento de la nave y la recuperación de la fase primaria pasados unos diez minutos del despegue, tras el cual el cohete Falcon 9 regreso y aterrizó con éxito en la Zona de Aterrizaje 1 de SpaceX, situada al sur de la Estación de la Fuerza Aérea en Cabo Cañaveral. Por su parte la segunda fase, en la que se encuentra la nave Dragon, sigue su camino a la espera de alcanzar la Estación Espacial  Internacional.

El 5 de Junio está previsto el acople de la Dragon con la ISS (Estación Espacial Internacional), momento en el que entregará su carga de 2.700 kilogramos de suministros y equipos científicos. Allí permanecerá adosado al modulo Harmony por espacio de un mes antes de emprender su regreso.

Aunque el Dragon aún no ha llevado humanos al espacio, esto es algo que esperan lograr a inicios del año que viene, de momento los que sí han viajado son unos pequeños pasajeros, ratones y moscas de la fruta. Estos viajeros forman parte de una serie de experimentos para ayudar en la investigación de los efectos de los viajes espaciales en el cuerpo humano.

Los roedores se usarán para el estudio “Terapia Sistémica de NELL-1 contra la Osteoporosis“, con el cual se estudia una proteína que podría ayudar en el crecimiento óseo en el espacio y combatir los efectos de la osteoporosis. Las moscas de la fruta servirán para estudiar los efectos de la microgravedad en el corazón  y cómo afecta esta a sus descendientes.

Una vez concluida su estancia el Dragon regresaría a la tierra y se concluiría así una nueva etapa en la carrera espacial de SpaceX, habiendo logrado reutilizar no solo el cohete Falcon 9, sino también la nave Dragon.

Sobre El Autor
Pedro
Pedro
Editor Jefe, enamorado de mi familia y de la tecnología en cualquiera de sus formas, aficionado a la Sci-Fy y a mirar al cielo nocturno. Tratando de vivir la vida sin remordimientos.