Estas leyendo
Las señales de radio conocidas como Pulsos de Lorimer no provienen de la Tierra

Hay muchos tipos de señales de radio que nos rodean, y muchas proceden de la Tierra, ya sea de fuentes naturales o artificiales. Una de las más curiosas y misteriosas es conocida como los Pulsos de Lorimer, una señal del grupo de pulsos rápidos de radio. Hasta hoy no se sabía a ciencia cierta (nunca mejor dicho) de donde provenían, y aunque la respuesta se ha contestado a la mitad, sí se ha podido descubrir que no proceden del planeta Tierra.

Fueron descubiertos por primera vez en 2007, y desde el primer momento fueron objeto de controversia al no saberse al 100% de donde podían provenir, después de diversas confusiones a lo largo de la historia donde se creían que señales de radio podían proceder el espacio y, finalmente, se descubrió que estaban generadas en nuestro planeta natal. Un grupo científico de la Universidad de Australia ha conseguido diferenciar estas señales y confirmar que no proceden de ningun lugar terrestre y que, por lo tanto, son ondas que vienen del espacio, pero no se sabe de dónde exactamente ni de qué.

Para poder confirmar dicho descubrimiento, los investigadores han hecho uso del telescopio Molonglo, que está diseñado para poder evitar cualquier señal procedente de la Tierra, por lo que al haber sido detectadas con dicho telescopio, hace imposible que los Pulsos de Lorimer provengan de nuestro planeta. Aún así, estas señales no son precisamente continuas, y se detectan cada ciertos años, así que el trabajo de los investigadores ha sido el de procesar cientos y miles de archivos e información para poder cotejar todos esos datos, además de diversas señales detectadas en los últimos años que han ayudado en la tarea.

Ahora falta saber qué las causa, puesto que a comienzos de año, un grupo de científicos identificaron su origen en las estrellas pertenecientes a las constelaciones Hydra y Puppis, a unos 3000 millones de años luz de nuestro planeta. Las teorías están en el aire, y por supuesto no hay quien aprovecha la ocasión para desempolvar las ideas de seres extraterrestres, que son tan posibles como que no, así que quien sabe. Aunque fueran seres de otro planeta, no es que precisamente nos pille aquí al lado.

Sobre El Autor
Eric Herranz
Eric Herranz
Editor de OneTech. Apasionado de la tecnología, los videojuegos y la música. ¿Un robot se haría un unboxing a si mismo?